Nacional > De cara a 2019

La bola de nieve de la campaña electoral crece y gira cada vez más rápido

A menos de un año para las elecciones nacionales, crece la actividad político partidaria y aparecen los primeros intercambios de campaña

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2018 a las 05:02

Las precandidaturas entran en etapa de definiciones, las invitaciones a actos de aperturas de locales partidarios, lanzamiento de listas e integraciones de dirigentes a sectores nuevos o viejos no cesan. Tampoco las recorridas por Montevideo y el interior del país. Los discursos de quienes ya saben que competirán en las elecciones internas de junio de 2019 tienen cada vez más forma de urna. Faltan poco más de siete meses para las internas y poco menos de un año para las nacionales y la campaña electoral se parece a una bola de nieve que gira y crece.

Esa es la imagen que visualizó el politólogo Adolfo Garcé al pensar si la campaña ya está en marcha. “Capaz que se está empezando a acelerar. No diría que es algo que comienza de un día para el otro, sino que va tomando forma y eso es lógico”, dijo al ser consultado por El Observador.

 

 

Antes y durante el mundial de fútbol de este año los políticos la tenían difícil para que buena parte de los uruguayos conectaran con otra cosa que no fuera una pelota. Para Adriana Raga, socia y cofundadora de la consultora Cifra, es un hecho que “ya se inició la campaña” pero más tarde de lo habitual. “Tradicionalmente empieza por lo menos un año antes (de las internas) pero este año entre el mundial y la falta de definición de candidaturas, comparado con otros ciclos empezó más tarde”, dijo a El Observador.

Con el pitazo que consagró a la selección francesa campeona del mundo, los líderes y dirigentes pusieron el pie en el acelerador. Tal vez quien lo hizo con más cautela, o incertidumbre, fue el Frente Amplio, que comenzó a definir precandidaturas en las últimas semanas, pese a que ninguna se oficializará hasta el congreso de la coalición de izquierda del 1 de diciembre.

“Ya es claro que soy precandidato”, terminó por admitir el intendente de Montevideo, Daniel Martínez a mediados de octubre. Unos pocos días antes de la decisión de Martínez, el expresidente del Banco Central Uruguay, Mario Bergara, había anunciado su precandidatura lo que, precisamente, lo llevó a renunciar a su cargo. Si bien no es el oficial, ya comenzó a circular en redes sociales un pequeño spot de campaña bajo el slogan “Mario puede” que lo compara con el personaje de Nintendo Mario Bros.

 

Mientras tanto, el expresidente José Mujica sigue coqueteando con su precandidatura. El semanario Búsqueda informó la semana pasada que se sometería a un chequeo médico para definirse y no pasó ni un día para que se desdijera y volviera a afirmar que no sería precandidato.

A esa danza de nombres se le suman recorridas de la ministra de Industria, Carolina Cosse, por comités de bases y el interior del país, no por su cargo sino por su posible precandidatura y el de Óscar Andrade, candidato por el Partido Comunista. 

En la oposición, las figuras están más definidas y los precandidatos se mueven desde hace algunos meses en todo el país. El líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga, recorre kilómetros y especialmente por su campaña Vivir Sin Miedo, que busca juntar firmas para reformar la Constitución en cuatro aspectos vinculados a la seguridad pública y que incluye la preparación de 2000 efectivos militares para que cumplan tareas policiales Sin embargo, los actos por esa campaña no le impiden poner el ojo en la electoral. “El país no soportaría un cuarto gobierno del FA”, dijo durante el octavo congreso de la lista 66 del Partido Nacional, en setiembre. A sus discursos se le suman adhesiones, al igual que sucede con los demás precandidatos, de viejos y nuevos políticos. 

Golpes internos y hacia afuera 

Las críticas por parte de Larrañaga no son exclusivas al oficialismo. En las últimas semanas, el precandidato eligió pegarle a su principal rival de las internas, Luis Lacalle Pou (sector Todos) por un concepto que manejó en el acto de lanzamiento de sus lanzamientos programáticos. Lacalle Pou –quien lidera las encuestas de intención de voto- dijo el 14 de octubre que se necesita un “gobierno para evolucionar” y admitió “que la decisión de la ciudadanía en 2004 fue sabia” cuando eligió a Tabaré Vázquez en su pugna electoral con Larrañaga.

Molesto, Larrañaga le respondió y arrimó un poco más de nieve para la bola que girará hasta junio y seguirá hasta octubre y, seguramente, noviembre. “No entiendo por qué fue una decisión ‘sabia’. Así que si fue tan sabia la decisión ¿por qué la otra opción le permitió a él ser representante?”, comentó en una reunión con sus allegados. Además, consultado por El Observador, el líder de Alianza Nacional aseguró que, a diferencia de la evolución planteada por Lacalle, su palabra es “cambio”. “No hay lugar para gradualismos. Si no se hacen cambios radicales, el país va barranca abajo”, afirmó.

En la misma línea, la precandidata blanca Verónica Alonso aseguró en entrevista con El Observador que se necesita “un cambio profundo y no es con retoques o evolución que se va a solucionar”. Asimismo, les pidió a Lacalle Pou y a Larrañaga que “actúen con madurez y dejen de ser chiquilines”. En las últimas semanas, Alonso sumó a los “timbrazos” que viene haciendo desde hace un tiempo, el “feriazo”: recorridas por ferias vecinales, y la posibilidad de que se le envíen mensajes por Whatsapp que ella misma responde.

Por otro lado, las idas y vueltas entre los precandidato le dieron “vergüenza” a Enrique Antía, que competirá por el grupo de intendentes, Mejor País. Si bien sigue en su cargo como jefe comunal de Maldonado, Antía recorre el país como precandidato y comenzó a tener mayor actividad en Twitter, la red social que aprovecha para criticar al gobierno.

En tanto, en el Partido Colorado, el líder de Ciudadanos Ernesto Talvi se esfuerza por adquirir mayor visibilidad a nivel nacional con actos y encuentros con vecinos. Talvi lanzó su precandidatura en julio y tiene el desafío de superar en intención de voto al grupo Batllistas, liderado por Julio María Sanguinetti, que volvió del retiro político para levantar la bandera de su partido. A su vez, el precandidato José Amorín Batlle fue el primero en tener un jingle de campaña, para el que versionó la canción Bella Ciao. 

 

En los últimos días, Sanguinetti y el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, tuvieron un ida y vuelta que alimentó la bola de nieve electoral. Novick aprovechó el festejo del segundo aniversario de su partido para criticar a Sanguinetti y Lacalle Pou por “confundir a la gente”. “Dicen gobierno de unidad y yo lo que estoy proponiendo desde hace tiempo es la coalición porque es lo que nos dice la gente”, manifestó. El expresidente le pidió “respeto” y Novick le retrucó que solo “cuida su chacrita”.

Entre esas idas y vueltas, Pablo Mieres (Partido Independiente) negocia con el excolorado Fernando Amado y el exfrenteamplista Esteban Valenti para formar una nueva coalición. Y cuando parecía que la lista se cerraba, apareció Juan Sartori. un outsider millonario que analiza su precandidatura en filas nacionalistas.

Muchos políticos ya tienen encaminados sus spots de campaña, otros definidos sus eslóganes, aunque los mantienen en secreto. La mayoría ya mandó a imprimir sus programas para un posible gobierno. Al 2018 le quedan menos de dos meses y el clima electoral se expande en Uruguay. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...