Cargando...

Mundo > Toma de posesión

La Colombia que recibe el primer presidente de izquierda en la historia del país

Gustavo Petro presentó un programa de transformaciones históricas. Sin embargo, la gestión del saliente mandatario Iván Duque deja una delicada situación fiscal, una marcada desigualdad social y una alta inflación. Petro propuso un “acuerdo nacional” para que el Congreso trate una profunda reforma fiscal

Tiempo de lectura: -'

07 de agosto de 2022 a las 08:55

Gustavo Petro se convertirá este domingo en el primer presidente de izquierda en la historia de Colombia. Exguerrillero, economista, exalcalde de Bogotá y durante dos décadas senador nacional.

Su llegada al gobierno se debe no solo a la propuesta de cambiar de fondo a una Colombia desigual y violenta sino también a la herencia que recibe del mandatario saliente Iván Duque.

Petro propone cambios estructurales en el plano laboral, de jubilaciones, de educación y de salud. A su vez, propone desde hace años una reforma agraria. En materia energética quiere dejar de lado paulatinamente los combustibles fósiles y pasar a energías limpias.

“Sin embargo, se encuentra un país en crisis que limita su margen de maniobra: la pobreza, la desigualdad, la inflación, el valor del peso, el endeudamiento y los déficits fiscal y de cuenta corriente están en rojo. Una anomalía para una economía tradicionalmente estable”, afirma Daniel Pardo, corresponsal de la BBC en Bogotá.

Al escenario interno de Colombia se suma el contexto internacional, recesivo, inflacionario y desfavorable para las economías emergentes como Colombia.

Desde que fue elegido, Petro hace esfuerzos por desmentir las versiones que circulan en buena parte de la prensa colombiana en el sentido de que su agenda izquierdista puede traducirse en expropiaciones, gasto público desenfrenado o acorralamiento del sector privado.

Petro, no bien se impuso en el ballotage, hizo acuerdos con los bloques parlamentarios liberal y conservador, nombró a algunos dirigentes de esos sectores en su gabinete, como el canciller Álvaro Leyva.

También puso de ministro de Hacienda a José Antonio Ocampo, un académico de orientación socialdemócrata que trabajó una década en Naciones Unidas.

"No voy a proponer locuras ni voy a aceptar locuras", le dijo Ocampo al diario El Tiempo esta semana. "Modestia aparte, mi nombramiento es parte de la credibilidad que tiene el nuevo gobierno del compromiso de mantener la casa en orden".

Los problemas

En la misma entrevista, Ocampo dijo: "Me quita el sueño combinar la necesidad del ajuste fiscal con la demanda de recursos para mayores gastos de programas sociales".

Con los informes recibidos del gobierno saliente, el equipo de Petro asegura haber encontrado un Estado desfinanciado, con enormes deudas en el sector salud, presupuestos aprobados sin ejecución y falta de partidas para subsidios en los combustibles, entre otras cosas.

Sin embargo, Iván Duque defiende su gestión como la que más invirtió en equidad en la historia y por haber regularizado a cientos de miles de migrantes venezolanos.

Los informes del FMI afirman que hoy Colombia es una de las economías que más crece de la región.

Pese a ello, Duque termina el mandato con una aprobación del 20%, según distintos sondeos y con un déficit fiscal abultado pese a su visión ortodoxa en la gestión de las cuentas públicas.

Ante esta situación de desajuste en los números del Estado, no son pocos los que advierten la necesidad de que Petro, para mantener cierta estabilidad macroeconómica, tendrá que recortar el gasto público para bajar el déficit fiscal y contener tanto la inflación como la devaluación del peso colombiano.

Las reformas planteadas por el nuevo presidente dependerán de los presupuestos con que cuente y no resultará fácil emitir deuda debido a que el coeficiente deuda y producto bruto está en el orden del 50% del PIB, con tasas de interés elevadas tanto por la crisis política de Colombia en 2021 como por el contexto internacional de suba de tasas en Estados Unidos y Europa.

Parte de los recursos, además del ahorro público, será el nivel de aprobación parlamentaria de la reforma tributaria planteada en campaña.

Ocampo, el nuevo ministro de Economía, anunció que el proyecto se dará a conocer el próximo lunes, al día siguiente de la asunción presidencial. A su vez, el líder de la bancada del Pacto Histórico –que llevó a Petro al gobierno- y presidente del Senado, Roy Barreras, habló de buscar una rápida en el primer año de legislatura.

La economista colombiana Marcela Eslava afirma que el actual sistema tributario de su país tiene dos problemas estructurales: "Una recaudación insuficiente para atender reducir la desigualdad y estar centrado en los impuestos a las empresas, por lo que no construye ni igualdad ni prosperidad".

En ese plano, Eslava afirma que Colombia tiene tanto exenciones impositivas opacas y mecanismos legales de elusión fiscal que en los hechos sirve para evadir impuestos.

El ministro de Economía de Petro, José Antonio Ocampo lo dice sin vueltas: "Hay mucha gente que ha hecho fortuna en Colombia y evita cumplir con sus aportes, lo cual nos impide construir una sociedad más justa y segura".

Ante versiones periodísticas y políticas destinadas a minar a Petro, el nuevo ministro debió desmentir que aumentarán el Impuesto a las Ganancias ocasionales del actual 10% al 35%. También corren rumores de que subirán el IVA.

Ocampo dice que el principal objetivo de la reforma es centrar los impuestos sobre las personas y no sobre las sociedades al tiempo que van a auditar las exenciones impositivas que resultan opacas.

Otro tributo que Petro tiene previsto impulsar es un impuesto al patrimonio para los más ricos.

Según los organismos internacionales de la ONU y de la OEA, Colombia tiene índices de tributación muy bajos.

Es decir, si las reformas tienen aprobación parlamentaria, Petro y su equipo esperan recaudar suficiente para reducir el déficit y hacer frente a los compromisos de deuda. Por otra parte, hay un gasto social que el presidente electo prometió para el primer día de gestión: aumentar la asistencia a los más pobres.

Recién elegido, con un "acuerdo nacional" dialogado con distintas bancadas, Petro tiene en vistas la reforma tributaria más ambiciosa de los últimos tiempos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...