Mundo > ELECCIONES PRESIDENCIALES

La disyuntiva de Paraguay: la economía crece pero la pobreza no baja

Frustrado el intento de Cartes por la reelección, el colorado Mario Abdo Benítez es favorito ante Efraín Alegre, que encabeza una lianza de liberales y la izquierda

Tiempo de lectura: -'

20 de abril de 2018 a las 05:00


Mario Abdo Benítez, del gobernante partido Colorado (derecha), y Efraín Alegre, un liberal al que apoya una coalición de centro izquierda, cierran este jueves sus campañas por la presidencia de Paraguay en un ambiente de pocas movilizaciones y entusiasmo.

Abdo Benítez, de 46 años, es el favorito de las encuestas con hasta 20 puntos de ventaja sobre Alegre. Pero su partido, que ha dominado la política paraguaya desde hace más de 70 años, enfrenta una fuerte división interna.

"Marito", como se le conoce popularmente, propone mantener la política económica del saliente presidente Horacio Cartes, basada en las exportaciones agrícolas, que le ha permitido a Paraguay crecer a un ritmo de 4% anual desde hace más de una década.

También pretende llevar a cabo una reforma del Poder Judicial, que considera corrupto.

Alegre, un abogado de 55 años, intenta por segunda vez acceder a la presidencia. En las pasadas elecciones de 2013, en las que solamente tuvo el apoyo de su partido Liberal, perdió frente al actual mandatario.

Pero esta vez logró reeditar la coalición con el Frente Guasú (Frente Amplio) y otras agrupaciones de izquierda que en 2008 habían dado el triunfo al exobispo y expresidente Fernando Lugo, el único gobernante no colorado desde 1947, pero que no pudo terminar su mandato pues fue destituido en un juicio político.

Sin embargo, Alegre no tiene ni el carisma ni el arrastre de Lugo, según los analistas.

"Alegre pertenece a una rama poderosa del partido Liberal, pero no es un líder indiscutido", comentó a la AFP Magdalena López, coordinadora del Grupo de Estudios Sociales sobre Paraguay de la Universidad de Buenos Aires.

"Los liberales formaron parte del movimiento que destituyó a Lugo de la presidencia, pero se ve que en esta ocasión concluyeron que si no van en alianza no le llegarán ni de cerca a Abdo Benítez", añadió.

Las elecciones en las que están inscritos 4,2 millones de ciudadanos serán supervisadas por misiones de observación de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos.

Además de presidente, los paraguayos elegirán un nuevo Congreso y gobernadores.

Tensión entre colorados

"Vamos a advertir bien, cuidado que nadie es héroe luchando contra su propia bandera, y ruego que no se escuche que correligionarios hayan trabajado para otro partido, porque todo se sabe, y eso sería como un hijo que traiciona a su padre", dijo Cartes en un acto la noche del miércoles.

La Alianza Ganar, de Alegre y Lugo, rechaza la postulación de Cartes al Senado y pretende boicotearlo en caso de que resulte electo.

Su intento de aprobar una enmienda constitucional para permitir la reelección presidencial fue rechazado hace un año por el propio Abdo Benítez y desató disturbios que causaron un muerto y el incendio parcial del edificio del Congreso.

En Paraguay, los expresidentes son senadores vitalicios, con voz pero sin voto. Pero Cartes y el también exmandatario Nicanor Duarte lograron un fallo favorable de la Corte Suprema para ser candidatos al Senado en forma activa.

La sobra de la dictadura
"Marito" es hijo de Mario Abdo, quien fue secretario privado de Alfredo Stroessner. Pero la cercanía de su familia con la dictadura (1954-89) no ha sido tema de campaña.

"Los que tienen menos de 40 años ya no se acuerdan de esa dictadura. Por eso no está en la discusión en esta campaña", explicó el analista político Francisco Capli a la AFP.

Y "Marito" se esfuerza por mostrar una imagen de líder fresco y dinámico.

"Me enorgullece que víctimas que sufrieron maltratos y torturas en esa época (la dictadura de Stroessner) hoy trabajan conmigo. Esta es otra era. Si hubiera tenido rechazo no estarían conmigo", comentó recientemente a la AFP.

Crece la economía pero la pobreza no baja

Endebles casuchas impiden ver el edificio del Congreso y ocultan la Casa de gobierno en la Plaza de Armas de Asunción, donde medio millar de familias se han refugiado de la crecida del río o han llegado desplazadas desde el campo.

Desde hace más de 10 años Paraguay exhibe un crecimiento económico alto y sostenido, de alrededor de 4% anual, pero no logra el mismo ritmo para reducir la pobreza.

Para 2018 el Fondo Monetario Internacional prevé un aumento del PIB de 4,1% y para 2019 de 4,5%, las cifras más altas de la región. Pero la pobreza golpea a 26,4% de sus 6,8 millones de habitantes, según datos de 2017 de la Dirección de Estadística, Encuestas y Censos de Paraguay.

Falta voluntad política
"Con lo que crece Paraguay, podría tener mayor reducción de la pobreza. Falta voluntad política para que en este momento de crecimiento económico se reduzca la desigualdad", explica a la AFP Magdalena López, coordinadora del Grupo de Estudios Sociales sobre Paraguay de la Universidad de Buenos Aires.

El crecimiento económico se basa en el agrocultivo, especialmente de la soja, que ocupa grandes extensiones de tierras, requiere poca mano de obra y está prácticamente exenta de impuestos, señala Gladys Benegas, directora del Instituto de Investigaciones en Competitividad de Paraguay.

Tanto Benegas como López resaltan la escasa industrialización del país y la alta tasa de informalidad del empleo y de la economía, cerca de 20% y 40% respectivamente.

"No se ha desarrollado un sistema industrial que dinamice el mercado laboral. No hay una demanda firme, sólida, de mano de obra formalizada", indica López, quien calcula que 10% de los propietarios posee 92% de las tierras.

Además, la política de aranceles mínimos de Paraguay facilita la importación de bienes terminados y desestimula la industrialización.

"Los programas de asistencia del gobierno están limitados a un cierto número de familias. No hay un enfoque para los jóvenes que ya se encuentran sin trabajo y sin educación", refiere Benegas.

"Ese más de 25% de pobreza que aún permanece está compuesto por el núcleo duro: mujeres sin educación", comenta.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...