Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21/ JERÓNIMO GIORGI

La economía regional crece pero el desempleo no cede

En el primer trimestre del año ha continuado deteriorándose

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2017 a las 05:00

Desde finales del año pasado las economías latinoamericanas han retomado la senda del crecimiento y se espera para este año un alza del 1,1% del producto bruto interno (PIB). A pesar de la buena noticia, en el primer trimestre del año, si bien de forma menos generalizada que en el 2016, el mercado laboral regional ha continuado deteriorándose. Así lo afirma el Estudio Económico de América Latina y el Caribe, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

América Latina viene de dos años de recesión económica. Pero el "moderado pero sostenido crecimiento de la economía mundial", que ha incrementado los precios y la demanda de las materias primas que exporta la región, ha impulsando la recuperación económica para este año. Una recuperación que sin embargo, presenta distinta intensidad entre los diferentes países y subregiones. En América del Sur se espera un crecimiento del 0,6%, mientras que en Centroamérica y México, del 2,5%, y en el Caribe, del 1,2%.

En este marco, a lo largo de 2017 el deterioro laboral se irá moderando gradualmente, luego de que en 2016 la tasa de desempleo aumentara desde un 7,3% hasta alcanzar el 8,9%, el mayor incremento anual en más de dos décadas. Este deterioro se debió a una acelerada caída de la tasa de ocupación urbana que se contrajo tres años seguido. Y si bien el empeoramiento de las condiciones laborales fue más generalizado que en 2015, gran parte de la variación de las tasas laborales a nivel regional se debió al profundo deterioro del mercado laboral de Brasil. A pesar de esta situación, la tasa de participación urbana repuntó de un 62,7% a un 62,9% gracias al autoempleo considerado generalmente de mala calidad.

Pasado lo más grave de la crisis, se proyecta para este año un crecimiento económico del 1,1%. Sin embargo, esta expansión "no será suficiente para reactivar significativamente la generación de empleo y revertir el aumento de la tasa de desempleo urbano". De hecho, se espera que para este año la tasa de desempleo urbano aumente nuevamente, de un 8,9% en 2016 a un 9,4%. Por otro lado, el leve repunte de la participación laboral urbana que se observó en 2016, se ha mantenido con un crecimiento interanual de 0,3% en el primer trimestre del año. Esto se debió al incremento sobre todo de Brasil, mientras que la participación laboral se mantuvo estancada en países como México y Chile, y cayó en Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay. Si bien se trata de una situación poco alentadora, representa una leve mejoría en comparación al 2016, cuando el desempleo aumentó en la mayoría de los países.

Además de la falta de generación de empleo, en varios países se ha producido un deterioro de la calidad del empleo. Según afirma el estudio, el bajo crecimiento económico prácticamente no ha permitido la generación de empleo asalariado, que es el generado por empresas privadas y el sector público y que se caracteriza por una mayor remuneración, formalidad y estabilidad. Por el contrario, el que sí ha crecido es el trabajo por cuenta propia como la venta ambulante, de menor calidad y que surge en parte debido a la insuficiente generación de empleo asalariado. Teniendo en cuenta el promedio de los países incluidos en el informe, si bien el empleo total creció un 1,4%, el empleo por cuenta propia creció un 2,2%, mientras que el trabajo asalariado lo hizo apenas en un 0,8%. Un dato poco alentador pero al menos más optimista que el del año pasado cuando el trabajo asalariado se redujo un 0,4%

Se espera que el desempeño de la economía en la región siga mejorando y con el pasar de los meses esto empezará a reflejarse en los mercados laborales. Sin embargo, hay otro aspecto que es ajeno al crecimiento económico y que cada vez tiene mayor incidencia en los mercados laborales del mundo. Se trata de los profundos cambios tecnológicos que afectarán a un gran número de empleos y a la manera de producir. Por ello, es necesario que los gobiernos fortalezcan las capacidades productivas de la fuerza de trabajo para poder aprovechar el potencial de estas tecnologías y no terminar sufriendo la destrucción masiva de puestos de trabajo

Jeronimo Giorgi, periodista uruguayo dedicado a temas internacionales, cursa una maestría en Estudios Latinoamericanos, ha colaborado con varios medios de América Latina y Europa, y ha recibido distinciones como el Premio Rey de España de periodismo.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...