La presencia creciente de ejércitos mercenarios en África tiene consecuencias negativas para la soberanía, la seguridad y la estabilidad de sus países.

Mundo > MERCENARIOS

La expansión de los ejércitos privados atenta contra la soberanía de los países africanos

En un continente marcado por décadas de agitación poscolonial, los militares privados han ido ganando influencia constantemente, evolucionando desde su papel histórico como simples mercenarios a fuerzas poderosas sostenidas por las corporaciones
Tiempo de lectura: -'
23 de octubre de 2023 a las 05:00

A raíz del golpe militar del 26 de julio en Níger, la atención del mundo se ha centrado una vez más en la expansión de las empresas militares y de seguridad privadas (EMSP) en toda África. Tras la destitución del gobierno, los nuevos gobernantes militares de Níger pidieron al grupo ruso Wagner que las ayudaran a defenderse contra una posible intervención militar de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO).

En un continente marcado por décadas de agitación poscolonial, las EMSP han ido ganando influencia constantemente, evolucionando de su papel histórico como mercenarios a fuerzas poderosas impulsadas por las corporaciones. Mientras la región del Sahel continúa lidiando con la inestabilidad y el conflicto, el fortalecimiento de las EMSP, tanto nacionales como extranjeras, seguirá remodelando la seguridad de África de maneras profundas e impredecibles, según afirma John Ruehl, un periodista especializado en temas de política internacional, en el sitio web Globetrotter Media.

La experiencia de África con las EMSP se remonta al período de descolonización posterior a la Segunda Guerra Mundial. Aunque los mercenarios habían sido constantemente marginados en los conflictos durante siglos, grupos heterogéneos de corsarios emergieron como oscuros cómplices de las potencias coloniales, ayudando a reprimir rebeliones y fomentando el malestar, al tiempo que proporcionaban cierto grado de ambigüedad. El “Mad Mike” Hoare de Gran Bretaña y el francés Bob Denard llegaron a ejemplificar esta era a través de su participación en operaciones militares que socavaron la soberanía de los estados africanos.

El fin de la Guerra Fría marcó el comienzo de un nuevo capítulo para las EMSP. Con millones de soldados desmovilizados buscando empleo y conflictos civiles en aumento a principios de los años 1990, estas entidades evolucionaron hacia formas más corporativas. La empresa Executive Outcomes (EO) sudafricana, fundada en 1989 por Eeben Barlow, ganó notoriedad al aceptar contratos para proteger la infraestructura energética en Angola y luchar en la guerra civil de Sierra Leona.

La presión del gobierno post-apartheid de Sudáfrica llevó a la disolución de EO en 1998. Pero habían surgido otras EMSP, incluida Sandline International, también financiada por el patrocinador de EO Anthony Buckingham y el empresario canadiense Rakesh Saxena, que ayudaron a obtener control sobre los derechos mineros en Sierra Leona.  Y después de que Washington comenzó a apoyarse fuertemente en las EMSP durante las guerras en Afganistán e Irak, se rompió el tabú de utilizarlas.

Afirma Ruehl que, al existir en una zona legal gris, las EMSP han aprovechado sus capacidades estratégicas en todo el mundo, no sólo en África. Las frágiles instituciones gubernamentales, los poderosos grupos criminales y militantes, las luchas de poder internacionales y la competencia por los recursos naturales de África han nutrido un entorno que apoya una creciente red de EMSP. En todo el continente, se utilizan para asegurar instalaciones energéticas, edificios gubernamentales e infraestructura privada, proteger a actores locales y personal extranjero, y proporcionar entrenamiento policial y militar, inteligencia y apoyo de fuego activo a gobiernos y clientes corporativos.

A través de entidades como el enorme grupo Wagner, Rusia ha encontrado una forma poco convencional y eficaz de ejercer influencia en el panorama de seguridad de África. En la región del Sahel, las EMSP rusas han llenado el vacío dejado por las fuerzas militares francesas que se retiraron y capitalizaron el sentimiento antifrancés local en los últimos años.

En medio de lealtades cambiantes, Wagner subraya cómo la proyección indirecta del poder de Rusia permite al Kremlin ejercer una influencia sustancial sin desplegar fuerzas militares convencionales. Se cree que las actividades de Wagner se extienden por Mali, Sudán, Zimbabwe, Angola, Madagascar, Guinea, Guinea-Bissau, Mozambique, Burkina Faso, Chad, la República Centroafricana (RCA) y la República Democrática del Congo (RDC). Otras EMSP rusas, como RSB Group, Moran Security Group y Patriot, también operan en África.

Mientras el gobierno de Níger lidia con su situación, Wagner -ya sin su fundador y jefe Prigozhin, muerto en un accidente aéreo aún no aclarado en Rusia- podría volver a actuar como sustituto del Kremlin, salvaguardando los intereses de Rusia llenando el vacío de seguridad dejado por el derrocado ejército francés. En Occidente, ya se teme que Níger pueda detener las exportaciones de uranio, vitales para los suministros tanto de Francia como de la Unión Europea, y que obligue a Occidente a prestar atención al país.

Más allá de Rusia, numerosas EMSP occidentales se han incorporado a la seguridad de África. A diferencia de las EMSP de Rusia, la mayoría no opera en la primera línea del conflicto y actúa principalmente en funciones de seguridad y entrenamiento, aunque coordina con despliegues militares oficiales. La EMSP francesa Secopex fue noticia en 2011 cuando su fundador fue asesinado en Libia durante la “revolución” que derrocó a Gadaffi.

Secopex también participó en la República Centroafricana y Somalia, mientras que Corpguard (también creado por el cofundador de Secopex, David Hornus) participó en el entrenamiento del ejército de Costa de Marfil.

Otras EMSP francesas, como Agemira, están activas en la República Democrática del Congo (RDC). Aunque es de propiedad francesa, Agemira está registrada en Bulgaria para aprovechar la falta de regulación y transparencia del país. Se cree que Aegis Defence Services del Reino Unido ha trabajado en 18 países africanos, mientras que G4S, Erinys y Olive Group también están activos en África.

Las EMSP estadounidenses han estado activas en todo el continente desde la década de 2000, con MPRI, CACI International y Academi (anteriormente la notoria Blackwater) entre las más notables. Otros, como DynCorp, han brindado capacitación y apoyo logístico a Liberia, Sudán y Somalia, mientras que Triple Canopy ha estado activo en Níger. AdvanFort Co, a su vez, ofrece protección marítima contra la piratería en África Oriental y Occidental. Las alemanas Xeless y Asgaard también están activas en África; esta última tiene operaciones en Sudán, Libia, Mauritania y Egipto.

Las EMSP han comenzado a operar cada vez más en las mismas zonas de conflicto. Somalia, que careció de un Estado funcional durante más de dos décadas, proporcionó un terreno fértil para la expansión de las EMSP. Las de Estados Unidos, Reino Unido, China, Emiratos Árabes Unidos e incluso Noruega han ayudado a Somalia a entrenar a sus fuerzas gubernamentales oficiales y brindar protección marítima contra la piratería y el terrorismo y garantizar la estabilidad. Pero en Libia, desde 2011 se han enviado al país EMSP procedentes o respaldadas por Rusia, Francia, el Reino Unido, Estados Unidos, Turquía, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y otros países para explotar el caos post- Gadaffi y promover sus intereses.

Activo en Libia, el grupo SADAT de Turquía también ha firmado acuerdos para entrenar tropas africanas y al mismo tiempo presentarse como una EMSP musulmana alternativa para los países de mayoría islámica. La Black Shield Security Company, con sede en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), fue acusada en 2020 de prometer trabajos de contratista de seguridad a ciudadanos sudaneses, pero en cambio los envió a zonas de conflicto en Libia. Otras EMSP de los EAU han estado activas en África Oriental, incluida Somalia, mientras que China ha desarrollado una multitud de EMSP para asegurar sus proyectos de la Franja y la Ruta en África. Las EMSP israelíes tienen sus propias operaciones en África.

En 2014, el gobierno nigeriano comenzó a contratar EMSP para ayudar a derrotar a la insurgencia de Boko Haram. Uno de ellos, Tareas Especializadas, Capacitación, Equipo y Protección (STTEP), también fue establecido por Barlow de EO y tuvo un éxito significativo que ayudó a otorgarle contratos adicionales. Otras EMSP sudafricanas modernas incluyen Osprey, Blackhawk y Dyck Advisory Group, el último de los cuales fue contratado por Mozambique para combatir a los militantes de Al-Shabaab, pero fue acusado de matar civiles indiscriminadamente por la ONU en 2020.

Ruehl afirma que es probable que se amplíe el uso de EMSP en África. A menudo ofrecen a los gobiernos africanos una forma rápida, relativamente económica y personalizada de gestionar las crisis en lugar de depender de fuerzas estatales ineficaces. Las EMSP también permiten a las empresas internacionales protegerse sin depender de la fanfarria de los despliegues militares oficiales trabajando con otra entidad corporativa.

Sin embargo, esto plantea interrogantes sobre la soberanía, una cuestión recurrente en un continente donde ha sido violada sistemáticamente desde que los países africanos obtuvieron su independencia. El monopolio sobre el uso de la fuerza por parte de sus instituciones policiales y militares ha sido erosionado constantemente por criminales, militantes, países extranjeros y, cada vez más, por las EMSP.

Los peligros de mercantilizar la seguridad son evidentes. Las empresas extranjeras y los poderosos actores locales pueden permitirse la seguridad, mientras no se aborden los problemas centrales de la inestabilidad en los países o regiones. Además, la inestabilidad suele ser aprovechada por fuerzas externas. Muchos africanos también terminan trabajando para EMSP fuera del continente porque son más baratos que los reclutas de otras partes del mundo.

Además, las EMSP, y los gobiernos y empresas que las emplean, siguen en gran medida sin comprometerse a una regulación más estricta. El Documento de Montreux de 2008 tenía como objetivo imponer reglas más estrictas para las EMSP, pero ha sido criticado por su alcance limitado y su falta de carácter vinculante. Otros países, incluidos los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, se han negado a ratificar la Convención Internacional de la ONU contra el reclutamiento, la utilización, la financiación y el entrenamiento de mercenarios.

Las críticas a las EMSP en África están aumentando. En febrero de 2023, el comisionado de Asuntos Políticos, Paz y Seguridad de la Unión Africana (UA), Bankole Adeoye, pidió la “completa exclusión de los mercenarios del continente africano”. Pero la EMSP estadounidense Bancroft Global ya había sido contratada por la UA para evaluar el riesgo de que las fuerzas somalíes entrenadas por el fundador de Blackwater, Erik Prince, siguieran operando en el país.

Estas entidades personifican la globalización. Aegis Defense Services fue adquirida por la empresa canadiense GardaWorld en 2015, mientras que DynCorp fue comprada por Amentum en 2020. Academi y Triple Canopy se fusionaron en 2014 para formar Constellis Group, mientras que Triple Canopy subcontrató el trabajo a PMSC Defion International, con sede en Perú. Erik Prince, a través del Frontier Services Group con sede en Hong Kong, ha ayudado a China a capacitar a sus propias EMSP para su uso en África y otros lugares. Mientras tanto, Allied Universal compró G4S en 2021 y ahora es el tercer empleador privado más grande de América del Norte. La propia Allied Universal es propiedad del inversor institucional Caisse de dépôt et position du Québec y de la firma de capital privado Warburg Pincus.

Ruehl señala que muchas EMSP brindan seguridad legítima y necesaria a civiles y funcionarios gubernamentales. Pero teniendo en cuenta la amplia gama de motivaciones, medios y métodos de tantas EMSP en el continente (y cada vez más en los mismos espacios), es fundamental que los gobiernos, los líderes y las poblaciones de África consideren hasta qué punto se sienten cómodos permitiendo que esta situación global permita que las redes de EMSP continúen expandiéndose en sus propios países.

(Extractado de Globetrotter Media)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...