Nacional > Documento

La explicación del Mides a la baja de la pobreza a pesar del aumento del desempleo

En un contexto de aumento del desempleo y caída de la actividad, el Mides se preguntó por qué volvió a bajar el indicador en 2016 y 2017

Tiempo de lectura: -'

07 de agosto de 2018 a las 18:32

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) aseguró que la pobreza bajó en 2016 y 2017, a pesar del aumento del desempleo y de la caída de la actividad, debido a un aumento de los ingresos de los hogares por encima de la inflación y gracias a cambios en el mercado formal de trabajo que favorecieron a los estratos más bajos de la sociedad, según el documento "¿Por qué bajó la pobreza entre 2016 y 2017?" presentado este martes por la cartera.

Desde 2006 hasta 2012 la tasa de desempleo y el registro de la cantidad de personas bajo la línea de la pobreza tuvieron un comportamiento similar. Bajaba la tasa de desempleo y también la cantidad de personas pobres en el Uruguay. Mientras en 2006 la pobreza era de 32,5% de los uruguayos y la tasa de desempleo llegaba a 10,8% en 2012 el desempleo era de 6,1% y la pobreza de 13,7%.

Pero desde 2013 hasta 2015 esa relación se cortó debido a que la pobreza mantuvo su descenso hasta 2015 cuando se estancó y la tasa de desempleo comenzó a aumentar. Sin embargo, ese cambio en la tendencia "no generó mayor atención" del Mides porque la relación entre ambos hechos no "parecería ser un hecho estilizado" sobre todo en un contexto donde intervienen un conjunto de políticas públicas que tienen efecto en la reducción de la pobreza monetaria, según el documento.

Sin embargo, luego de que el descenso de la pobreza se estancara –no hubo cambios entre 2014 y 2015- tuvo una nueva baja en 2016 y 2017 (de 9,4% a 7,9%) mientras la tasa de desempleo mantenía su tendencia al alza. Por eso, el Mides impulsó un estudio para saber los motivos de la reducción de la pobreza en un contexto de mayor desempleo y caída de la actividad.

Por un lado, el documento atribuye el descenso de la pobreza al aumento de los ingresos salariales y otros ingresos de los hogares, que "en varios casos fueron mayores a los aumentos de la inflación. Los escenarios planteados por (la Dirección Nacional de Evaluación y Monitoreo) DINEM permiten atribuir entre un 44% y un 59% de la caída de la pobreza entre 2016 y 2017".

Por otro lado, la cartera identificó que las personas que viven en "hogares de menor nivel socioeconómico experimentaron una variación positiva en el nivel de ocupación y negativa en el nivel de desempleo" porque existió un "movimiento en el mercado de trabajo" que benefició el acceso de los más pobres, según el documento. Dicho cambio en el nivel de empleo de los estratos más bajos podría explicar hasta un 21% de la caída de la pobreza (0,33 puntos porcentuales).

El informe fue realizado por la Dirección de Evaluación y Monitoreo de la cartera en base a datos de la Encuesta Continua de Hogares. De todas formas, el Mides "renuncia" a la posibilidad de dar una "explicación totalmente rigurosa" del hecho porque en Uruguay, según dice el documento, no existe información longitudinal completa sobre los hogares y sus integrantes.

Otros datos

El principal ingreso de los hogares en todos los quintiles es el salario. Sin embargo, el peso que tiene en el quintil más alto es mayor (56%) que en el que tiene en el quintil más bajo (46%).

Las transferencias no contributivas (asignaciones familiares, Tarjeta Uruguay Social y pensiones por vejez e invalidez) representan el 15% de los ingresos de los hogares del quintil más bajo y su incidencia es casi nula en los ingresos del quintil más alto. En promedio, los hogares más pobres reciben $4.600 por mes por este medio y representa la tercera fuente de ingresos, según los datos relevados en el documento. En segundo lugar, detrás del salario, están las transferencias contributivas (seguro de desempleo, jubilaciones, compensación por accidente, maternidad o enfermedad o indemnización por despido).

Más gente en la calle

La subsecretaria del Mides, Ana Olivera, reconoció el fin de semana que existe más gente viviendo en la calle a pesar de la baja de la pobreza porque hay una "nueva forma manera de estar en la calle". "Hay una nueva manera de estar en la calle, la estamos analizando y no nos estamos lavando las manos", puntualizó la número dos del Mides durante una charla en un comité de base de Pocitos este sábado.
Para Olivera existe una "nueva forma" de la indigencia y aseguró que el 70% de las personas que viven en la calle vienen de una "vida de institucionalización" luego de haber estado años en el Instituto Nacional de Inclusión Adolescente (Inisa) o en la cárcel.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...