Nacional > VIDEO

La formación de los policías en Uruguay: 700 tiros en seis meses

Unos 100 oficiales y más de 500 agentes egresan de la Escuela Nacional de Policía; este es el entrenamiento que reciben

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2018 a las 05:00

Se trata de una carrera que permite ir ascendiendo en jerarquía, donde las práctica son simuladas y reales con armamento de verdad.

La carrera que ofrece la Escuela Nacional de Policía, a diferencia de años anteriores, es una sola y está compuesta por cinco módulos que equivale cada uno a una jerarquía policial – agente, cabo, sargento, suboficial policial y oficial ayudante. Este último es el primer grado en la escala superior de la Policía.

Los estudiantes compiten por plazas según la escolaridad y acceden a los módulos por concurso. Aunque es en Montevideo donde se puede hacer la carrera completa, todos los departamentos, a excepción de San José y Canelones, tienen un instituto de formación en cada jefatura, en los que pueden cursar hasta el cuarto módulo.

El director de la Escuela, el comisario inspector Henry De León, explicó a El Observador que el módulo uno permite el ingreso de alumnos con diferente nivel de formación y aspiraciones. Por un lado está la posibilidad de formarse como cadete, para lo cual se exige un nivel de estudio de bachillerato completo, y por otro lado pueden elegir ser agentes, para lo cual deben haber completado ciclo básico. Pero esta diferenciación en requisitos no impide que quienes hayan terminado el liceo puedan cursar únicamente la formación de agente. De hecho el próximo 15 de abril ingresarán 270 alumnos como agentes que son todos bachilleres.

Los módulos son iguales en lo que hace a duración y carga horaria: seis meses y 600 horas cada uno (excepto el primero, que es de 650). De esa carga horaria 100 horas semestrales están destinadas a técnicas de entrenamiento, en las que los alumnos efectúan 700 disparos con armas policiales.

En las horas restantes, "se le dan a los alumnos herramientas y conocimientos jurídicos, sociales, tecnológicos y judiciales que son complemento para darle una cobertura total al sistema", explicó De León, y destacó asignaturas como análisis estratégico de la información criminal, gestión organizacional, documentación estratégica para un operativo, tecnologías aplicadas al servicio, recursos y derechos humanos, derecho penal y metodologías de investigación.

Lea también: "Cuando el policía tiene conocimientos sólidos, se siente seguro"

Armamento

Desde el primer módulo se enseña entrenamiento con armamentos para actuar en espectáculos públicos, deportivos y hacer allanamientos, y en los módulo dos al cinco, se forma a los alumnos para niveles de mando, por lo que las materias tienen un mayor peso en temas relacionados a liderazgo y en técnicas para llevar adelante operativos.

Lea también: Pericia confirmó que disparo que mató a turista brasileño fue de una policía

Haciendo una analogía con la carrera de Medicina, De León explicó que la policial tiene cuatro internados obligatorios en cada módulo, mientras que el quinto es un internado total, que implica 600 horas en los que el estudiante se incorpora al servicio regular. El comisario dio como ejemplo de práctica los despliegues policiales que se realizan en las ferias vecinales, en los que alumnos más avanzados están a cargo del operativo y de un grupo de agentes y cabos que también trabajan en el lugar.

En promedio, por año egresan cien oficiales de la Escuela Nacional de Policía, y la cantidad de agentes depende de las vacantes que se habiliten. Para 2018 se prevén 650 egresados en Montevideo.

Simular para aprender

Para el entrenamiento se dispone de videos que simulan escenarios a cielo abierto y en lugares confinados; así se les enseña a los alumnos cómo trabajar con munición letal, inocua y en situaciones de visión baja o nocturna.

Además aprenden cómo desplazarse en forma segura, a cubrirse entre ellos, a utilizar parapetos y a realizar tiros en movimiento. "En esta instancia de aprendizaje, ninguno de los profesores están retirados, sino que es obligación que estén activos en servicio", dijo De León y concluyó que están "convencidos de que no hay otra forma de enseñar".

Este plan de estudios no está pensado solo para los bachilleres y para quienes ganen los concursos. Aquellos que no hayan terminado el liceo y quieran ascender de agente a los diferentes cargos superiores, tienen la posibilidad cada dos años de realizar un curso y así pasar a cabo, luego a sargento y por último a suboficial policial. Para llegar a oficial ayudante y luego seguir ascendiendo jerárquicamente, se les exige terminar el bachillerato y viajar a Montevideo a cursar el quinto módulo, en caso de que el estudiante sea del interior.

Lea también: Inician investigación para determinar cómo una niña quitó el arma a un policía

Comentarios