Cargando...
Ancap explora oportunidad de negocios para la producción de biodiésel.

Economía y Empresas > contacto con interesados

La gira de Ancap por Europa con ALUR en busca de socio o clientes para biocombustibles

La política ambiental que impulsa Europa pude abrirle una oportunidad para el biodiésel uruguayo y solucionarle un problema al gobierno  

Tiempo de lectura: -'

22 de junio de 2022 a las 05:00

El interés de países europeos por biocombustibles de segunda generación le puede solucionar un problema al gobierno para darle continuidad a la actividad industrial de Alcoholes del Uruguay (ALUR), la subsidiaria de Ancap. Desde enero de este año, el gobierno tomó la decisión (a través de la última ley de Rendición de Cuentas) de eliminar la mezcla de biodiésel en un 5% con el gasoil, una política que implicaba un sobrecosto de $ 1,5 por litro, según estimaciones del Ministerio de Industria. 

En el caso de la mezcla de bioentanol con las naftas, el Poder Ejecutivo decidió continuar con la mezcla de ese biocombustible (con un mínimo de 8,5% por litro) por el derrame social y económico que genera la actividad del complejo sucroalcoholero de ALUR en Bella Unión con la plantación de caña de azúcar. 

En tanto, en procura de buscar clientes (ya no le vende más a Ancap) para la producción que tiene ALUR de biodiésel en febrero realizó un llamado internacional para exportar 4 mil toneladas de biodiésel de canola a un país escandinavo por unos US$ 5 millones.  En esos mercados se da especial valor a la contribución que los productos de ALUR hacen a la reducción de la huella de carbono global, entre otras cualidades, como ser su adecuación a bajas temperaturas.

De todas formas, con su primer negocio de exportación la subsidiaria de Ancap no logra aún hacer rentable la producción en función del precio que paga hoy el mercado internacional. Es que ALUR solo cubre los costos variables de la producción de biodiésel y no la totalidad del proceso, ya que no alcanza para cubrir los costos fijos y el contrato de molienda (take or pay) que la subsidiaria del ente tiene con Cousa. El contrato de molienda que ALUR tiene con la aceitera Cousa está vigente hasta 2029, y debe notificar tres años antes (2026) que no lo seguiría utilizando. Ese contrato take or pay (hay que pagar aunque no se use la molienda ) establece el pago de casi US$ 10 millones por la molienda de 170 mil toneladas (base soja) a Cousa. En un régimen normal, la producción de ALUR alcanza un volumen que está entre las 150 mil y 155 mil toneladas, pero está habilitada la posibilidad de llegar a moler 260 mil toneladas anuales pagando un adicional variable en caso que surjan nuevos destinos para la exportación de biodiésel. 

En el gobierno se estuvo discutiendo y analizando en el último tiempo la posibilidad de cancelar ese contrato con Cousa y cortar definitiva la producción de biodiésel de ALUR. Sin embargo, esa decisión puede ocasionarle un perjuicio millonario a Ancap y también tiene un "costo político", había admitido una fuente oficial a El Observador. 

En busca de alternativas

El negocio de exportación de biodiésel de ALUR en febrero a Europa despertó el interés de distintos agentes del viejo continente que ven con buenos ojos la posibilidad de ser un cliente firme o incluso un socio potencial de la colateral de Ancap para la producción de biocombustibles en Uruguay para su exportación. Si bien se está en una etapa exploratoria con potenciales interesados en el negocio, existe un cauto optimismo en las autoridades para darle un giro al negocio de los biocombustibles con ALUR. 

El pasado viernes el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, y el gerente general de ALUR, Álvaro Lorenzo, viajaron a Estocolmo (Suecia) para reunirse con autoridades de la aerolínea SAS (Scandinavian Airlines System), establecida en Dinamarca, Suecia y Noruega. El nexo del encuentro fue el embajador uruguayo en Sueca, Noruega y Dinamarca, Federico Perazza. En la reunión los ejecutivos de Ancap y ALUR se reunieron con el CEO de SAS, Anko van der Werff, donde se estuvo intercambiando sobre combustibles sustentables para la aviación. 

También se mantuvo una conferencia con el embajador en Finlandia, Pablo Porro, donde las autoridades de Ancap presentaron iniciativas relevantes para los países nórdicos en materia de biocombustibles. 

En tanto, este martes 21 el presidente de Ancap participó de una conferencia en Londres de la International Chamber of Shipping (ICS), la principal asociación de armadores que agrupa a más del 80% de la marina mercante mundial. El desafío de esa conferencia fue la de abordar la descarbonización y avanzar hacia soluciones prácticas para llegar a objetivos de cero emisiones de carbono. 

Pedido de informes del FA y la intimación de la Ursea

El senador Daniel Caggiani y la banca de senadores del Frente Amplio elevó recientemente ante el Ministerio de Industria, Energía y Minería, un pedido de informes para conocer la situación de la producción de biodiésel por parte de ALUR, su impacto ambiental y económico, y su inclusión en la producción de gasoil por parte de Ancap. 

Los senadores le consultaron al gobierno sobre el empleo directo e indirecto que genera la producción de biodiésel, y a cuánto ascendería el monto a pagar en caso que se decida cancelar el contrato de molienda con la aceitera Cousa. 

Por otro lado, en abril de este año, el Directorio de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) resolvió instruir a Ancap para que, en un plazo de 30 días, presente un plan detallado para mezclar 6.002,5 metros cúbicos de biodiésel con gasoil en un plazo máximo de nueve meses. También resolvió “evaluar la sanción que quepa aplicar por el incumplimiento constatado en los dos últimos trimestres de 2021”

Tras controles de cumplimiento de las exigencias mínimas realizados, la Ursea constató que en el tercer y cuarto trimestre del año pasado se realizaron mezclas de biodiésel con gasoil por debajo del mínimo exigido de 5% (2,8% en el tercer trimestre y 4,7% en el cuarto). Según la Ursea, el incumplimiento de la norma legal fue reconocido por Ancap. Además, la resolución dice que “más allá de las razones económicas que pudieron existir, no es admisible contrariar la ley”. La decisión de la petrolera estatal  de reducir a la mitad el porcentaje mínimo de mezcla con el objetivo de abatir costos de producción fue tomada sin tener el aval del Poder Ejecutivo.

Según supo El Observador esa sanción que recayó sobre Ancap —y que obligó a volver a mezclar el biodiésel de ALUR con gasoil—, descomprimió la urgencia a corto plazo que existía para encontrar un destino comercial a la producción de ese biocombustible. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...