Nacional > DENUNCIA

La guardia del penal de Libertad mató a un preso y el Ministerio del Interior mintió sobre el caso

El comisionado parlamentario para las cárceles informó que el Ministerio del Interior adjudicó la muerte de Núñez a otro preso con un arma blanca cuando le disparó un guardia. Esa versión falsa aun está en su página web.

Tiempo de lectura: -'

29 de noviembre de 2018 a las 19:05

El preso Carlos Alberto Núñez Santos murió a raíz de un disparo innecesario e irregular realizado por un guardia del penal de Libertad desde muy corta distancia.

Una vez herido, la guardia dejó que Núñez permaneciera varios minutos en el suelo. Luego lo tuvieron más de una hora en una celda, muriendo. Cuando lo atendieron, ya no había nada que hacer.

El Ministerio del Interior informó que a Núñez lo había matado otro preso con un arma blanca. Esa versión falsa aun está en su página web.

Tal es el resumen de un informe que el comisionado parlamentario sobre el sistema penitenciario, Juan Miguel Petit, presentó en la tarde de este jueves a la Comisión Bicameral de Seguimiento del Sistema Carcelario.

Sostiene el documento: “Núñez Santos murió a raíz de un disparo de escopeta con munición no letal pero hecho a muy corta distancia, realizado innecesaria e irregularmente cuando se encontraba indefenso y sin posibilidad alguna de agredir a nadie, ya que una reja lo separaba del personal policial”. 

Agrega que “todos los testimonios apuntan a que luego que fue herido permaneció varios minutos en el piso y que luego fue llevado a un calabozo, donde estuvo más de una hora desangrándose pese a los pedidos de asistencia. Fue el último interno en ser atendido esa noche cuando terminaron los incidentes, perdiéndose toda posibilidad de atención. Murió al llegar al centro médico del penal”.

Según el informe presentado a los parlamentarios, “es tan llamativo como preocupante, que dos días después de los hechos, el jueves 11 de octubre, tanto el responsable del área Operativa del Penal como su jefe de Reclusión, sostuvieran en reunión formal mantenida en el Penal con el suscrito y el Fiscal de Libertad (…) que había habido un enfrentamiento entre presos y que luego del mismo se constató que había un muerto con lo que parecía una herida de arma blanca”. 

Agrega Petit que también “es inquietante que la versión que equívocamente manejaron los funcionarios (…)  fuera la que directamente recogió la página del Ministerio del Interior y retomó luego en audio el Instituto Nacional de Rehabilitación. Hasta hoy, esa es la información que está en la página estatal”.

El caos

Aunque Petit sostiene que han existido importantes mejoras en el sistema carcelario en los últimos tiempos, el relato de lo ocurrido el 9 de octubre en el sector B, tercer piso del penal de Libertad, tiene ribetes apocalípticos.

El funcionario pudo reconstruir lo ocurrido tras visitar seis veces esa cárcel entre el 12 y el 30 de octubre, y entrevistar a más de 70 testigos y participantes del caos que se desató ese día. No tuvo trabas para investigar, puntualiza en el informe.

Los problemas comenzaron a las 19.30 cuando dos internos salieron de una celda y fueron hacia otra, con la intención de romper su candado y agredir a sus ocupantes. La guardia lo impidió.

Sin embargo, una hora después otros dos presos lograron hacer un boquete en su celda y salir a la planchada que comunica las celdas. Lo hicieron porque “estaban amenazados de muerte, y al no obtener ni ser posible su traslado a un lugar seguro, hicieron el boquete para que la guardia no tuviera más remedio que sancionarlos y llevarlos a otro sector”.

Minutos después, otros dos presos rompieron la puerta de su celda y salieron a la planchada. La guardia, para reducirlos, hizo el primer disparo de munición no letal.

Luego recorrieron el sector. Discutieron con los presos y dispararon perdigones y gases hacia dentro de varias celdas. Un preso fue herido en su pierna, otro en un ojo y otro en el antebrazo.

A las 21 horas, los reclusos comenzaron a exigir que el herido en el ojo recibiera atención. Relata Petit: “Se generó un clima de agitación general, con gritos, golpeteo de las puertas de las celdas y varios internos que forzaron las puertas y salieron a la planchada, alentando a otros a hacer lo mismo”. 

La guardia comenzó a dispararles desde los dos extremos del sector. “Los internos que salieron a la planchada, unos 19, se escudaban en sus colchones de los perdigones disparados por los cartuchos”. 

Anota Petit que “estos cartuchos se entiende que son ‘de baja letalidad’ cuando son disparados a más de 10 metros. Sin embargo, a corta distancia (…) pueden provocar importantes lesiones”.

“La tensión aumentó. Los gritos, las roturas, los múltiples disparos desde los dos extremos de la planchada, los gases lacrimógenos, el ladrido de los perros de la custodia y el movimiento de personas en la planchada, provocaron un caos generalizado”, relata Petit. La guardia hizo más de 100 tiros.

A las 22 horas algunos presos comenzaron a gritar que querían entregarse. “Algunos de ellos se acercaron hacia la reja del centro del edificio, desde la cual se accede a la planchada, y donde estaba la guardia y los escopeteros”. 

Según testigos entrevistados por Petit y su equipo, Núñez Santos se acercó con los brazos en alto, tal como le ordenaron. “Múltiples testimonios ante este Comisionado, que dieron su consentimiento informado sobre los hechos y aceptaron testificar judicialmente, aseguraron que a Núñez le dijeron que se tirara al piso y que, cuando estaba haciéndolo, le dispararon”. 

Núñez se revolcó y gritó que le habían tirado con balas de verdad. Lo dejaron allí unos 15 minutos. Algunos internos intentaron acercarse para ayudarlo, pero fueron repelidos con disparos. 
El herido fue luego trasladado a un calabozo en otra planta. Gravemente herido, pedía que lo llevaran al médico. Decía estar desangrándose.

Cuando el caos terminó, los reclusos heridos fueron llevados al centro médico. Varios internos reclamaron que se atendiera primero a Núñez pero, por el contrario, fue el último.

Pasó más de una hora hasta que fue llevado al centro médico. Antes que él, atendieron a unos 20 internos. Recién cinco minutos antes de la medianoche le tocó el turno al único herido grave. Estaba shockeado, pálido, con la ropa ensangrentada.

“En el servicio médico –cuenta Petit- en cuanto vieron la herida se dieron cuenta que la situación era desesperante. Ya no había tiempo de nada”.

Núñez Santos murió allí a las 0:45.

"Una profunda investigación"
Petit hace un retrato demoledor del penal de Libertad.
La mayor parte de los presos no realiza labores ni tareas educativas, culturales o recreativas de ningún tipo.
Los escasos funcionarios cumplen agotadoras jornadas de 12 horas y más, durante toda una semana;  luego descansan otra.
Si se necesita una ambulancia, ésta parte desde Montevideo, a 53 kilómetros de la cárcel.
Ni en la planchada, ni en los corredores o escaleras, hay cámaras de vigilancia.
Cuando mataron a Núñez Santos “no hubo filmaciones del DIAP (información o inteligencia penitenciaria) pese a que había un funcionario allí, pues un funcionario a cargo de la Guardia le pidió que no lo hiciera”.
Núñez Santos iba a salir en breve.
“Múltiples testimonios, de internos pero también de algunos funcionarios, nos indicaron que Núñez Santos efectivamente tenía una buena conducta y que en el episodio que motiva estas actuaciones trató de apaciguar”, sostiene el informe
Petit recomendó “una profunda investigación” de la muerte del recluso y del “proceso informativo” que realizó el Ministerio del Interior. 
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...