Cargando...
Desde el 24 de febrero, Lockheed Martin sumó 12 mil 134 millones de dólares en capitalización

Mundo > Ganancias siderales

La guerra, el gran negocio de las empresas armamentistas norteamericanas

La creciente tensión geopolítica a nivel global impulsa las ganancias de las empresas del complejo militar-industrial, que aumentaron en casi US$ 30.000 millones su valor bursátil desde el comienzo de la guerra

Tiempo de lectura: -'

03 de junio de 2022 a las 05:03

Cuatro de las cinco más grandes empresas del complejo militar-industrial de Estados Unidos ganaron en conjunto casi US$ 29.000 millones en valor de mercado desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania. Se trata de las firmas Lockheed Martin, Northrop Grumman, Raytheon Technologies y General Dynamics. La quinta, y única que no aumentó su valor, fue Boeing que acumuló una pérdida de US$ 37.450 millones porque su unidad Defensa, Espacio y Seguridad representa una parte menor de sus actividades.

Los datos que surgen de Wall Street señalan que desde el 24 de febrero, Lockheed Martin sumó US$ 12.134 millones en capitalización; seguida por Northrop Grumman con US$ 11.440 millones; Raytheon Technologies con US$ 3.176 millones; y General Dynamics, que ganó US$ 2.217 millones.

Las subas son elocuentes. Las acciones de Northrop Grumman crecieron un 19,9% desde que sonaron los primeros disparos. Las de Lockheed Martin treparon un 14,6%; mientras que las de General Dynamics y las de Raytheon Technologies lo hicieron un 4,2% y un 3,2%, respectivamente. En contraste, las de Boeing cayeron un 33,3 %.

Lockheed Martin, Raytheon Technologies, Boeing, Northrop Grumman y General Dynamics son -en ese orden- los mayores fabricantes y desarrolladores de armamento y equipo militar del mundo. Producen aviones de combate, drones, misiles balísticos, buques de guerra, tanques, artillería pesada y armas nucleares de destrucción masiva.

Pese a que en el primer trimestre del año las cinco empresas no reportaron aumentos significativos, o incluso tuvieron caídas en sus ingresos, los analistas coinciden en que la tendencia que se inició a fines de febrero se reflejará en los resultados del segundo trimestre por el rearme que lideran, además de Estados Unidos, la India, el Reino Unido, Alemania y Francia. También por las adquisiciones anunciadas por muchos países de Medio Oriente, Asia y Oceanía.

La tendencia a nivel global

Según los últimos datos informados por el Instituto Internacional para la Paz (Sipri) con sede en Estocolmo, el gasto militar global alcanzó un nivel récord en el segundo año de pandemia. Creció un 0,7 por ciento en términos reales en 2021 y llegó a los 2,1 billones de dólares. La tendencia viene de lejos. Por caso, la financiación estadounidense en investigación y desarrollo militar aumentó un 24 por ciento entre 2012 y 2021.

La base de datos del SIPRI es el único recurso público que brinda información consistente sobre las transferencias internacionales de armas con fines bélicos. Sus informes -que reflejan volúmenes y no valores monetarios- presentan datos para períodos de cinco años, lo que evita las fluctuaciones anuales y brinda una medida estable de las tendencias. Su último reporte sobre exportaciones e importaciones señala que las transferencias globales experimentaron una ligera caída del 4,6% entre los períodos 2012-2016 y 2017-2021.

Sin embargo, "la pequeña disminución oculta grandes variaciones entre las tendencias regionales", advirtió en marzo pasado Pieter Wezeman, investigador principal del Programa de Transferencias de Armas. “Mientras que hubo algunos desarrollos positivos, como las importaciones concretadas por América del Sur que alcanzaron su nivel más bajo en cincuenta años -Brasil es el único país que tiene pendiente compras importantes-, el aumento o la continuación de las altas tasas de importación desde Europa, Asia Oriental, Oceanía y Oriente Medio contribuyeron a una preocupante acumulación de material bélico”.

El informe precisa que entre los períodos 2012-2016 y 2017-2021, las exportaciones de Estados Unidos y Francia aumentaron sustancialmente, al igual que las importaciones concretadas por los países de Asia Oriental (+20%) y Oceanía (+59). También las transferencias a Medio Oriente se mantuvieron altas, mientras que las de África disminuyeron. Una de las regiones que exhibió un mayor avance, incluso antes de la guerra entre Rusia y Ucrania, fue Europa (+19). Entre 2017-2021 representaron el 13% del total mundial.

Los datos señalan que los mayores importadores de material bélico fueron el Reino Unido, Noruega y los Países Bajos, y se espera, además, que otros países europeos aumenten significativamente sus compras durante la próxima década, ya que recientemente realizaron grandes pedidos, en particular de aviones de combate a las estadounidenses Lockheed Martin y Boeing.

"El grave deterioro de las relaciones entre la mayoría de los estados europeos y Rusia fue un importante motor del crecimiento de las importaciones realizadas por los países europeos. Una situación en la que juegan un papel importante las relaciones de seguridad transatlánticas", analizó Wezeman.

Pero no solo el conflicto entre Rusia y Ucrania suma ganancias al complejo industrial-militar estadounidense. También las crecientes tensiones geopolíticas en Asia y Oceanía. Ambas regiones disminuyeron sus importaciones cuando se comparan los períodos 2012-2016 y 2017-2021. No obstante, algunas subregiones exhibieron un alarmante crecimiento. Por esa razón, Asia y Oceanía fueron en el quinquenio 2017-2021 las mayores importadoras de material bélico. Explicaron el 43% de las transferencias mundiales. En ese período, India, China, Corea del Sur, Pakistán y Japón se posicionaron entre los 10 mayores importadores a nivel global.

"Las rivalidades entre China y muchos estados de Asia y Oceanía son el principal impulsor de las importaciones en ambas regiones, y Estados Unidos sigue siendo el mayor proveedor, ya que sus exportaciones son un elemento importante de la política exterior de Washington dirigida a China”, destacó Wezeman. Un ejemplo es el acuerdo de seguridad trilateral Aukus -entre Australia, el Reino Unido y Estados Unidos-, que prevé el suministro de ocho submarinos de propulsión nuclear a Australia por un costo estimado en US$ 128.000 millones.

En Oriente Medio, tras un fuerte aumento, las transferencias se estabilizaron. No obstante, el Sipri advirtió que “el prolongado conflicto en Yemen y las tensiones entre Irán y sus vecinos continuarán desempeñando un rol importante en los desarrollos de seguridad en el área del Golfo Pérsico”. Las importaciones de Arabia Saudita -el segundo mayor comprador del mundo- aumentaron un 27% entre 2012-2016 y 2017-2021. Las de Qatar, por ejemplo, lo hicieron un 227%.

El negocio de las armas lo concentran pocos países. Francia, China y Alemania ocupan el tercer, cuarto y quinto puesto entre los mayores exportadores. El ranking lo lidera Estados Unidos, seguido por Rusia. Hoy, el complejo militar-industrial de estadounidense explica el 39% de las transferencias globales. Tragedia de muchos, beneficios de pocos. Un negocio seguro para Lockheed Martin, Northrop Grumman, Raytheon Technologies, General Dynamics y Boeing, que prometen pagar buenos dividendos. Una de las inversiones más rentables.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...