Nacional > BALAZOS

La guerra entre Chingas y otras bandas narco tumbó a un niño de 12 años en Casavalle

Quedó en medio de un ajuste de cuentas y está en coma

Tiempo de lectura: -'

15 de marzo de 2018 a las 05:00

El bullicio de decenas de niños que llegaban con sus padres a la escuela N 320, frente a la plaza de Convivencia de Casavalle (Gustavo Volpe y José Martirené) durante el mediodía de este miércoles, se cortó en seco con el estruendo de al menos dos disparos, y el ruido de una moto que aceleraba. Según contaron testigos del hecho a El Observador, dos personas que se trasladaban en moto pararon frente a la plaza, apuntaron contra una mujer que se encontraba en el lugar, y dispararon al menos dos tiros.

Entre los tiradores y el objetivo, jugaban dos niños, un alumno de la escuela 320 y su primo, quien se encontraba de visita. Este último, de 12 años, recibió un disparo en el pecho, y debió ser trasladado al Hospital Pereira Rossell por la directora de la escuela, pese a que no estudia allí.

Al cierre de esta edición el niño se encontraba en coma, tras ser operado. En tanto, los tiradores lograron fugarse, y la mujer que era el objetivo de los criminales resultó ilesa.

Según dijeron fuentes policiales a El Observador, este episodio es producto del enfrentamiento entre bandas de narcotraficantes de Casavalle. De hecho, la mujer que intentaron matar es una de las líderes del grupo de Los Chingas, una banda criminal cuyos jefes fueron detenidos el pasado 20 de diciembre durante el llamado operativo Mirador, acusados de haber echado de sus viviendas a 110 personas en un año.

La policía advierte que hay tres bandas que se disputan el poder narco en Casavalle. Dos de ellas, según esa hipótesis, están conformando una alianza para enfrentarse a Los Chingas, y reciben órdenes desde la cárcel. De hecho, los autores de los disparos están identificados, según la fuente. Al parecer, se trata de dos exreclusos liberados en noviembre.

Luego del tiroteo, el Ministerio del Interior comunicó el asesinato de un recluso en la Unidad N° 4 del complejo Santiago Vázquez que la policía cree está vinculado a lo acontecido en Casavalle. Por eso se espera también que las represalias se puedan dar tanto en el barrio como al interior de las cárceles.

Aunque cinco de los líderes de Los Chingas fueron enviados a prisión, a seis se les dispuso medidas alternativas y uno de ellos fue asesinado en un ajuste de cuentas, la banda no dejó de operar y en los últimos meses caras nuevas empezaron a tomar las riendas de la organización. La mujer que los atacantes pretendían asesinar es una de ellas.

Clases afectadas

Los padres que este miércoles presenciaron el momento en que se produjo un tiroteo frente a la escuela, decidieron llevar de vuelta a casa a sus hijos, por temor a nuevos incidentes. Los maestros de la escuela 320, y del jardín de infantes que se encuentra justo al lado recomendaron a los padres llevarse a sus hijos, una vez que la situación pareció mas calmada. En tanto, otros padres, que habían dejado a sus hijos en la escuela antes de los disparos, llegaron en el correr de la tarde para recogerlos, luego de que fueran avisados de la situación. En el lugar se presentaron la inspectora de la escuela afectada, la inspectora departamental y el consejero de Primaria Pablo Caggiani. El jerarca dijo que las clases serán retomadas en la escuela este jueves, pero se aplicará el programa del Ministerio del Interior Comunidades Educativas Seguras, por el cual se dispondrá de una guardia policial en el centro educativo desde el ingreso a la salida de clases. Además, se solicitó un patrullaje extra en la zona.

Este tiroteo se produce luego de que el pasado viernes 9 grupos de delincuentes se enfrentaron a tiros a metros de una escuela del barrio La Paloma del oeste de Montevideo. El hecho, que ocurrió cuando los estudiantes se encontraban haciendo ejercicio en el patio, llevó a que los alumnos se refugiaran en el centro educativo. La dirigente de la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu) Daisy Iglesias, dijo que el gremio presentó en 2017 un protocolo de actuación para cuando se produzcan tiroteos cerca de escuelas, que hasta ahora no ha tenido respuesta de parte del Codicen. En la propuesta se recomienda cerrar el centro y llamar a los padres para que retiren a sus hijos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...