Espectáculos y Cultura > MÚSICA

La independencia digital

Hace 10 años el colectivo Esquizodelia comenzó el camino de la autogestión, usando las herramientas digitales para crear discos difundidos casi exclusivamente online

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2015 a las 05:00

Hace 10 años internet era prevalente. Se pirateaban discos en cibercafés y en las casas, y YouTube estaba comenzando. Al mismo tiempo, la industria del disco local se estaba recuperando de la crisis a fuerza de lanzamientos nacionales. Fue también en este momento cuando las ediciones discográficas autogestionadas pasaron del ámbito físico a lo digital. Con redes como MySpace y herramientas como Mediafire, los discos comenzaron a buscar a los oídos, en lugar de esperar que vinieran a ellos.

En este sentido, Esquizodelia fue uno de los pioneros en Uruguay. El colectivo –otrora sello discográfico– ha sido desde 2005 uno de los ejemplos donde la autogestión y el do it yourself se entrecruzan con una necesidad de compartir música sin limitaciones.

Se trata de un grupo heterogéneo de bandas, artistas y entusiastas de la música. No hay un manifiesto ni reglas de convivencia más que la sinceridad y las ganas de ayudarse. Hoy, celebrando su décimo aniversario, realizarán una fiesta para juntar fondos para organizar la quinta edición de su festival Peach and Convention, a realizarse el 12 y 13 de diciembre.


Filosofía autogestionada

En ese 2005 tres bandas amigas, 3Pecados, Ocho y Psiconautas, comenzaron las bases para Esquizodelia. "La idea era ayudarnos entre nosotros en lo que sea: prestarnos equipos, conseguir fechas, editarnos los discos. En un principio era un circulo muy pequeño entre amigos. Después se fue sumando mucha más gente. Pero la idea sigue siendo ayudarnos", dice Pau O'Bianchi, fundador de 3Pecados y miembro de una larga lista de proyectos, entre ellos su última banda, Alucinaciones en Familia. "Mal o bien estamos casi en la misma. En Uruguay siempre es muy chico el ambiente. Somos pocos y nos conocemos", agrega.

El primer disco editado bajo el sello Esquizodelia fue Pesadillas para niños y travestis dadaístas, cuya edición física salió en 2007. "No fue el primer puntapié agarrar las redes y ya de una publicar ahí. Fue una consecuencia de esa época, fue el boom de las redes como Fotolog y MySpace", explica el músico. "No fue la base principal e ideológica, era a lo que podíamos llegar en ese momento. Era una época muy diferente para bandas que recién empezaban. Por ejemplo, no era viable acercarse a un diario. Me acuerdo que llevaba Pesadillas... y me decían que estaba mal grabado. De una era un 'no'. Ahora se entiende un poco más esa cabeza. Pero en ese momento todo tenía que ser profesional".

Martín Canova, miembro de Camposanto agrega: "Había toda una idea de hacer todo profesional y perfecto. Se había armado una especie de empresa entorno al rock nacional a la que nosotros no podíamos llegar. Y tampoco era el objetivo".

De hecho, una de las escasas características que unifica al grupo es una búsqueda estética que no va por el sonido "profesional", sino por la intención artística, que muchas veces se refleja en el lo-fi. Ni siquiera es posible agruparlos por un género, ya que incluyen desde rock a pop, pasando por canciones de autor e instrumentales. "En gran resumen nos engloba la autogestión, pero cada banda tiene sus ideas y sus metas. Hay quizás bandas que lidian más con la prensa, otras que no están ni ahí. Bandas que tocan en sótanos, otras que tocan en lugares más prolijos. Está en los intereses de cada uno y eso no choca con la idea de formar parte de Esquizodelia", explica O'Bianchi. "El do it yourself es un lugar desde donde empezar a pensar", apunta Diego Astrada, miembro de la banda Oneill.

Internet terminó siendo el campo donde Esquizodelia creció como colectivo: "Nos ofreció compartir música en las redes, que le llegara a gente que estuviese por fuera. No éramos solo dos bandas, eran muchas que andaban en eso", agrega O'Bianchi.

De sello discográfico digital pasaron a conformar un colectivo de bandas cuya integración varía todo el tiempo. De nada sirve decir que al día de hoy hay unos 25 proyectos en su página web, porque esa cifra seguro cambiará en breve.

Dentro de Esquizodelia además conviven diferentes sellos independientes que a su vez engloban a los diferentes artistas. Astrada explica: "Al principio Esquizodelia fueron pioneros y referentes, pero después empezaron a formar otros sellos con distintos niveles de trabajo. Ahora es una red de sellos". Allí se encuentran grupos como Vía Láctea, Módulo Records, Nikikinki Records y Feel The Agua.

Jhona Lemole, que integraba la banda fernandina Limpiando Encontré Monedas y este año presentó su proyecto Y Los Nombres Comunes, afirma que el espíritu del colectivo no ha cambiado desde sus comienzos. "Ahora son más y capaz que están más locos todos", dice entre risas.

La organización del colectivo es horizontal. Se realizan reuniones quincenales o semanales si se avecina algún proyecto, como el Peach and Convention. Se manejan con comisiones que se dedican a tareas particulares y una lista de correos que, según Canova, "ya se fue de las manos".

Para participar del grupo hay que, básicamente, estar. Ir a las reuniones, intercambiar opiniones y soportar críticas. "Esquizodelia de por sí no te regala nada. Nadie va a hacer las cosas por vos. Lo que se hace es ayudar, pasar piques e información", afirma O'Bianchi.

"Para que algo funcione tenés que hacerlo vos", agrega Canova. "No es que Esquizodelia tenga un mecanismo armado, lo que te ofrece son contactos: gente que graba o que hace luces y colaboramos así entre nosotros. En sí Esquizodelia no es nada. Le sacás la gente y no existe".


De internet a la calle

Afiches de Peach and Convention
Diferentes afiches de los últimos años de Peach and Convention
Diferentes afiches de los últimos años de Peach and Convention

Aunque O'Bianchi no se imagina hacia dónde podría seguir creciendo Esquizodelia, el colectivo ya está saliendo de los límites de Montevideo y tocando en el resto del país. Además de que varios de sus miembros vienen de otros departamentos (los ya mencionados Limpiando Encontré Monedas, Salvador García, Hijo Agrio, Comunismo Internacional, Lucas Meyer y Cielos de Plomo), el colectivo realizó ciclos este año en Maldonado y Treinta y Tres.

Sin embargo, es su evento anual, Peach and Convention el lugar donde el colectivo sale a la calle y muestra de qué se trata. El festival surgió como idea de aprovechar la famosa esquina Durazno y Convención para hacer un espectáculo callejero. De un evento casero con equipación y electricidad prestada pasaron a transformarse en uno de los eventos más interesantes y eclécticos de la escena independiente, donde no solo tocan bandas del colectivo sino que también se invitan artistas externos al grupo.

La fiesta de hoy, que se realizará a partir de las 23 horas en Uuu (Ciudadela y Soriano) tiene al festival como objetivo. En lo que queda del año se realizarán además ciclos en Solitario Juan y en el Cine Universitario y un show en Sala del Museo. "El primer año el Peach se hizo de nuestro bolsillo. Lo bueno es que el festival llegó a bancarse él mismo con las bandas. Es autosustentable con trabajo extra, pero eso no importa", cuenta O'Bianchi. En honor al autor de Durazno y Convención, la imagen del festival es el mismo Jaime Roos, que supo visitar el evento en 2013 y decir unas emotivas palabras.

Estos diez años también serán celebrados con una muestra con todo el material acumulado en su historia, a realizarse a partir del 12 de diciembre en La Lupa. Además de tapas de discos, afiches originales y toques, se exhibirá un "árbol genealógico" con todas las bandas y los músicos que se han cruzado y participado de Esquizodelia.

"Si bien el Peach va mejorando no necesariamente las bandas tienen que estar acorde a la producción", afirma O'Bianchi. "La idea es seguir abriendo puertas en todo sentido".

A bajar


Esquizodelia cuenta con una extensa discografía. Aquí van algunos recomendados.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...