Agro > Campaña 2019/2020

La inversión en máquinas y equípos agrícolas aumentó 46%

Considerando las diferentes opciones tecnológicas, un estudio de Carle & Andrioli detectó un mayor impacto en las inversiones en tractores

Tiempo de lectura: -'

24 de julio de 2020 a las 21:27

En la zafra finalizada el 30 de junio de 2020 los productores agrícolas mantuvieron el área total sembrada e incrementaron la inversión en máquinas y equipos respecto a la campaña anterior y al último quinquenio, de acuerdo al Índice de Inversión en Maquinaria Agrícola (Idima) que elabora el estudio Carle & Andrioli.

Según el análisis remitido a El Observador, incidieron en las decisiones de inversión de los productores la necesidad de actualizar su equipamiento, un buen desempeño productivo de la zafra anterior y el incremento de la cotización del dólar.

Por su parte, se puntualizó, el crédito bancario al agro, si bien tuvo un leve descenso, se mantiene alto al finalizar la zafra. De acuerdo con la última información del Banco Central del Uruguay (BCU), los créditos bancarios al agro a fines de mayo se ubicaban en U$S 2.367 millones, con un leve descenso de 1% en los últimos 12 meses. El agro termina nuevamente la zafra con un endeudamiento bancario alto, que representa un 70% de su producto y con una tasa de morosidad de 5% de los préstamos, algo inferior al año anterior.

Otra reflexión derivada del estudio es que la productividad agrícola descendió en la campaña incidida por el clima, según el Indicador de producción por hectárea de los principales cultivos elaborado por el estudio.

Más inversión en maquinaria

El Idima, elaborado con base en las importaciones de tractores, cosechadoras y sembradoras, aumentó 46% en la zafra 2019/2020 respecto de la campaña anterior.

A pesar de eso, el índice se ubica en el 33% del valor máximo observado y en la mitad del valor registrado hace una década.

En la zafra finalizada en junio de 2014 se habían logrado valores récord de inversión agrícola, mientras que las campañas finalizadas en junio de 2015 y de 2016 mostraron una significativa caída del indicador.

Por su parte, los principales orígenes de la maquinaria agrícola importada son Brasil, Estados Unidos y países de la Unión Europea.

El aumento de la inversión agrícola se da en el marco de una caída de la inversión industrial (7% en los últimos 12 meses a marzo) y de un leve incremento de la inversión privada (6% en los últimos 12 meses a marzo).

En la zafra 2019/2020, con buen rendimiento productivo en la campaña anterior e incremento de la cotización del dólar, los productores aumentaron sus inversiones en equipos.

Mayor impacto, en tractores

Analizado por categoría de equipos, la inversión agrícola se compuso de tractores 40%, cosechadoras 37% y sembradoras y fertilizadoras 23%. El mayor crecimiento correspondió a los tractores (64%) y las cosechadoras (41%), mientras que las sembradoras aumentaron 29%.

Inversión por hectárea

En la agricultura la incorporación de nuevos equipos, tecnologías digitales e innovación es clave para automatizar procesos e incrementar rendimientos productivos. Por lo tanto, otro indicador relevante es la inversión anual de máquinas agrícolas por hectárea sembrada. En 2009-2014 se incrementó en forma significativa la inversión en equipos y se alcanzaron valores máximos en este indicador, para luego descender y ubicarse en la mitad de los niveles en el quinquenio siguiente.

En 2019/2020 la inversión por hectárea fue de U$S 54, un 46% mayor a la zafra anterior y 12% superior al promedio del último quinquenio. De todos modos, el comportamiento de esta zafra no permite alcanzar niveles adecuados de reposición de inversiones, ya que apenas supera la mitad de los valores de depreciaciones de maquinarias agrícolas estimados por hectárea.

El contexto 

En el estudio se menciona que en las últimas seis campañas la incorporación de maquinarias para uso agropecuario ha tenido como marco precios en el orden del 70% de los valores máximos observados.

Incidido por efectos económicos de la pandemia covid-19, en el primer semestre del año el Índice de precios de alimentos de FAO bajó 8%, mientras que el Índice de precios específico de los cereales se mantuvo similar, debido al importante incremento del precio del arroz.

Esto determinó una leve recuperación global de competitividad-precio de 1% y extraregional de 8% en los últimos 12 meses a mayo 2020, medida por el índice de tipo de cambio real elaborado por el BCU. No obstante, hay una caída global de 12% en el último quinquenio y de 24% en la última década y, en particular, según información de la Opypa, el índice tipo de cambio real agropecuario bajó 14% en los últimos cinco años.

También las trayectorias de los precios internacionales y de los costos afectaron la rentabilidad y el poder de compra de los productos agrícolas. En los últimos cinco años la relación se deterioró 13% (por mano de obra y fertilizantes) y determinó cambios de expectativas para la realización de inversiones agrícolas.

A continuación, el informe completo de Carle & Andrioli:

Informe IDIMA Zafra 2019-2020 by Juan Samuelle on Scribd

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...