Opinión > ANÁLISIS

La ley agrícola de EEUU que cambia al mundo entero

Una ley que revolucionará el mercado y que cambia la imagen del propio Trump

Tiempo de lectura: -'

23 de diciembre de 2018 a las 05:00

Vivir para verlo. Donald Trump ha firmado una ley agrícola en EEUU que lo cambia todo. Y, a no creerlo, en algunas cosas, cambia el propio rubicundo presidente ultraconservador algo para bien. Para más libertad y crecimiento económico: el bueno de Donald ha legalizado el cáñamo. Que si me lo hubieran dicho en aquella noche de los años 90 en que me rodearon varios policías de civil en plena rambla de Pocitos y me revisaron con todo detalle la billetera en búsqueda de una flor, no me lo hubiera creído.

El presidente más conservador de la historia contemporánea, siguiendo a la ciencia, y diciéndole a sus agricultores, al revés que Larrañaga, “planten todo”. 

La ley agrícola de EEUU firmada este jueves es de enorme importancia, lo cambia todo. Por un lado define un monto de subsidios impresionante, por otro, autoriza al cáñamo y lo pone en pie de igualdad con cualquier otro cultivo, lo que revoluciona al mundo entero, no solo en la faz agrícola sino también en la financiera. Verlo para creerlo, Donald Trump le pone la firma a la ley que autoriza completamente la producción de Cannabis sativa, en tanto tenga menos de 0,3% de THC, el compuesto químico que genera psicoactividad.
Los parlamentarios habían ya dado una aprobación abrumadora en ambas cámaras, y cambia para siempre a la agricultura mundial porque marca la confirmación del regreso del cáñamo a la agricultura legal. La planta que le permitió a los chinos inventar el papel y a los navegantes del siglo X al XIX surcar los océanos movidos solamente por energía eólica, termina así una prohibición absurda.
El cáñamo pasa a ser un cultivo más, como el trigo o el maíz, pero claro no es un cultivo más porque hay en el mundo entero una explosión de demanda por el mismo y porque permite construir las cadenas agroindustriales de más valor posible al transformar una flor en un medicamento. Queda legalizado el CBD, la sigla más importante de la agricultura, la molécula de moda y así no solo cambia la agricultura. A partir de esta semana también la medicina ha cambiado, el Cannabidiol queda libre. Ese cannabinoide que muchas madres –y sus médicos– han visto cómo funciona para algunos tipos de epilepsia que afectan a sus hijos y que muchas personas mayores también han visto aliviar dolores reumáticos entre otras dolencias.

No sabemos qué opina Donald Trump sobre la planta Cannabis sativa, pero sí sabemos que el criterio científico y el sentido común imperó en mayoría abrumadora. La nueva “Farm Bill” tuvo una aprobación muy holgada en ambas cámaras: 87-13 en el Senado y 369-47 en Representantes. 

La ley se vota cada cinco años, algo que incluso sería interesante explorar en Uruguay. Se vota una asignación muy importante de dinero y se dejan por escrito sus usos. Incluye un subsidio para alimentos a población de bajos niveles de ingreso y todos los detalles normativos del agro. La anterior era de 2014. Tiene un monto impresionante de US$ 867.000 millones –para cinco años, un presupuesto de US$ 137.000 millones por año–. Y eso también incluye un apoyo directo a los productores, principalmente a través de un sistema de seguros, pero también premiando en forma contante y sonante a los programas de reserva, como mantener pasturas naturales. En este año incluye levantar una prohibición absurda: el cannabis con menos de 0,3% de THC –la molécula que sí es potencialmente psicoactiva– queda liberado.
No le extrañe que aparezca un Tesla hecho de cannabis, Ford ya lo hizo y en Europa este año, la Cámara de empresas de Cáñamo premió como la mejor innovación 2018 a una empresa holandesa que hace motos eléctricas con bioplástico: verde por donde se la mire.
 La Farm Bill cambia el mundo industrial pero también el mercado de alimentos posiblemente en el mundo entero porque la semilla de cannabis que no es psicoactiva en ningún caso y cuyo prohibición no tiene el menor sentido, es una excelente oleaginosa y fuente de harinas proteicas. Ya se usa extendidamente en EEUU y en Europa, pero ha dejado de hacerlo con una lógica estadual e inhabililtada del financiamiento bancario para a partir de ahora funcionar “con todas las de la ley”. Y si tiene un mercado medicinal para niños, en realidad su mercado más importante es en el público de 50 años hacia arriba, ya que muchos consideran al CBD como neuroprotector.
La nueva ley podría también habilitar a emprendimientos textiles ya que el cáñamo puede ser un muy buen cultivo doble propósito para semilla y fibra y vale el repetirlo una vez más, no tiene psicoactividad, ni la semilla ni la tela.

Asombra la velocidad de los cambios en América. México ya ha habilitado varios alimentos y productos de alto CBD y con la nueva administración se moverá a la mayor velocidad posible en este tema con lo cual toda América del Norte tendrá un nuevo status. En la misma semana Nueva Zelanda aprobó el uso del cannabis medicinal y anunció para 2020 plebiscitar la aprobación del uso recreativo adulto. En la misma semana en que la mayor cervecera del mundo, la que planta 80% de la cebada de Uruguay anunció un convenio con la canadiense Tilray por US$ 100 millones para desarrollar una cerveza sin alcohol y sin psicoactividad, pero con cannabis y su sabor.

Asombra la velocidad de los cambios en América. México ya ha habilitado varios alimentos y productos de alto CBD y con la nueva administración se moverá a la mayor velocidad posible en este tema con lo cual toda América del Norte tendrá un nuevo status.

En la semana pasada el propio filipino Duterte, el más duro de los duros, anunció que el cannabis medicinal se legaliza bajo su gobierno.
Tras la aprobación de la nueva ley de EEUU la competencia será dura en todos los planos porque en su guerra con China Trump ha decidido ser generoso con sus agricultores: US$ 867.000 millones permite soportar bajos precios internacionales. Y por supuesto ellos con precios de combustibles no monopólicos, reflejando lo que indique el mercado internacional y su abundante producción interna. Uruguay tiene que competir contra los subsidios ratificados de EEUU y la Unión Europea, con la Oceanía del libre comercio, pero con los costos de aquí y los aranceles de las aduanas de destino. Los productores uruguayos cuentan con su rebeldía y su garra, pero evidentemente a la larga es más tentadora la reposera bajo los eucaliptus que la ordeñada a las 4 de la mañana. Muchos de esos mismos agricultores no saben lo que es el CBD y creen que sembrar un campo con Cannabis sativa implica algún tipo de inmoralidad y por lo tanto pueden autoexcluirse de una actividad agrícola de clima templado con demanda en espectacular ascenso. La mochila 10 los enreda, desde mi humilde punto de vista. 

Por la influencia que EEUU tiene en todo el mundo, porque en tiempos de guerra comercial competir en el mercado internacional será muy arduo, porque hay un mundo de “nutracéuticos” con CBD que está explotando en el mundo entero, Uruguay, todo, agricultores, políticos, científicos, estudiantes, deben tomar apuntes de los cambios ocurridos y reaccionar con velocidad de reflejos. Las camisas de cáñamo y las barras de chocolate con semilla de cáñamo van a llegar, producidas en Uruguay con mano de obra local, importadas o de contrabando. Una nueva industria alimentaria y textil emergen. Y luego habrá que ir por la batalla contra los plásticos petrolíferos y por los bioplásticos compostables. Luego de miles de años de existir y unos décadas de prohibición, Cannabis sativa y Homo sapiens vuelven a coevolucinar globalmente, como desde hace miles de años ha ocurrido en India y Nepal. Es una oportunidad gigante para Uruguay. 
Pero más importante que eso, es la más noble de las oportunidades, la de más agregado de valor y la que permite a la agricultura en muchos casos aliviar y en algunos casos, curar. Te lo dice hasta Donald Trump. 

Por la influencia que EEUU tiene en todo el mundo, porque en tiempos de guerra comercial competir en el mercado internacional será muy arduo, porque hay un mundo de “nutracéuticos” con CBD que está explotando en el mundo entero, Uruguay, todo, agricultores, políticos, científicos, estudiantes, deben tomar apuntes de los cambios ocurridos y reaccionar con velocidad de reflejos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...