Espectáculos y Cultura > PELÍCULA ANIMADA

La mejor película del Hombre Araña está en cines y es diversión pura

Spider-man: un nuevo universo lleva al límite los recursos de la animación y combina humor, emotividad, acción, aventuras y un homenaje a uno de los superhéroes más populares

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2019 a las 11:35

No se pueden tener los millones de Batman. La tecnología de Iron Man. Hulk es un monstruo, Thor es un semidios. Superman es extraterrestre, la Mujer Maravilla es de una raza superior. Pero el Hombre Araña puede ser cualquiera. No en el sentido de tener la capacidad de pegarse a las paredes, de tener aparatitos que lanzan telarañas o de tener un sexto sentido que advierte del peligro. Sino en el sentido de que abajo de la máscara y del traje que no muestran ni un centímetro de piel, ni un solo rasgo físico, puede estar cualquiera. 

El Hombre Araña es el superhéroe que no llega a fin de mes, el que tiene que estudiar para los exámenes, el tímido. La persona común arrojada a una situación extraordinaria. Quizás sea eso lo que lo hace un personaje tan atractivo. Porque además de ser gracioso, hacer cualquier cosa que pueda hacer una araña y de ser una presencia constante en el cine, la televisión y la cultura popular desde sus primeras apariciones en la década de 1960 hasta ahora (que se realizaron siete películas, con dos apariciones en filmes de otros personajes de la editorial Marvel, y otro filme previsto para julio), Spider-Man somos todos. 

Esa premisa, la de "cualquiera puede ser el Hombre Araña", es una de las que se repiten constantemente en la película Spider-Man: un nuevo universo, que se estrenó en cines uruguayos el pasado 10 de enero, viene con el antecedente de ganar el Globo de oro a Mejor película animada (que seguramente repita en los Oscar) y si bien el arte es subjetivo, es la mejor película sobre el personaje que se haya hecho y que puede ser disfrutada tanto por el que conoce al detalle la mitología del arácnido, hasta por el niño que solo lo conozca por algún dibujito. 

Lo que es seguro es que el trabajo de animación y el aspecto visual de esta película es lo más innovador y espectacular en mucho tiempo. Al final, la siguiente revolución del cine animado no la hizo ni Pixar, ni Dreamworks, ni Ilumination, la hizo Sony. En las poco menos de dos horas que dura Un nuevo universo hay planos memorables, colores, secuencias lisérgicas y una mezcla de estilos que fusiona la animación 3D tradicional con animé japonés, graffiti, dibujos animados "de los de antes", realismo, surrealismo, y sobre todo, la sensación de que se está viendo un comic en movimiento. Desde los efectos de sonido y los recuadros de pensamiento apareciendo en pantalla hasta errores de impresión (con los colores saliendo de las líneas y dando un efecto borroneado a los fondos) son adaptados al cine de forma magistral. 

Universos paralelos

No todo es empaque en esta película. Todo funciona. La música, las actuaciones de voz (que en su versión original incluyen a figuras como Nicolas Cage y Mahershala Ali), los chistes, los golpes emotivos, las referencias a las distintas versiones del personaje, y sobre todo, su historia. 

Un nuevo universo toma un concepto que desde hace décadas se utiliza en los cómics, pero que hasta ahora el cine no había tocado: el multiverso, o lo que es lo mismo, la existencia de distintos universos paralelos en los que hay variaciones que pueden ser mínimas o globales. Por ejemplo: hay un universo en el que usted tiene puesta una remera de un color diferente a la que tiene ahora, hay otro en el que las invasiones inglesas fueron exitosas y Uruguay es un país angloparlante, y otro en el que en lugar de los humanos, la especie dominante en la tierra son los delfines. 

En uno de esos universos vive Miles Morales, un adolescente afrolatino y bilingüe, fanático del hip hop, graffitero amateur, buen estudiante y bastante tímido. Tiene problemas, como todos los adolescentes, pero lleva una vida bastante normal hasta que un día lo pica una araña y recibe poderes.

¿Pero cómo, el Hombre Araña no era Peter Parker? Si, efectivamente. Cuando a Miles lo pica el insecto, el Hombre Araña "tradicional" ya existe desde hace diez años. Pero los hechos obligan a este joven a adoptar esa identidad, reemplazando a Parker. Eso de hecho tiene raíz en los cómics de Marvel, donde Morales apareció por primera vez en 2011, y rápidamente se ganó a los fanáticos, como un reemplazo y luego colega de la versión tradicional. 

En la película, Parker no desaparece del todo. Un villano crea un aparato que conecta los universos paralelos con la intención de recuperar a su esposa e hijo fallecidos, y termina generando una catástrofe que atrae al mundo de Miles a otras cinco versiones de Spider-Man: un detective de los años 1930 que se basa en el cine noir; un cerdito humanoide que parece sacado de los Looney Tunes,  una niña japonesa que anda acompañada por un robot de combate, una versión femenina (Spider-Woman) y un Peter Parker que pisa los 40, panzón, divorciado, cínico, sin un peso y depresivo, que se convertirá en una figura de mentor para Miles Morales. 

Cada uno aportará su experiencia y sus cualidades para esta aventura, de la que no conviene decir mucho más. Solo sepa que se va a reír con los guiños a las películas anteriores del personaje, a los aspectos más disparatados de su mundo y con la frescura y la chispa que traen estos protagonistas, que habrá momentos como la aparición de Stan Lee, el creador del Hombre Araña, y otros momentos de la trama que lo harán emocionarse, y que todo el tiempo estará al borde del asiento, alucinado. 

Porque todo funciona. La verá una vez (quédese hasta el final de los créditos, primero para un homenaje al fallecido Stan Lee, luego para una escena final hilarante), y tendrá ganas de verla de nuevo. Y de nuevo. Y de nuevo, una y mil veces. Así de divertida es. 

Y más allá de la espectacularidad, de las luces, las explosiones y las telarañas, queda algo. La idea de que no importa quien esté abajo de la máscara. La película usa como ejemplo una cita de Lee: "La persona que ayuda a otros solo porque debe hacerse o porque es lo correcto , es sin dudas un verdadero superhéroe".

Spider-Man puede ser cualquiera. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, si, pero no se necesita tener habilidades. Porque para ser un héroe, solo importa tener ganas de serlo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...