Cargando...
Larriera y el Gallego Ferro

Fútbol > SEMIFINAL DEL URUGUAYO

Larriera, el DT campeón con Peñarol: lo que le “enseñó” Bengoechea, la confianza con Ruglio y la “gratitud eterna” con sus jugadores

“Esta es la forma en la que yo siento el fútbol y sé que mucha gente no estaba conforme con esa forma”, dijo, entre otras muchas cosas, Mauricio Larriera, tras proclamarse campeón con Peñarol

Tiempo de lectura: -'

08 de diciembre de 2021 a las 02:27

Mauricio Larriera se proclamó por primera vez campeón uruguayo como entrenador con Peñarol, su equipo, al que llegó a principio de año y le impuso su estilo de juego, tras vencer este martes a Plaza Colonia luego de 90 minutos y un alargue, con final 1-1, y una tanda de penales en la que los carboneros se impusieron en el Estadio Centenario.

Sus primeras declaraciones como campeón, mientras caminaba en la cancha para sumarse a los festejos junto a sus jugadores y asistentes, fueron que el título significaba “justicia, por muchas cosas”. Luego, cuando le preguntaron desde cuándo soñaba con el campeonato obtenido, respondió a VTV: “Desde los 7 años en el Campito de las Moras en Florida”.

Tras la entrega de premios y los abrazos, con más tiempo y calma, analizó cómo fue la temporada, en la que pasó momentos de dudas sobre su continuidad, hasta esta final y la consagración, así como destacó el trabajo realizado por toda el área deportiva del club, que, al igual que él, llegó principios de año.

Mauricio Larriera

“Pasé momentos hoy, pero no fue tanto una montaña rusa de emociones, pero estoy muy feliz porque me sentí muy representado otra vez por el equipo, lo que meten los gurises, los muchachos, lo que corren y lo que juegan, para mí gusto por lo menos”, dijo sobre la final ante Plaza.

Y luego se introdujo en su filosofía del juego y su visión del fútbol. “Me siento muy representado porque hoy acabamos de legitimar todo el buen trabajo que hemos hecho. Digamos que la frutillita de la torta, por lo menos para mí, es, aparte de ser campeón, siempre primero antes que el resultado, por lo menos para mí, está el estilo, la forma. Y hoy legitimamos eso. Como entrenador es un gran espaldarazo que me dieron los muchachos en realidad, porque tenemos un grupo muy lindo, muy bueno, con una humildad por lo menos bastante inusual para el nivel de futbolistas que hay. Y tratamos de desarrollar lo que siempre modestamente le pedimos”.

“El balance es que estadísticamente creo que fuimos el mejor equipo. Y en lo visual no se puede decir cuál es el mejor equipo, pero para mí, en mi gusto, este fue el mejor equipo”, agregó el floridense.

Larriera y Darío

Consultado si aplicar su idea de juego sobre el resultado le daba un mayor mérito a lo conquistado, señaló: “Sí, totalmente”. “Porque acá cuando tuvimos una reunión en el Palacio Peñarol, la única que tuvimos, hablamos de que había dos objetivos: uno de resultado, acá hay que ser campeón, y el otro de rendimiento, y la forma que se busca para ser campeón”.

“Era como un berretín, pero más que un berretín, es algo bastante más profundo porque yo llevo bastantes años en el fútbol y esta es la forma en la que yo siento el futbol. Y sé que mucha gente no estaba conforme con esa forma”, agregó. “No es que sea más importante, está antes, para mí”, dijo sobre la forma antes que el resultado.

Larriera también habló sobre la posibilidad de que su propuesta no pudiera plasmarse. “Es fútbol y se gana y se pierde de todas las maneras”, dijo. “Me parecía muy injusto que todo este trabajo… Porque no es solo el trabajo de campo, acá hay una mezcla de lo táctico, lo científico y lo artesanal. En este tipo de clubes con la jerarquía de los jugadores que tenemos, probablemente sea más importante el trabajo táctico, porque a ellos, como dijo (el DT de Real Madrid, Carlo) Ancelotti hace unos días, a veces uno le dicen que hagan determinadas cosas y no lo hacen, pero lo hacen mejor”.

Larriera en la final

Consultado por si había dudado de eso, de que su plan no diera resultado, señaló: “No sé si dude”. “Siempre me enfoqué que fuéramos para adelante como tren, que fuéramos objetivo por objetivo, partido a partido, siempre fue así. Y se pasó el año y nos encontramos hoy campeones. En ningún momento no veo para dudar ni para no dudar. Queríamos sí que el equipo fuera superior a los rivales e intentar ganar. Esa medida, salvo esos últimos partidos que empatamos, aun mereciendo ganar, así fuimos partido a partido y hoy desemboca en esto. Quizás debió ser antes. Me dio la sensación, y lo digo con modestia, que hubo una superioridad en la manifestación futbolística que yo creo que merecimos antes ganar el partido sin llegar a los penales”.

El técnico aurinegro señaló que el plantel “tiene de todo” y destacó el rol de Pablo Bengoecha como cabeza del área deportiva del club.  

“Tenemos una relación muy buena”, dijo sobre el grupo. “En esto quiero retrotraerme al gran mentor de todo esto que es Pablo Bengoechea, que hoy lo fui a saludar porque era impensado para mí… Tuvimos una charla de cinco horas cuando me presentó la idea de que fuera entrenador de Peñarol, me convenció hasta a mí mismo. Y después con el apoyo de Cedrés, del Indio (Olivera) y de Nacho Ruglio el presidente, y los concejales que en su momento capaz que en alguna duda mantuvieron la confianza. Dicho esto, nos encontramos con un plantel que lo fuimos reconstruyendo, porque esto es largo, desde el 5 de enero”.

Mauricio Larriera

“Y fuimos armando con el área deportiva y construyendo este plantel que tenemos ahora, donde faltan algunos muchachos lamentablemente que están lesionados, como el caso de Valentín (Rodríguez), y ojalá lo veamos para festejar”, agregó.

Valoró que el plantel “tuvo mucha armonía en Los Aromos”. “No sé si antes lo había o no, y no estoy diciendo que lo anterior era malo”, aclaró. “Pero sí nos basamos en la armonía, también para mí es un gran triunfo como líder, entre comillas, porque habitualmente se dice que los entrenadores tienen que ser mano dura. Yo no soy mano dura, ni mano blanda, sí soy muy humano. Es una actividad humana, siempre primero el ser humano, mirándolo de frente, cometo errores, pido disculpas cuando cometo errores, y fuimos logrando una mancomunión interesantísima que no solamente estaba dentro de la cancha entre ellos, sino con toda la gente que trabaja en Los Aromos, seguridad, cocina, cancheros, departamento de ciencias del deporte, Placeres, Piñatares, Matías Vecino…”.

“No puedo hablar solamente del grupo, que ya vimos lo que ha sido, muy noble con todo lo que hacíamos en el día, en un muy buen ambiente siempre, en los momentos más duros siempre buen ambiente. Y destacar de todo el grupo a ese gran capitán que tuve el placer de conocer y trabajar con él que es Walter Gargano, un clase A, impresionante, y otros más… En él puedo personalizar todo lo que es ese grupo”, agregó.

Sobre su futuro, señaló que tiene contrato hasta el 31 de diciembre. Y en ese aspecto habló sobre los momentos en los que estuvo en duda su continuidad. “Estuve todo el año, a pesar de que nunca me sentí afuera de Peñarol, sinceramente, ni en los momentos más duros. Mi familia es cómplice y testigo de lo que estoy diciendo”, comentó.

Mauricio Larriera en los festejos

“Tuve y tengo una relación -aparte de Pablo Bengoechea, que fue un apoyo impresionante desde todo punto de vista porque es entrenador y me fue enseñando cómo es dirigir a Peñarol, porque no es lo mismo que cualquier otro equipo, es un gigante- con Nacho Ruglio una relación desacartonada, frontal, incluso él ha comentado algunas cuestiones que hemos hablado que pensé que iban a quedar en la intimidad, pero él las ventiló”, indicó.

En ningún momento me sentí fuera, a pesar de que sé que estoy en un lugar en el que muchas veces se opera, lamentablemente, porque uno es noticia, es ganancia económica para que uno salga y entre otro. Nunca me sentí afuera. Siempre trabajé con fe y mucha confianza”, agregó.

“Aparte, otra cosa, si los futbolistas me hubieran soltado la mano en algún momento, me iba solo. De hecho, en muchas instancias le dije ‘presidente, no precisan echarme, me voy solito. Si no pasa esto, me voy solo’. Porque creo que es lo que corresponde, estoy en un gigante y haber llegado a un gigante le tengo que dar el valor que tiene Peñarol. Entonces, nunca me sentí fuera, y no lo digo hoy porque somos campeones. Nunca, nunca. Y lo saben bien ellos. Y como no ando en las redes cloacales, me tenía sin cuidado. Sí le hace daño a la familia cada cosa que se habla del entrenador, del padre, del esposo, del hijo, del hermano… Pero nunca me sentí afuera y siempre me sentí respaldado, sobre todo por los compañeros de trabajo, Darío, el profe Alejandro Martínez, Raúl Zalazar, el Gallego Ferro, y otros más, y por los futbolistas. Siempre me apoyaron y hoy me sacan campeón por primera vez como entrenador. Gratitud eterna con ellos”, señaló el DT que puso su nombre entre los campeones de Peñarol.

Darío Rodríguez: “Larriera convenció al grupo”
Darío Rodríguez, asistente técnico de Mauricio Larriera, destacó la importancia del entrenador para la consagración aurinegra “por el trabajo, su forma de ser, en lo humano y lo profesional”. “Convenció al grupo que de esta manera se podía ganar, le creímos, nos alineamos detrás de él”, agregó Darío, quien calificó como “muy importante” el título obtenido y agradeció a quienes “confiaron” en él para su regreso a Peñarol, y a los jugadores.  

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...