Nacional > AGUAS CORRIENTES

La planta de cloro en Aguas Corrientes que OSE dejó pasar y que le hubiese permitido ahorrar costos

El ente afirma que no tiene alternativa ante el monopolio de uno de sus proveedores, pero dejó pasar varias oportunidades para mitigar esa situación 

Tiempo de lectura: -'

15 de marzo de 2019 a las 05:04

OSE tuvo dos oportunidades de construir su propia fábrica de producción de cloro-soda, uno de los insumos básicos para la potabilización del agua, con un sistema libre de mercurio. Ambas fueron rechazadas, supuestamente por entender que el costo era excesivo. Sin embargo, el ente tenía previsto para ese proyecto un presupuesto mayor al que le presentó la única empresa que se presentó a la licitación. La caída de ese proyecto benefició a Efice, la empresa que le ha vendido los productos derivados de cloro-soda en forma cuasi monopólica a OSE en los últimos 60 años, que produce con un sistema contaminante de mercurio y a la que a se adjudicó recientemente una compra irregular por la cual fue sumariado un funcionario de la empresa estatal.

El proceso de potabilización del agua requiere de varios productos químicos que son esenciales para que en el eslabón final de la cadena, cuando una persona abre la canilla de su casa, pueda acceder a un producto apto para el consumo. Lo que más se utiliza en estos procesos es cloro y la contaminación de las fuentes ha generado que en los últimos años se tuviera que aplicar cada vez en más cantidad. Pero además en Uruguay también se utilizan en ese proceso productos como soda cáustica e hipoclorito.

Hace más de 60 años se instaló en Ciudad del Plata,departamento de San José, la empresa Efice, que por años fue el único proveedor de OSE. Como no tenía otra alternativa, el ente debió someterse a los precios que fijaba la empresa, muchas veces muy por encima de los que luego exportaba al exterior. A fines de febrero OSE inició una investigación administrativa ante denuncias de presuntas irregularidades vinculadas a decenas de llamados que fueron publicados con menos de un día de anticipación en el portal de compras estatales para adquirir miles de litros de soda. A Alliance Uruguay, una de las empresas que se presentó a esas compras junto a Efice, le pidieron desde OSE que retirara su oferta.

En 2012, con esta inquietud de por medio, OSE se contactó con AVS Technology una empresa que fabricaba una planta para producir cloro en una potabilizadora de Fortaleza, Brasil. Daoiz Uriarte, en ese entonces vicepresidente de OSE, recordó en diálogo con El Observador cómo fue esa época. “En determinado momento –particularmente yo con mi equipo de la Vicepresidencia- frente a una situación momentánea de problemas financieros que tuvo Efice empezamos a buscar una alternativa porque nos dimos cuenta de que dependíamos de un único proveedor, que podía ser muy complicado, hasta quebrar”, aseguró el abogado.

De esa manera, inició contactos con la directora de AVS Technology, Virginia Boschetti, con quien estudió los beneficios de que OSE contara con una planta de cloro propia, que brindara autonomía a la empresa estatal, ahorrara en costos de traslado y que, además, produjera un producto libre de trazas de mercurio, un químico que el planeta busca erradicar hacia 2025 –por ser altamente contaminante- y que Efice aún utiliza.  

El ente llamó a una licitación en agosto de 2012 para escuchar ofertas que permitieran construir una planta de cloro en Aguas Corrientes, en Canelones. “Nosotros habíamos calculado unos US$ 10 millones. La oferta que hizo la AVS, si mal no recuerdo, estaba en ese entorno”, señaló Uriarte. Efectivamente, el único oferente que se presentó fue el consorcio Teyma-Sarlig (Sarlig era la empresa uruguaya de AVS Technology) por una suma de alrededor de US$ 9,8 millones.  Ese precio incluía toda la obra civil, el montaje, la puesta en marcha, la operación de la planta por dos años –luego pasaría a manos de OSE- y la provisión de repuestos, también por dos años,explicó a El Observador Boschetti, hoy gerenta general de Alliance Uruguay, empresa donde AVS es socia tecnológica.

Sin embargo, el ente entendió que ese precio excedía lo previsto, por lo que solicitó a la empresa revisar el proyecto. A mediados de 2013 la empresa regresó con la oferta de alrededor de US$ 7,6 millones. Los meses pasaron y AVS no obtuvo ninguna respuesta por parte de OSE. En 2015, la empresa desarrolló su modelo de negocios y comenzó a hacer las gestiones para instalar una planta en el Parque Industrial de Pando (PIP).

En octubre de 2013 Uriarte, quien se había mostrado interesado en llevar adelante este proyecto, renunció a la Vicepresidencia de OSE para dedicarse a la actividad parlamentaria y, posteriormente, a la campaña electoral por el Frente Amplio (FA). “Me fui en octubre de 2013 y todavía no se había resuelto (la licitación para instalar una planta de cloro). Lo que sí nos empezó a afectar fue que con todo el tema de las algas había que derivar recursos para el tratamiento de ese tema. Cambió un poco el foco, la situación de Efice se regularizó y esto quedó sin resolver, al menos hasta que me fui”, recordó.

Recién en febrero de 2014 AVS recibió una notificación en la que se le informó que OSE había resuelto dejar sin efecto la licitación por ser “económicamente inconveniente”. “Posterior a eso, no tuvimos ni logramos tener más comunicación con OSE. De hecho, las personas que habían estado al frente del proyecto ya no estaban, lo cual dificultó aún más la posibilidad de seguir hablando del tema (…) Esa fue la primera oportunidad que tuvo OSE”, narró Boschetti.

Consultado por El Observador, el presidente del Directorio de OSE, Milton Machado, aseguró que, si bien no recordaba exactamente cómo se dieron los hechos, creía que la oferta que se había presentado en ese entonces (entre 2012-2013) había sido el doble de lo previsto a gastar por las autoridades. “El número exacto no me lo acuerdo, pero sí el concepto, era el doble de lo que teníamos previsto. Y, además, que después rindiera, porque sino con esa plata, ¿por cuántos años comprábamos cloro también? Esa cuenta también la tenés que hacer”, precisó.

Respecto a la posibilidad de que esos costos se amortizaran, teniendo en cuenta las compras de productos químicos que hace OSE por año, Machado aseguró que le era “imposible” hacer declaraciones sin los datos “adelante”. Según estimaciones hechas por Alliance, OSE gasta US$ 4,5 millones por año en cloro, soda cáustica e hipoclorito. Asimismo, la empresa calculó que el costo de producción de OSE –de contar con la planta de cloro- hubiese sido de US$ 1,2 millones por año.

La segunda propuesta

Mientras los meses pasaban y el llamado para instalar una planta de cloro en Aguas Corrientes había quedado sin efecto, Alliance -de la cual AVS era el socio tecnológico- iniciaba sus planes para instalar una planta de cloro-soda en el PIP. En mayo de 2015 la empresa mantuvo una reunión con el directorio de OSE en la que anunció que la planta de cloro-soda se iba a instalar en el PIP, aunque aún estaban a tiempo de relocalizarla en Aguas Corrientes.

La empresa ubicó un terreno lindero a Aguas Corrientes que OSE había expropiado al Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) y que está desocupado, salvo una subestación de UTE que funciona en una parte del predio. “Le planteamos a OSE que resolviera jurídicamente, en conocimiento de que es un organismo público. Si ese predio podía subdividirlo, venderle una parte a Alliance, arrendar, hacer un comodato… Alliance estaba dispuesto a aceptar el formato que a OSE le resultara mejor”, precisó Boschetti, quien agregó que esto no implicaba erogación alguna por parte del ente estatal.

En ese momento, el directorio designó a una persona para que llevara adelante el tema y analizara la forma en la que se podía concretar el proyecto. Como en la primera propuesta de AVS en 2012, Alliance no obtuvo nunca una respuesta. En mayo de 2016, un año después de la reunión con el directorio y cuando Alliance estaba a meses de comenzar a operar la planta del PIP, Boschetti le escribió un correo a Milton Machado para ponerlo al tanto de la situación. El presidente del directorio nunca respondió.

Consultado sobre la segunda posibilidad que se le presentó a OSE para instalar una planta de cloro que pudiera redundar en una disminución en los costos de la empresa, así como mejoras en materia ambiental y de seguridad, Machado afirmó que el directorio no podía “autorizar a una empresa externa para que se instale adentro”. Sin embargo, al ser consultado sobre la posibilidad de arrendar el predio o llegar a otro tipo de arreglo, Machado respondió: “No estaba dentro de los formatos que pudiéramos habilitar”. 

A pesar de que OSE ha manifestado públicamente lo positivo de que un competidor de Efice llegara al mercado, desde que Alliance Uruguay comenzó a operar, en enero de 2018, "lo único que consiguió proveer fue 60 mil litros de hipoclorito", expresó Boschetti, quien agregó que el ente consume por año 2,5 millones de litros de ese producto. "Para mí esto era una prioridad. Yo hubiese seguido para adelante. Creo que también lo que se discutía era que OSE tuviera su propia planta de cloro. Pero yo no tengo dudas de que la necesita, porque estamos hablando del agua del país", manifestó, por su parte, el exvicepresidente Uriarte.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...