Agro > 7° FORO DEL INALE

La receta de Mujica para la lechería

Crear un capital de reserva, no subir costos cuando hay bonanza y usar más a Colonización

Tiempo de lectura: -'

01 de junio de 2018 a las 21:02

José Mujica, senador de la República, expuso un conjunto de recomendaciones para que el sector lechero aproveche los momentos de auge y no esté tan expuesto cuando lleguen los de penuria, alternancia que deriva de un rubro básicamente exportador y, por lo tanto, muy dependiente de cómo estén los precios en el escenario internacional.

En el 7° Foro del Instituto Nacional de la Leche (Inale) denominado Tendencias y desafíos de la lechería mundial, Mujica, presidente de la República cuando hace 10 años se creó esa institución, disertó tras varias exposiciones que durante este viernes 1° realizaron expertos en investigación, producción, industria y mercados, en el anfiteatro de la Torre de las Comunicaciones de ANTEL.

Lea también: En lugar de apoyos hay que anticiparse creando rentabilidad.

Si bien admitió que esas recomendaciones están en la cabeza de los productores, es algo que "hay que machacarlo", sobre todo "para los que van a venir".

Un peligro a controlar

Dijo que si el sector depende en gran medida del nivel de los precios internacionales, el peor error en momentos de rentabilidad, de buenos precios, es permitir que se multiplique el aumento de producción bruta pagando el precio de elevar el costo por litro de leche. En ese sentido, añadió que el aumento del costo por litro, aunque esté justificado en momentos de auge, "es un peligro cuando los precios se derrumban".

Poner más foco en Colonización

Posteriormente, Mujica reflexionó que "la disminución del consumo de insumos significa mayor cantidad de tierra", recurso en el que en Uruguay existe un límite para la lechería, pero aludió a una herramienta "que los tamberos del Uruguay la tienen que entender y defender", aludiendo al Instituto Nacional de Colonización (INC), porque facilitar el acceso a más tierra es "una de las maneras indirectas que tiene el Estado de ayudar a la lechería".

Mencionó el valor de los campos de recría y, tras citar que en el INC hay 1.300 colonos "que pueden ser más en años venideros". Además, pidió a la lechería nacional "que no le pierda pista al devenir del instituto" y "que apreté políticamente porque es una forma indirecta de que el Estado ayude al complejo lechero".

Una historia de los abuelos

Mujica admitió que la lechería uruguaya depende inequívocamente del precio internacional, porque Uruguay es exportar neto y "eso se va a sostener".

El expresidente consideró que el escenario internacional "es impredecible" y "está lleno de incertidumbres", sobre todo en materia de lácteos, donde "lo menos que existe es un mercado internacional cristalino", porque el productor no compite "de productor a productor", termina compitiendo "con la tesorería de los países centrales" que cuando tienen algún excedente se pueden permitir rematarlo, algo que definió como "una amenaza constante".

Eso es lo que, a su entender, a determinado para el sector la alternancia de momentos de crecimiento, de esplendor, con otros de penuria.

Dijo que es inteligente establecer políticas de reserva que permitan ayudar en los momentos críticos. Precisó que se podrá discutir si deben ser individuales, colectivas o gremiales, pero al no poder incidir en el mundo hay que tener la precaución de tener una herramienta "martillada" para cuando vengan los momentos críticos.

Añadió que hablar de capital de reserva es una historia vieja, "de nuestros abuelos", pero que hay que plantearlo "y luchar por eso".

Uruguay tiene otro petróleo

"Soy un hincha apasionado de la lechería", dijo Mujica en otro momento de su oratoria. Enfatizó que la historia de la economía uruguaya se resume en la lechería, porque "el petróleo del Uruguay es su pradera" y porque lo que el país históricamente hizo fue "vender pasto transformado (...) aún antes de ser patria", cuando se transformaba "gramilla en cuero". Expresó que la lechería es el escalón más alto del aprovechamiento de la energía del pasto.

El alma del tambero

En otro momento, dijo que no es lo más prioritario calcular los litros que se pierdan, "la peor pérdida es cuando perdemos tamberos".

Durante varios minutos elogió al productor de leche. Dijo que "es un personaje exótico", que hace de todo un poco, aplicando conocimientos relacionados con la veterinaria, la agronomía, la mecánica, el nutricionismo y la contaduría. "Una máquina sistemática de compromiso con su familia, por lo tanto muy difícil de reponer", resaltó.

Tras cuestionar la actitud mundial de concentrar la vida en ciudades desploblando los medios rurales, citó que la lechería "es una apuesta a contracurso".

A propósito de desafíos, "es lamentable que mucha gente en este país no se de cuenta que los fierros no producen leche y que no puede haber un desarrollo industrial si no hay un desarrollo agrícola-ganadero", manifestó. Añadió que no se puede separar el porvenir industrial del agropecuario, porque son un paquete, una unidad, pero "lamentablemente estamos divorciados en eso, muchas veces".

"Hay que tener alma para ser tambero", afirmó, tras lo cual manifestó que espera que los productores de leche tengan la perseverancia necesaria como para que esa tozudez y compromiso no se pierda.

"Nuestro mejor ministro de hacienda fue Hernandarias", dijo, aludiendo al valor que tuvo que haya dicho en un informe que el actual Uruguay era una tierra de pastos y aguadas.

"Algunos que creen que el valor agregado está ligado a las chimeneas no entienden que industrializar un país es generar más valor en menos tiempo". Mencionado como ejemplo de esto último a Nueva Zelanda, donde en cada jornada de trabajo se produce mucho más valor, pero también a Holanda, que es el segundo mayor exportador mundial de valores agrícolas con un territorio que cabe cinco veces dentro del territorio uruguayo.

Pidió que haya una lucha cultural para que se comprenda que no es una maldición ser un país agroexportador y, a propósito del escenario externo, se mostró escéptico sobre acuerdos a nivel del Mercosur ("no creo mucho", dijo), pero optimista en relación a acuerdos con mercados asiáticos.

Entre sus frases finales, Mujica expresó que "vale la pena" seguir luchando por el sector lechero y recordó cuando pese a algún intento de compra que hubo en medio de una de las tantas crisis los productores evitaron la venta de Conaprole, lo que dejó una enorme lección, que las crisis son inevitables, pero también pasan, y que pese a las dificultades "hoy la lechería tiene buena salud y es parte de lo mejor del Uruguay".

Los 10 años del Inale

En relación a los 10 años del Inale, destacó el aporte del instituto y de sus integrantes, cuyas acciones fueron importantes manifestó, "sobre todo en los momentos más difíciles", porque "han ayudado a resistir".

Además de felicitar a los técnicos del instituto, "y a todos los que sostienen este complejo", dijo que la lechería necesitaba una herramienta como lo es el Inale y que espera que las próximas generaciones "la mejoren y la cuiden".

Comentarios