Cargando...
ALUR pretende que la materia prima tenga un valor relacionado a precios internacionales y no en base a costos.

Economía y Empresas > PRODUCCIÓN DE BIOCOMBUSTIBLES

La sangría que Ancap quiere cortar en Bella Unión y la “rentabilidad envidiable” de los cañeros

Por medio de su subsidiaria ALUR, el ente procura dar un giro de timón en la productividad de la caña en Artigas; les ofrece una nueva opción para el pago de su producción  

Tiempo de lectura: -'

15 de abril de 2021 a las 05:02

Alcoholes del Uruguay (ALUR) -subsidiaria del Grupo Ancap- le envió en las últimas horas un carta a la Asociación de Plantadores de Caña de Azúcar del Norte Uruguayo (Apcnu) donde ratifica los cambios que implementará este año buscando reducir la ineficiencia y costos elevados que tiene esa agroindustria para la producción de biocombustibles en Bella Unión. 

El ente petrolero pretende avanzar a un contrato a largo plazo que “ofrezca estabilidad y previsibilidad a las relaciones, que la materia prima tenga un valor relacionado a precios internacionales (no en base a costos), que exista un fuerte impulso a la eficiencia agrícola contemplando todas las particularidades razonables y que se perciba una reducción en los costos de los biocombustibles”, dice la misiva a la que accedió El Observador. 

En ese contexto, Ancap recordó la decisión que tomó el Poder Ejecutivo este lunes de mantener las tarifas de los combustibles congelados pese a que el precio del crudo se disparó 30% desde diciembre. El congelamiento de los precios le provocará un perjuicio de unos US$ 60 millones al ente petrolero en el cuatrimestre enero-abril, de los cuales US$ 30 millones corresponderán al mes en curso. 

“Las declaraciones del Poder Ejecutivo a través de dos de sus ministros (el de Economía, Azucena Arbeleche, y el de Industria, Omar Paganini) el pasado lunes, exigen una reflexión profunda y responsable del escenario que enfrenta el Grupo Ancap”, advierte la petrolera uruguaya en su carta dirigida a los plantadores de caña. 

Para Ancap (y, por tanto, de cierta manera, para ALUR) el panorama económico financiero es incierto, con pérdidas irrecuperables en el primer trimestre y con una proyección nada auspiciosa. Para poner términos relativos relevantes, en el mes de abril Ancap perderá más que lo que representa toda la compra de azúcar por parte de ALUR. Es imperioso entonces buscar todas las fuentes de ahorro y de eficiencia posibles”, añade. 

“Rentabilidad envidiable”

En la misiva de ALUR -que está firmada por su presidente Alfredo Fernández Sivori- se recuerda  que “todos los sectores de la economía nacional están sufriendo el impacto de la pandemia y muchos actores no podrán recuperarse a niveles previos a ella o, sencillamente, desaparecerán”. Agrega que es “raro” encontrar sectores que tienen certezas en su financiación y, además, sin interés, que tienen “riesgos acotados”, y que colocan todo su producto con un cliente que les cubre todos los costos (en referencia a los plantadores de caña).

El sector cañero presenta valores de rentabilidad envidiables por cualquier otro sector agropecuario del país, como se desprende de la siguiente gráfica”, sostiene la carta.

Según ALUR, los productores más eficientes del país tienen una rentabilidad que está, en promedio, por debajo de la que tiene un productor de azúcar con una producción de tan solo 6.300 kg de azúcar por hectárea (en 2020 los productores de ALUR superaron largamente los 7.000 kg/ha). “Un importante grupo de productores de caña superan en varias veces al productor CREA más rentable”, asegura. 

La subsidiaria de Ancap dice que en “diversas ocasiones” y en dos cartas fechadas el 25 de marzo y 2 de abril no recibió comentarios o argumentos por parte de los cañeros sobre los cambios que estaba previsto implementar para la zafra 2021.

Además, recordó que el acuerdo firmado para la zafra 2020 al que hizo referencia el presidente Luis Lacalle Pou era solo “por un año”, mientras tanto se avanzaba en un nuevo modelo de fijación del precio del azúcar que procesa ALUR. 

Los ajustes

ALUR argumenta que debe modificar el contrato por la compra de caña con los productores del norte del país por las nuevos mandatos legales del Poder Ejecutivo que “obligan inevitablemente a la baja del costo de los biocombustibles”. 

La subsidiaria de Ancap les ofrece a los cañeros tres alternativas para que opten por alguna de ellas. Una de ellas contempla iniciar la zafra 2021 con un precio fijo e igual al de 2020 ajustado al alza por la variación del factor “costo de mano obra” según el convenio colectivo negociado entre Apcanu y UTAA en el ámbito tripartito del Ministerio de Trabajo. Otra opción incluye un contrato a cinco años, que también contempla la evolución de los costos salariales durante ese período. 

Por otro lado, ALUR le informó a los cañeros que tiene vigente su política crediticia para el mantenimiento de la zafra 2021-22, que establece el 100% financiamiento sin interés para todo productor que supere los 6.500 kg de azúcar por hectárea y proporcionalmente menor para aquellos de menores rendimientos.
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...