Economía y Empresas > ANÁLISIS

La tormenta política amenaza la recuperación de los bancos italianos

Las nuevas dudas sobre la moneda única han golpeado los mercados de bonos de Italia y han vuelto a despertar el fantasma de la fuga de capitales

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2018 a las 18:18

La crisis política de Italia pone en riesgo de echar por la borda los años invertidos en la recuperación de los bancos del país, socavar el valor de sus activos, obstaculizar el acceso a la financiación y revivir los temores a una salida del euro.

Las nuevas dudas sobre la moneda única han golpeado los mercados de bonos de Italia y han vuelto a despertar el fantasma de la fuga de capitales, que sacudió a los bancos italianos durante la crisis soberana de 2011 y 2012.

Como resultado, los prestamistas de Italia han perdido más de una quinta parte de su valor de mercado en solo dos semanas, siguiendo una baja de los bonos soberanos por el intento fallido de una coalición antisistema de formar un gobierno.

Antes de la tormenta política, los bancos de Italia se habían desempeñado mejor que rivales de la zona euro, luego de haber reducido una carga de préstamos incobrables que había amenazado con paralizarlos.

Y alentados por la recuperación económica de Italia, fondos de cobertura incluso tomaron posiciones en prestamistas de nivel medio del país, apostando a la recuperación europea.

Pero la perspectiva de elecciones anticipadas, después de que el presidente de Italia vetó el domingo al ministro de Economía propuesto por una coalición euroescéptica, ha profundizado una ola de ventas por temor a un referéndum de facto sobre el euro y un nuevo impulso a partidos antisistema.


"Los riesgos percibidos por los inversores han aumentado bruscamente y es por eso que están reduciendo el valor de los bancos italianos, que incluso antes de que la última turbulencia estaba bajo sus valores contables", dijo Andrea Resti, profesor de la Universidad Bocconi de Milán y asesor de supervisión bancaria del Parlamento Europeo.

Un acopio de deuda pública de € 2,3 billones el tercero más grande del mundo, representa una amenaza directa para los bancos, que enfrentan pérdidas por € 352 mil millones en bonos nacionales después de que el rendimiento de referencia de Italia tocó un máximo de cuatro años.

La agitación de Roma también podría elevar los retornos que exigen los compradores de los préstamos incobrables que los bancos están tratando desesperadamente de eliminar, lo que estancaría las ventas y los forzaría a ofrecer más descuentos.

El Banco de Italia pronosticó el martes € 65.000 millones de ventas de malos préstamos bancarios este año e instó a seguir adelante con la reducción de deuda deteriorada.

A pesar de una caída de € 75.000 millones desde su punto máximo tras la recesión, de € 360.000 millones, los préstamos problemáticos en Italia todavía representan alrededor de un 14% del total del crédito bancario.

La proporción es el doble que en España, donde el proceso de limpieza crediticia ha sido mucho más rápido gracias a la ayuda de la Unión Europea, un sólido crecimiento económico y un repunte de los precios inmobiliarios.

Los prestamistas medianos, como Banco BPM, UBI Banca y BPER Banca son considerados más vulnerables porque no han reducido los malos préstamos tan rápidamente como Intesa Sanpaoloy UniCredit .

Comentarios