21 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,40 Venta 41,60
30 de septiembre 2022 - 14:44hs

Los ministros de Energía de Europa (UE) finalmente alcanzaron este viernes en Bruselas un acuerdo político sobre las medidas de emergencia que implementarán los países que integran la Unión Europea para intentar contener los elevados valores de las facturas de energía ante el inminente inicio del invierno boreal.

Según el anuncio oficial, el acuerdo contempla la reducción obligatoria de la demanda de electricidad, un tope a los beneficios que perciben los productores de energía no basados en gas y una contribución solidaria de las compañías que generan electricidad mediante el uso de combustibles fósiles.

Sin embargo, los 27 países aún permanecen divididos sobre la propuesta impulsada por Estados Unidos de ponerle un tope al precio del gas importado en la UE, una iniciativa que enfrenta resistencias en especial por parte de Alemania, la principal economía del bloque, según reseñó la agencia de noticias AFP.

Más noticias

Las preocupaciones por el alza en los precios de la energía se habían expresado ya a fines de 2021, pero desde febrero pasado, con el inicio de la guerra en Ucrania, la situación se transformó en una crisis que erosiona los ingresos de los hogares, empuja la inflación a niveles récord e impacta en la competitividad de las empresas.

Con el comienzo del conflicto bélico, la UE adoptó una serie de sanciones sin precedentes contra Rusia y, en represalia, Moscú redujo drásticamente su suministro de gas natural, un componente central para mantener en movimiento la industria europea.

En ese contexto, el ministro de Energía de Chequia, Jozef Sikela, afirmó que la UE está inmersa en una “guerra energética” con Rusia e instó desde la presidencia rotativa del Consejo Europeo (CE) a sus pares reunidos en Bruselas a “actuar de inmediato”.

Con relación a la posibilidad de poner un tope al precio del gas que importa el bloque, un grupo de 15 países envió una carta a la CE para defender la idea como una forma de contener la suba de los costos, propuesta que incluye las compras de gas natural ruso, pero también las de gas natural licuado provenientes de Estados Unidos y otros países.

No obstante, la CE parece inclinada a limitar la medida al gas importado de Rusia. En ese marco, la ministra española de Energía, Teresa Ribera, admitió que el organismo, encargado de proponer leyes y aplicar las decisiones comunitarias, "no termina de encontrar un espacio en el que todos los estados miembros podamos responder positivamente".

En lo inmediato, y ante las posturas divergentes, varios países de la UE adoptaron medidas especiales dirigidas a proteger a los consumidores particulares de cara a los altos valores de las tarifas, subsidios que tiene un costo descomunal, motivo por el cual diversos gobiernos piden financiamiento para sostener la continuidad de lo acordado en Bruselas.

Alemania, el país más afectado por el corte del suministro decidido por Rusia y la ausencia de gas barato para mantener su industria, anunció que liberará € 200.000 millones para proteger a los hogares y empresas alemanes, un esfuerzo presupuestario que muy pocos gobiernos están en condiciones de realizar.

Por su parte, la CE afirmó que realizará un monitoreo del plan alemán por los efectos que pueda tener sobre la competencia hacia el interior del bloque, según adelantó el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton. "He tomado nota del anuncio alemán, que tendremos que analizar en detalle en los próximos días", dijo el funcionario.

La iniciativa alemana ha generado duras críticas por parte de varios líderes europeos, en particular del saliente primer ministro de Italia, Mario Draghi, quien calificó el plan de "injusto" para los países muy endeudados que no tienen ese espacio para gastar.

Alemania "ha decidido apelar al mercado para volver a endeudarse muy significativamente: 100.000 millones de euros para defensa, 95.000 millones para energía, y ahora, con este nuevo plan, por otros 200.000 millones", dijo el ex presidente del Banco Central Europeo.

"La pregunta ahora es cómo ofrecer a los estados miembros que no tienen estos márgenes de maniobra para apoyar a sus hogares e industrias, como fue el caso durante la crisis del covid", afirmó Draghi en referencia al histórico plan de recuperación pospandemia de unos € 800.000 millones consensuado por la UE.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos