Cargando...
Emmanuel Macron.

Mundo > Crisis energética

La Unión Europea se prepara para enfrentar la posibilidad de que Rusia no vuelva a suministrar gas

De acuerdo con el plan de mantenimiento del gasoducto Nord Stream 1, Rusia debería retomar el envío de gas el 21 de julio, pero los gobiernos europeos temen que, como respuesta a las sanciones económicas, no lo haga

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2022 a las 05:00

El jueves 21 de julio próximo los gobiernos europeos van a saber si, pasados los 10 días previstos por mantenimiento, Rusia restablecerá el paso del gas por el gasoducto Nord Stream 1, que el operador ruso Gazprom ha cerrado en su paso hacia Alemania para, oficialmente, realizar tareas rutinarias. En el caso de Italia, Nord Stream 1 permanece abierto, pero el caudal ha bajado en once millones de metros cúbicos respecto a la media de cada día.

Los mandatarios de Alemania y Francia, Olaf Sholz y Emmanuel Macron respectivamente, reconocen que no saben si el suministro volverá pasada la fecha del 21 de julio. En Italia ya se habla de “racionamiento energético”, una medida que viene cobrando fuerza desde que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) diera la voz de alarma el pasado 22 de junio. En junio, otro episodio —la falta de una turbina, cuyo envío ya hizo Canadá, el país donde se estaba reparando— redujo en un 60% el flujo regular desde Rusia al conjunto de los países europeos.

Cinco días después de que finalice el plazo dado por Gazprom, tendrá lugar una reunión de los miembros de la Unión Europea (UE) en la que debe consensuarse un plan de contingencia común, basado en los planes que cada uno de los países miembros deben entregar esta semana. Posteriormente será la Comisión Europea la que plantee su propio programa. El 26 de julio debería conocerse esa posición común de cara al próximo invierno.

En España, la ministra para la Transición Energética Teresa Ribera ha reconocido que la situación es de máxima tensión, pero no ha avanzado gran cosa en las medidas que se van a proponer. Ribera ha pedido a la ciudadanía española que lleve a cabo gestos de ahorro energético como compartir vehículos, cerrar las ventanas o reducir la potencia de los aires acondicionados, en solidaridad con los países con mayor dependencia del gas y el petróleo ruso. “Estamos preparándonos para cualquier eventualidad de cara al otoño”, completó anoche la titular de Economía, Nadia Calviño. La ministra española reconoció que el gasto energético plantea un escenario de inflación más alta y durante más tiempo.

La primera ministra francesa Elizabeth Borne explicó que es posible que Nord Stream 1 no bombee más gas y que, en ese momento, será necesaria la “cooperación ciudadana”. Seguía la línea de Bruno Le Maire, que el domingo insistía en esa posibilidad: “Preparémonos para un corte total del gas ruso”. En Francia, además de proteger las reservas existentes, la orden de prepararse para un nuevo tiempo lleva aparejada la decisión de construir nuevos reactores nucleares, aunque eso no resuelve para nada la coyuntura.

Antes de que el presidente ruso Vladimir Putin desatara la invasión de Ucrania el 24 de febrero, el mandatario francés Emmanuel Macron ya había anunciado la construcción inminente de seis nuevos reactores y el estudio de la viabilidad de otros ocho.

Alemania, que no cuenta con esa posibilidad ya que en sus planes está cerrar a finales de 2022 los tres reactores nucleares que el país mantiene abiertos: los de Isar 2, Emsland y Neckarwestheim II. “Hay varios escenarios según los cuales entraríamos en una emergencia de gas”, ha dicho Klaus Mueller, presidente del Bundesnetzagentur, el regulador energético alemán.

Los miedos acerca del final del suministro ruso llegan cuando se cumplen tres meses de los primeros cortes de envío de gas a países europeos. Polonia y Bulgaria, enemigos declarados de Rusia, fueron excluidos del gas por Gazprom cuando Putin anunció que las transacciones energéticas debían ser abonadas en rublos, como medida para detener la caída en la valoración de la moneda como consecuencia de las sanciones aprobadas por la UE. Después han ido Finlandia, Países Bajos, Dinamarca, bajo el mismo pretexto. Aunque el corte no ha sido total, Francia, Alemania e Italia han visto la caída del suministro en las últimas semanas, igual que Austria, Eslovaquia y República Checa.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...