Mundo > CRISIS

La ultraderecha alemana se deleita con los problemas de Merkel

La canciller no logra formar una mayoría que la apoye para un cuarto mandato en la cámara de diputados

Tiempo de lectura: -'

26 de noviembre de 2017 a las 09:34

El partido de ultraderecha Alternativa por Alemania (AfD), que registró un éxito histórico en las legislativas, se deleita ahora con la crisis que atraviese Angela Merkel que es incapaz de formar gobierno.

"Merkel está completamente debilitada, y es en parte gracias a nosotros", dijo en una entrevista con la AFP Alexander Gauland, de 76 años, a una semana del congreso del partido, previsto el 2 y 3 de diciembre. Saboreando una copa de vino rosado en un restaurante de Potsdam, en el este de Alemania, cerca de Berlín, el político afirmó: "su tiempo ha terminado, queremos que (Merkel) deje la escena política".

Fue precisamente esta idea de que "se tiene que ir" la que su partido capitalizó mejor que cualquier otro en las legislativas de septiembre. Esta formación antieuropea es un partido de ultraderecha que aprovechó la preocupación que sucitó la decisión de la canciller de acoger desde 2015 a un millón de demandantes de asilo.

AdF obtuvo 12,6% de votos y 92 diputados, dinamitando un tabú en Alemania desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el de elegir a legisladores ultraderechistas. Desde entonces, Gauland promete "expulsar a Merkel".

'Listos' para elecciones anticipadas

La canciller ganó las elecciones legislativas pero con un resultado históricamente bajo. Desde entonces, no logra formar una mayoría que la apoye para un cuarto mandato en una cámara de diputados fragmentada por la entrada de la AfD.

Por lo tanto, la amenaza de elecciones anticipadas es real. De hecho, podrían significar una caída de telón para la canciller, en el poder desde hace 12 años.

Alexander Gauland confía por su parte en lograr un mejor resultado en caso de nuevos comicios. Y los sondeos parecen darle la razón. "No nos corresponde a nosotros decidir nuevas elecciones. No lo pedimos, pero estamos listos" y "probablemente salgamos ganando", agrega.

Con sus chaquetas de tweed y su eterna corbata verde con perros amarillos, Gauland cultiva una imagen "británica" de abuelo gruñón y ultraconservador. Como corresponsable de la campaña electoral, forma un dúo sorprendente con Alice Weidel, una exbanquera lesbiana.

Expresar 'los miedos'

Gauland es también el autor de controvertidas declaraciones sobre el islam, el nazismo y el deber de memoria. Estas provocaron gran revuelo en el seno del partido y la partida de su principal figura, Frauke Petry.

Pero esta radicalización identitaria funciona, en particular cuando se trata de describir como criminales reincidentes a los demandantes de asilo musulmanes que llegaron bajo el mandato de Merkel.

"Expresamos los miedos de la gente", explica el exabogado. "No queremos que el país cambie en tal medida que no podamos volver atrás".A pesar de que el desempleo es históricamente bajo (5,4% en octubre), la AfD vigila atentamente la situación social.

La semana pasada, Siemens anunció la supresión de casi 7.000 empleos en el mundo, entre ellos 920 en Sajonia (este), bastión del AfD. "Esto probablemente nos ayudará", predice Gauland, admitiendo de buen grado que su partido atrae sobre todo a votantes descontentos.

"La gente no vota por la AfD debido a las personas sino para protestar contra lo que pasa", afirma, barriendo de un manotazo la importancia de las guerras entre líderes en el seno del partido.

Alemania y Austria

No le preocupan tampoco los intentos de los liberales del FDP, tras haber roto las negociaciones de coalición con los conservadores y los Verdes, de arrebatar votos al AfD.

"Hay esa vieja rivalidad entre el original y la copia", dice con una sonrisa.

Para Gauland el éxito de la AfD es el resultado de especificidades muy alemanas y por lo tanto rechaza una alianza con movimientos similares.

"Nos dicen 'el brexit y (el presidente estadounidense Donald) Trump les dan un gran impulso', pero yo no veo las cosas así", asegura.

"Siempre he sido escéptico sobre los pactos (...) entre partidos supuestamente similares" como el Frente Nacional francés. Pero con una excepción de raíces germánicas, reconoce, los austriacos del FPÖ que tienen lazos "culturales" con los alemanes de la AfD.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...