Fútbol > TÉCNICO DE FÉNIX

La version de JR en estado puro

En la voz de sus jugadores, Referí se metió en las venas del equipo de Carrasco. ¿Qué entrenan? ¿Qué tienen prohibido? La personalidad de un DT que dirigió sin remera

Tiempo de lectura: -'

24 de febrero de 2019 a las 05:00

Juan Ramón aparece en escena. Remera blanca, short y chancletas. Los jugadores se reúnen a su alrededor. El sol raja la tierra en el Parque Capurro. La charla es seguida con atención. No vuela una mosca. Nadie se atreve a preguntar nada. Minutos después los jugadores de Fénix se encaminan a la cancha a jugar el amistoso de los miércoles. Ese donde JR dice que juega su verdadero equipo.

Curiosamente, Carrasco no se dirige al banco de suplentes. No. Se queda sentado en los bancos que están delante del vestuario local. Ahí, cerquita del banderín del córner.

Y de pronto sorprende. Juan Ramón se saca la remera, abre los brazos y se sienta al rayo del sol. Ahí permaneció todo el entrenamiento. No se levantó jamás para dar una indicación. Cuando necesitó ordenar un cambio llamó a su colaborador Omar Garate. Su voz se escuchó permanentemente pidiendo velocidad, dinámica, el vértigo que le gusta a JR que tengan sus equipos.
En la cancha, ese miércoles ante el equipo de jugadores libres de la Mutual, no se vio algo distinto a lo habitual. Los gestos de Carrasco fueron elocuentes. El equipo no le causó el agrado de otros miércoles. Fue empate 1-1 en la calurosa mañana de Capurro donde se consumieron no menos de tres fundas de agua.

Referí se metió en las entrañas del Fénix de Juan Ramón. Un viaje para conocer los tesoros de un equipo confeccionado para deleitar a los aficionados. Una idea en beneficio del espectáculo.
Lo primero que hay que tener claro en un equipo de Carrasco es que no juegan los nombres sino los jugadores que se adaptan al sistema. Todo se desarrolla en procura de una forma de jugar. Cada individualidad aporta al colectivo.

Jugadas para cada puesto

A lo largo de todos estos años, Carrasco reveló que su cuerpo técnico tiene alrededor de 60 jugadas ofensivas que se entrenan buscando la perfección.

Lo curioso del caso es que, si bien las acciones son colectivas, cada futbolista, de acuerdo a la zona que ocupe en el campo de juego, tiene sus jugadas.

Alex Silva desembarcó en Capurro proveniente de un Rampla que peleaba con uñas y dientes por el descenso. Allá en el Olímpico no se andaban con vueltas. Había que embocarla como fuera.

El primer día que llegó a la práctica de Fénix lo agarró JR. “Quedate acá a mirar”, le dijo el entrenador. Silva se sentó en el banco y el equipo comenzó con un trabajo táctico. Una extraña sensación le invadió el cuerpo. Los laberintos para llegar al gol eran infinitos.

“Me acuerdo que cuando llegué me hizo ver un táctico de afuera y me resultaba complicado adaptarme a todo, pero después los compañeros me fueron explicando que era fácil agarrarle la mano”, contó  el delantero a Referí.

Peor la tuvo Maxi Cantera que llegó y se encontró con un cuadro armado a lo Juan Ramón.

“Claro, yo vine estando él y me tuve que aplicar a todas las cosas que tiene. Me costó muchísimo”, rememoró en charla con Referí.

El volante admite que, una vez que se le agarra la mano al sistema, el juego se disfruta. “Es real que si la jugada viene bien, sale. Por más que me digas que el rival ya las tiene, ya las sabe, la jugada sale porque lo hemos hecho. Contra Juventud (primera fecha Clausura 2019) pasó. Y vos le preguntás a los defensas qué es lo que hace el puntero y lo saben todos los cuadros pero no lo agarran. Va en la dinámica y la velocidad”, señaló.

Leonardo Fernández, desde su juventud, no duda en revelar a Referí: “La cantidad de cosas que estoy aprendiendo”.

El delantero acotó: “En un principio cuesta un poco porque uno no está acostumbrado. El sistema de Juan es muy peculiar. Es bravo porque tenés muchas jugadas y Juan trata de que las hagas entonces estás en una especie de compromiso,más sabiendo de que dan su resultado”.

Carrasco reveló la pasada semana a Referí que, en el peor momento de su equipo, cuando los resultados no llegaban y el riesgo del descenso era inminente, decidió cambiar.

Fénix jugaba en ese entonces  4-3-3. Ofensivo, como siempre, porque de los tres del medio solo uno era de marca-marca. Los otros están diseñados para atacar.

Entonces, cuando todos esperaban que el DT metiera mano en el esquema para ser un poco más conservador, redobló la apuesta. Fénix apareció nada más ni nada menos que en Jardines del Hipódromo con un 3-3-1-3. Ese modelo se conserva hasta el día de hoy.

¿Qué son las famosas jugadas?

El común denominador de los aficionados no asiste a los entrenamientos que conduce Carrasco. Poco se sabe de que el propio JR lleva adelante la práctica siendo participe y protagonista directo. Lleva la pelota, indica cuándo y cómo meter el pase, está activo en la posición donde corresponda. Conserva intacta su pegada.

Otro detalle es que su ayudante de campo generalmente anda con una planilla o en su defecto hojas donde están anotadas las acciones ofensivas.

Y también hay un detalle desconocido. Cada jugador, de acuerdo al puesto, tiene sus propias jugadas. Siempre ofensivas. Diseñadas pura y exclusivamente para dañar al rival.

¡Hasta los defensas tienen jugadas! “Sí, los defensas también, tenemos menos, pero tenemos jugadas. En realidad tenemos tres. Y después cada jugador va teniendo más según la posición en el campo. Los del medio son los que más jugadas tienen, más que los delanteros. Los delanteros en realidad participan en todas. Las tres que tengo yo son para llegar”, reveló el defensa Juan Álvez a Referí.

“Yo que soy el 8, tengo ocho o nueve jugadas mías para hacer”, dice Maxi Cantera. Y acota: “Es verdad que en todos los partidos no te da para hacerlas porque vos tenés al rival, te marcan, pero si sacás la cuenta de los zagueros, los volantes y los delanteros, capaz que hay 40 jugadas”.

El volante agregó: “Cada uno tiene su jugada para el puesto que ocupa. Eso se aplica al conjunto. No quiere decir eso que no te salgas del libreto como el otro día que llovió un centro y ganamos con un gol de cabeza”.
El gol del amistoso del miércoles con la Mutual fue el fiel reflejo de lo entrenado. Típica jugada del pizarrón de JR. Cantera lanzó a Maxi Pérez que fue al fondo y, en lugar de rematar al arco, tocó la pelota al medio para la llegada de Acuña que la empujó. “Ah, el pase al medio no puede faltar”, dice entre risas Fernández.

¿Y los defensas?

Está claro que el sistema de JR está diseñado para tener más llegadas que el rival. Hoy se llama juego de propuesta.

Entonces surge la interrogante sobre qué sucede con los defensas. Habitualmente el técnico se para de mitad de cancha para adelante.

Álvez, miembro de la defensa con línea de tres, reveló: “Le gusta hacer indicaciones cuando trabajamos en el fútbol. ¿Qué pide? Más que nada que estés activo, acompañando la jugada. Un equipo compacto para atacar y defender”.

Consultado por los riesgos que se toman al ser un equipo con vocación ofensiva, Álvez indicó: “Se toman porque jugamos con un sistema (3-3-1-3). Atacamos mucho pero después tienen que volver los volantes y donde no vuelva alguno se nota la diferencia”.

Desde la mitad de la cancha Cantera aportó su visión: “Tengo que meterme en el lateral porque al jugar con línea de tres y volantes por afuera, yo que soy el 8 debo colaborar defensivamente. De pronto el equipo queda volcado para un lado y en eso hay que ponerse de lateral. Se toman riesgos pero hay un gran porcentaje de llegadas”.

Convencimiento

Para llevar adelante la idea debe existir pleno convencimiento de parte de los jugadores que son los encargados de llevar adelante lo que pregona el conductor.

Cantera dijo al respecto: “Al principio todo te resulta complicado porque hay que ser realista, uno viene con otros técnicos con los que se entrena otras cosas. Con Rosario (Martínez) se trabajaba lo defensivo y no quiere decir que no se atacaba porque clasificamos a una copa, simplemente que con Juan lo que más se trabaja es de mitad de cancha para adelante. Con Juventud tuvimos 14 chances de gol, eso es claro”.

El volante agregó: “Plantea un sistema de juego diferente al de todos. Tiene una personalidad que no es común en otro entrenador y nosotros tenemos que aplicarnos a lo que nos pide”.
Leo Fernández acotó: “Hay un convencimiento, eso es lo que pide Juan, que estemos convencidos de lo que hacemos porque sale, por más que lo sepan los rivales, sale”.

Prohibido

El estilo de conducción de JR tiene determinadas restricciones. El técnico no tolera las faltas innecesarias. Mucho menos las protestas al árbitro. Es capaz de sacar a un jugador a los 20 minutos.

Fernández comentó: “¿Prohibido? El no llegar. Tenés que llegar en todas, como sea, no hay chance de no llegar. Y el pase al medio tiene que estar siempre”.

Las prohibiciones cambian de acuerdo a la posición en el campo. “¿Qué tiene prohibido el 9? Errar goles hechos. Esos goles que son cantados, si los errás, ahí tenés reto seguro”, dijo Alex Silva. Cantera tiene otras prohibiciones. “Me pidió que el 8 no baje mucho, sí para marcar, a robar la pelota al rival. El 8 tiene que marcar pero tiene que llegar a definir partidos porque muchas jugadas son para él”.

Aquellos que fueron dirigidos por Carrasco no dudan en señalar que el técnico tiene cosas diferentes a las del resto. Los jugadores de Fénix coinciden con el pensamiento. Juan es distinto.  

La anécdota de Alex Silva

Alex Silva contó lo que le sucedió con JR el año pasado, cuando como tantos antes le tocó salir antes del entretiempo. “Lo más raro que me pasó con Juan fue en el partido con Nacional, cuando me sacó a los 30 minutos del primer tiempo en el Estadio. Lo tomé de quien venía. Nunca me dijo nada, ni el por qué, ni nada. El que sabe cómo es Juan sabe que le pude pasar, me tocó en carne propia y fue feo en ese momento”.
Luego de salir, Silva se metió en la ducha y buscaba en su memoria las razones del cambio. “No había pasado nada. Nunca me dijo nada, son decisiones que toma en el momento. Yo después pensando dije a lo mejor no me apliqué a tal jugada. Juan es así, y más con los jugadores grandes que saben que si cometiste un error lo cometiste”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...