Economía y Empresas > Bomsztein Partners

La volatilidad: ¿es buena o mala?

La cuestión no es el “depende” sino el “depende de que”

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2018 a las 12:51

Por Michel Bomsztein, MBA.

Correo: mb@bomszteinpartners.com

Twitter: @mbomsztein

Recuerdo hace años, cursando mi Maestría, un profesor pregunta: La volatilidad en los mercados financieros ¿es buena o mala?. La primera respuesta fue: Mala. A lo cual el profesor repreguntó: ¿Estás seguro? Y otro responde tímidamente: mmm…¿Buena?, y otro responde: Depende.

Ahí mismo el profesor dispara: “Depende”!, “Depende”!!!, todo puede ser respondido con un “Depende”. ¿El sol es bueno o malo?, ¿la lluvia es buena o mala? ¿mi suegra es buena o mala? Depende. Y todos estallamos en carcajadas.

La cuestión no es el “depende” sino el “depende de que”.  Y como impacta en su cartera es el objetivo de esta nota que comparto a continuación.

Siempre tendemos a pensar que cuanto mas volátil es una cartera peor para el inversor. Y es aquí mi estimado lector, donde yo introduzco el “Depende” y que mas adelante podrá entender por qué.

Comencemos con definir Volatilidad en términos sencillos: Podemos decir que es una medida de la variación de los rendimientos de nuestra cartera comparada con los rendimientos históricos. Por lo tanto, es comúnmente utilizada como una medida de riesgo. Puede haber carteras con rendimientos muy similares, pero con distinta volatilidad. Es que no todos los dólares se ganan igual. Puede ser una cartera del estilo montaña rusa, o puede ser una línea, y sin embargo a fin de año terminen ambas rindiendo lo mismo.

A nivel mundial, estamos transitando una fase de normalización de la política monetaria de Estados Unidos que necesariamente impacta en los mercados financieros mundiales, en un primer momento aumentando sensiblemente la volatilidad. Poniéndolo en números, vemos que en lo que va del presente año hasta el 30 de octubre, la volatilidad medida por el Índice VIX (una de las tantas forma de medirla) aumentó un 129% lo que equivale a 174% en términos anualizados. Si lo miramos en valores absolutos, nos encontramos en niveles de 25.15 valor no visto desde Setiembre de 2015. Esta situación nos muestra claramente que algo está sucediendo.

Mirar lo que importa

Lo que importa es determinar el impacto en su cartera (como dijo un alumno de esa clase del Master).

Es que, en los detalles, al igual que en todos los ordenes de la vida, encontramos el quid de la cuestión.

¿Existe volatilidad buena y mala entonces?. Efectivamente, así es.

Afortunadamente en Finanzas tenemos algunos indicadores que nos permiten medirla y lo que es mas importante, podemos comparar unas carteras con otras (por ejemplo, con fondos de inversión). Así entonces, existen los llamados ratios de Sharpe y de Sortino. El ratio de Sharpe muestra el exceso de retorno por unidad de riesgo (considerando al riesgo como volatilidad). A mayor ratio de Sharpe mejor, dado que tenemos mayor retorno para una misma unidad de riesgo. El problema del señor Sharpe es que no diferencia volatilidad buena de la mala. Esta es una desventaja que soluciona el ratio de Sortino que por cierto encontrará bien interesante.

Pongamos un ejemplo:

Puede haber inversiones que producen perdidas bastante frecuentes en pequeñas magnitudes, y sin embargo esporádicamente producen fuertes ganancias que al final hacen que la volatilidad total sea muy alta. En consecuencia, a priori podríamos pensar que es una mala inversión por la alta volatilidad. Sin embargo, bajando un escalón encontramos que esa alta volatilidad es esencialmente "volatilidad buena", y estaríamos asumiendo un error de apreciación. Utilizar Sharpe en esta cartera o fondo de inversión no seria adecuado.

En sentido opuesto, si la inversión genera rendimientos positivos frecuentes de baja magnitud, y esporádicamente genera grandes pérdidas, en ese caso si importa saber si la volatilidad es alta; porque ahí sí, sería “volatilidad mala” y nos estaría mostrando un riesgo alto.

A esta altura seguramente usted piensa que lo metí en un lío. Le pido un minuto mas de confianza y verá que no.

Entre una diversidad de indicadores, todos los fondos de inversión deberían exponer a sus clientes los ratios de Sharpe y de Sortino (además de una infinidad de otros).

Es normal cuestionarse ¿Cuál es mejor para invertir el fondo el A o el B?. No solamente es un tema de rendimientos en el tiempo. Es cuestión de rendimiento ajustado por riesgo.

Mirando mi cartera. Qué hacer

Su cartera de inversiones puede asimilarse perfectamente a un fondo de inversión privado, por lo cual también puede calcularse los ratios de Sharpe y Sortino. Es altamente recomendable que se lo solicite a su asesor financiero.

En un contexto en que la volatilidad llegó para quedarse, es importante tener alguna medida de como puede impactar (que de hecho ya lo está haciendo) en su cartera y tomar las medidas de precaución que se ajusten a su perfil de riesgo.

Hay un axioma que siempre se cumple: rentabilidad y riesgo van de la mano. La clave está en conocerlo y acotarlo, no en eliminarlo.

 

REPORTAR ERROR

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...