Espectáculos y Cultura > STREAMING

Las diez series más influyentes de la década

La nueva era dorada de las series de televisión y el boom del streaming dejaron creaciones memorables. Estas son diez de ellas, en una lista incompleta pero diversa, que deja afuera algunas que empezaron en la década pasada, como Breaking Bad o Mad Men

Tiempo de lectura: -'

28 de diciembre de 2019 a las 05:01

Era algo completamente distinto. ¿Todos los episodios de una panzada, en lugar de tener que esperar una semana para saber como seguía? ¿Un sitio que alquilaba películas por correo haciendo su propia serie, con Kevin Spacey como protagonista y David Fincher como director? Parecía algo futurista. Y House of Cards fue rupturista, al punto que la plataforma encargó su producción porque los datos indicaban que sus espectadores iban a ver esa saga política. La primera serie original de Netflix, estrenada en 2011, fue aplaudida por su calidad pero fue más importante por ser el primer hit de la era del streaming. Después de seis temporadas terminó en debacle, con la caída en desgracia de Spacey, luego de que emergieran denuncias de abuso y acoso sexual, pero la serie fue la encargada de anunciar la emergencia de Netflix como un jugador poderoso en el mundo del streaming y las producciones audiovisuales. 

House of Cards
Game of Thrones

Fue el mayor fenómeno de la cultura pop de la década. Ya desde su estreno en 2011 llamó la atención, pero a lo largo de sus primeras temporadas fue ampliando su base de seguidores con su mezcla de violencia, sexo, personajes memorables y todo un mundo de fantasía que se extendía cada domingo ante los ojos del televidente. Fue de las series más vistas, la más pirateada y de las más comentadas mientras duró, y alcanzó un nivel de fanatismo pocas veces visto. Fue tan influyente que ahora todos buscan tener “su propio Game of Thrones”, mientras que HBO ha anunciado más series ambientadas en Westeros para seguir lucrando con la gallina de los huevos de oro. Tiene la peculiaridad de estar basada en una saga literaria aún inconclusa, a la que sobrepasó; su final fue polémico, tras dos temporadas finales irregulares, pero su marca es indeleble. Volver a tener otro fenómeno en el que se siente que todo el planeta mira lo mismo será difícil.

The Walking Dead

Presencia estable entre las listas de series más pirateadas y vistas de cada año desde su estreno en 2010, es señalada como una de las series televisivas más vistas de todos los tiempos. Basada en un cómic de Robert Kirkman, la historia de un puñado de sobrevivientes a una invasión de zombis le dio un giro a su temática mostrando que los muertos vivos no son los verdaderos villanos, sino los humanos que aprovechan la catástrofe para volver a su estado más salvaje, brutal o malvado. Tuvo su pico de masividad hacia la mitad de la década, pero en los últimos años ha decaído en su influencia y ratings, aunque sigue al firme con su décima parte estrenada este 2019, ya sin su protagonista principal, Rick Grimes (Andrew Lincoln). De todos modos, fue uno de los grandes fenómenos pop de los últimos años, le devolvió la popularidad a los zombis, y ha mantenido en vilo a sus seguidores con sus giros y muertes repentinas. 

Stranger Things

Si hay algo que ha caracterizado a esta década es la creciente obsesión por la nostalgia, en particular la de los adultos actuales que miran con cariño la cultura popular de las décadas de su infancia, los 80 y los 90. Netflix, que para 2016 ya estaba convertida en una de las empresas de entretenimiento más poderosas, notó que había un interés de parte de su público, y le compró a los hermanos Duffer la idea de su serie, influenciada por las obras de Stephen King y John Carpenter (entre otros). Porque la nostalgia es uno de los pilares de Stranger Things, que encontró la alquimia justa entre actuaciones, guión y homenaje para llegarle no solo a los adultos nostálgicos, sino también a generaciones más jóvenes que no vivieron los 80. Con tres temporadas a sus espaldas y una cuarta en camino, canalizó las tendencias nostálgicas de los últimos años, sumó a figuras como Eleven o el Demogorgon al imaginario pop y es de lo más visto de Netflix.

Rick & Morty

Desde que Los Simpson se convirtieron en un hito de la cultura occidental, se sabe que los dibujos animados no son necesariamente para niños. Y esta fue una década en la que apareció una nueva camada de producciones animadas, más oscuras y cargadas de humor negro, en comparación con el estilo más adolescente de las creaciones de la era MTV, como Beavis & Butthead o South Park. Hay varias posibles elecciones en este rubro, como BoJack Horseman o Archer, pero las aventuras de esta pareja de abuelo y nieto han sido de las más sorprendentes, gracias a unos delirantes giros narrativos, una galería maravillosa de personajes secundarios, y un espíritu anárquico e irreverente que la hace diferente a todo lo demás que pueda encontrarse en pantalla desde hace un tiempo. Su cuarta temporada acaba de llegar a las pantallas tras una larga pausa, y hay promesa de seguirla durante un buen tiempo. Y esas son grandes noticias.  

La casa de papel

Además de dejar pegado en el subconsiente de millones de personas el viejo himno partisano Bella Ciao, esta serie española es no solo uno de los grandes fenómenos populares más grandes de los últimos años, sino que también demuestra que Hollywood ya no tiene el monopolio y que de cualquier parte del mundo puede venir una serie increíble. La casa de papel no es tan increíble. De hecho, es bastante predecible y cargada de unos cuantos clichés, pero con una premisa eficaz y un buen manejo de la tensión, ha logrado ser maratoneada por una audiencia internacional que hasta hace algunos años era impensada para un producto español. Sus asaltantes de trajes rojos y máscaras de Salvador Dalí fueron un traje de Halloween y Carnaval en distintos puntos del planeta, y Netflix capitalizó con ella su expansión internacional, haciéndose cargo de su producción y llevándola ante todo el mundo. 

The Handmaid’s Tale

La escritora canadiense Margaret Atwood publicó en 1985 una novela distópica que presentaba a Estados Unidos dominado por un grupo ultraconservador que utiliza su propia interpretación del cristianismo para conducir al país, lo que implica someter a las mujeres y forzarlas a servir solamente como esposas y en el caso de aquellas que son fértiles, como productoras de niños. Atwood no imaginaba que a treinta años de su publicación, su obra volvería a cobrar relevancia y ganar popularidad, en tiempos donde las luchas feministas han ganado preponderancia. Esta adaptación, que comenzó a emitirse en 2017, puso en la pantalla y a través de la ficción algunas de esas discusiones, a la vez que actualizó su premisa al presente, donde sigue siendo tan inquietantemente posible como en los 80. Y convirtió los vestidos rojos y capelinas blancas de sus protagonistas en una visión frecuente en protestas y marchas en distintos puntos del mundo.

American Crime Story

Ryan Murphy se convirtió en un nombre propio en el mundo de la televisión cuando se estrenó Glee. A partir de esa serie, se dedicó a crear un universo de serie tituladas American (algo) Story, que lo convirtieron en un maestro del formato antología. Es decir, aunque la serie retenga su título, temporada a temporada cuenta una historia distinta, sin conexión con las anteriores. American Crime Story ha sido de las más solidas, con sus dos temporadas estrenadas hasta ahora. La primera, enfocada en el juicio al exfutbolista y actor OJ Simpson y la segunda en el asesinato del diseñador de modas Gianni Versace. La tercera se estrenará en 2020 y versará sobre el juicio político a Bill Clinton propiciado por el escándalo Lewinsky. Más allá del tema, esta colección de series han revitalizado el formato antológico y demostrado que las “cápsulas” de un puñado de episodios pueden funcionar a la perfección.

Black Mirror

La tecnología nos ha simplificado unas cuantas cosas de la vida cotidiana, pero también nos asusta por su vertiginoso avance, y por el potencial peligro que entrañan algunos de sus usos. Con todo eso juega esta serie, que empezó su camino en Gran Bretaña y que terminó en manos de Netflix a partir de su tercera temporada. Compuesta por episodios unitarios, cada entrega de la serie se enfoca en el duelo entre sus protagonistas y algún dispositivo, tecnología o aparato, aunque en otras oportunidades han sido historias sobre los riesgos de avances reales, como internet o los smartphones. Aunque en su calidad ha sido irregular, esta creación de Charlie Brooker ha dejado entregas memorables a lo largo de su historia, y algunos de sus episodios han pasado a ser referencias tanto culturales como sociales en cuanto al vínculo con la tecnología que tenemos hoy por hoy, tan simbiótico como enfermizo. 

Veep

Quizás no ha sido tan vista a nivel local como otras de las series de esta lista, pero ha sido una de las más galardonadas de la década (tres Emmys a mejor serie de comedia), así como una de las más aclamadas, tanto por su tono satírico y extremadamente paródico de la política estadounidnse, como por el trabajo de su protagonista, la actriz Julia Louis-Dreyfus, que ganó seis Emmys consecutivos como Mejor actriz de comedia. En una década cargada de excelentes comedias televisivas, como Barry o Fleabag, Veep logró una permanencia y una estabilidad poco habitual en un género muy difícil de hacer con constancia. Tan absurda como genial, Veep se retiró este año después de siete temporadas, y de haber atravesado una década burlándose de la política estadounidense que coincidó con algunos de los periódos más turbulentos y polémicos de la historia presidencial de ese país. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...