Cargando...
Técnicos del INIA recomiendan tomar recaudos en cuanto a la alimentación y el movimiento de los animales.

Agro > CONSEJOS DE INIA

Las recomendaciones de los expertos para el manejo del ganado ante la ola de calor

Los técnicos del INIA recomiendan prestar atención al manejo de los ganados, a la situación de las pasturas y de las aguadas ante los pronósticos de elevadas temperaturas con una seca instalada 

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2022 a las 05:04

Ante un nuevo anuncio de ola de calor para esta semana y la seca que está instalada en varios campos del país, integrantes del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) recomendaron tener en cuenta varios aspectos para cuidar la producción y el bienestar animal. Entre ellos asegurarse que los ganados cuenten con sombra y agua, cambiar el horario de pastoreo, hacer una evaluación de las pasturas y controlar las condiciones de manejo para que los ganados no sufran por estrés calórico. El Ministerio de Ganadería declaró la pasada semana 5,1 millones de hectáreas bajo emergencia agropecuaria. 

El Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) anunció que entre este martes 11 y el viernes 14 de enero el litoral oeste y centro sur se verán alcanzado por una de calor. El pronóstico extendido prevé máximas de 38° a 40° entre el miércoles 12 y el jueves 13, además de mínimas de 18° y ninguna probabilidad de lluvia.

Qué hacer con las pasturas

Martín Jaurena, técnico del INIA comentó a El Observador que en días de ola de calor es fundamental que los ganaderos realicen un diagnóstico de cantidad, calidad y expectativas de crecimiento de las pasturas.

Según dijo, es importante evaluar cuánto forraje está seco. Si no hay entre 20% y 30% de hojas verdes en las pasturas es probable que el forraje tenga menos del 6% de proteína, lo que es una limitante para el rumen, principalmente para la recría, explicó. Una vaca de cría tolera el pasto con 6% de proteína, pero los animales de recría “no lo pueden metabolizar, porque no tiene nitrógeno, se paraliza la actividad rumial y no hay digestión”, detalló. Es por esto que desde el INIA se recomienda prestar atención a cómo evoluciona el contenido de agua en el suelo.

Sobre el manejo del alimento, recomendó poner en los potreros con mayor calidad forrajera a los animales de recría, o poner a las vacas que tengan más posibilidades de preñarse en donde haya una mayor disponibilidad de pasto.

Agua: el principal alimento

Es importante que los ganados cuenten con sombra y agua, esto puede ayudar a disminuir el estrés calórico, explicó Alejandro La Manna, investigador del INIA.

El experto sugirió realizar pastoreos nocturnos para evitar los movimientos del ganado entre la hora 10 y las 17. Y dijo que se debe "ser justos con la proteína, que es lo que da mayor incremento calórico".

"El principal alimento es el agua", sostuvo y mencionó que las vacas de producción lechera pueden tomar entre 120 y 130 litros de agua diarios con altas temperaturas. Es recomendado que los bebederos cuenten con sombra o que sean no demasiado grandes y de llenado rápido, para que el agua se mantenga fresca.

Sombra y aspersión 

Según dijo La Manna, es importante contar con sombra con una altura de por lo menos 3,7 en la parte más baja —para no complicar el paso de los tractores— y con un espacio de 4,5 metro cuadrado por animal. Esta debe instalarse en un lugar alto, alejada de cortinas de árboles, para que exista una correcta ventilación. En los corrales de espera, según mediciones del INIA, sin sombra el hormigón puede alcanzar una temperatura de hasta 52°, mientras que con sombra, es de 28°.

Las temperaturas son altas, no solo en el día sino también durante la noche, por lo que los animales no pueden eliminar calor, por eso están incómodos y comen menos, lo que en gran parte explica la reducción en la producción de leche, indicó La Manna. 

Para ayudar a refrescar a los animales se recomienda la aspersión, es decir, mojar el cuerpo del animal. Para los animales de producción lechera es importante cuidar que el agua moje el cuero pero que no corra hasta la ubre, ya que se puede generar barro y eso luego dejar residuos en la leche, enfatizó La Manna. Se recomienda realizar esta técnica entre las 2 y las 3 de la madrugada en los corrales de espera.

Si en el establecimiento se cuenta con ventiladores, es bueno mojar a los animales, luego prender los ventiladores y volver a realizar la aspersión luego de 15 minutos, indicó.

Más sombra, más leche

La Manna compartió con El Observador los resultados de una investigación que demostró cómo el estrés térmico produce pérdidas en leche, ganancias, salud y bienestar de las vacas.

El estudio reveló que la sombra mejora la producción de leche.

En vacas de alta producción, el acceso a la sombra provocó aumentos de aproximadamente 5 litros por día. En vacas de lactancia avanzada (con más de 200 días posparto), las mejoras fueron de 2 litros por día. En vacas primíparas (de primer parto) en lactancia temprana, el acceso a la sombra provocó aumentos de 1,5 litros por día. En el caso de las vacas secas, aquellas que tuvieron acceso a sombra durante el período seco la mejora fue de 3,3 kg/día de leche corregida por sólidos para los primeros 60 días posparto, y 0,5 kg/día para toda la lactancia.

En el caso de las vacas en lactancia avanzada, con más de 200 días de paridas y producciones cercanas a los 20 litros la sombra no aumentó la producción, aunque disminuyó la pérdida de reservas corporales y mejoró el estatus inmunitario.

Cuándo es bueno regar

Por otro lado, para el sector agrícola y hortifrutícola, se recomienda tomar recaudos con el riego y los sistemas de agua

Claudio García, investigador del INIA, indicó que si bien en los sistemas de riego grandes es imposible cambiar el tiempo de trabajo, porque están diseñados para regar entre 20 a 22 horas diarias, los productores deben tener en cuenta que regar con altas temperaturas implica que habrá una eficiencia menor del agua.

En el caso de los sistemas chicos, como en el caso de las granjas, se recomienda que el riego comience en la mañana bien temprano o al atardecer, aunque al final de la tarde hay más riesgo de que el agua se disperse por el viento que suele aparecer a partir de las 16 o 17 horas.

A los productores que no cuentan con riego, el investigador les recomendó informarse sobre planes del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca para acceder a financiamiento para realizar aguadas o limpiar abrevaderos. “Situaciones como esta (de déficit hídrico) se pueden prevenir sabiendo que viene seca”, dijo.

Por último, sostuvo que es importante aprovechar estos momentos de sequía para limpiar y acondicionar los tajamares, para tener unas buenas reservas de agua a futuro, ya que con las altas temperaturas los problemas de afloramiento se dan más.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...