20 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,75
5 de noviembre 2022 - 5:04hs

En las últimas tres décadas, las alertas científicas sobre la cantidad de gases de efecto invernadero no han sido tenidas en cuenta. El domingo comienza la reunión de la Cumbre Climática en Egipto (COP 27) que durante 12 días abordará la gravedad del cambio climático en plena crisis energética provocada por la guerra de Ucrania.

Las emisiones de carbono impactan sobre un mundo que no cumple con los compromisos asumidos por la COP 26 llevada a cabo en Escocia (Glasgow) para mantener el aumento de las temperaturas por debajo de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales en el planeta.

Las consecuencias del calentamiento ya son irreversibles, pero si no se hace algo, las consecuencias serán peores. Las sequías, los tornados, el aumento de las aguas marinas y también la pérdida de glaciares, las grandes masas de hielo y nieve que se acumulan en las zonas montañosas y las regiones polares.

Más noticias

Un estudio reciente de la Unesco evaluó el impacto del calentamiento en los 50 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad en los que hay glaciares. La conclusión es que en 17 de estas áreas, a mediados de este siglo XXI, ya no habrá glaciares, incluso independientemente del nivel de calentamiento que se alcance.

Hay 460 glaciares que el calentamiento global barrerá de la faz de la Tierra. Se trata de los últimos glaciares de África ubicados en las montañas Kilimanjaro, Kenia y Rwenzori-Virunga, así como otros de Europa y Norteamérica. En estos continentes el informe de la Unesco menciona los Dolomitas en Italia, los de los Pirineos en Francia y España, así como los parques nacionales estadounidenses de Yellowstone y Yosemite.

Eso sucederá con el nivel de calentamiento actual, que ronda los 1,1 °C respecto a la época preindustrial. Aunque la tendencia de reducción de los hielos es negativa, los otros 33 glaciares que son Patrimonio de la Humanidad “podrían salvarse si las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen drásticamente para limitar el calentamiento global a los 1,5 °C”, dice el informe de la Unesco basándose en el objetivo del Acuerdo de París de 2015.

El petróleo, el gas y el carbón son los grandes adversarios de la disminución del calentamiento. Y la guerra en Ucrania es la peor noticia porque la transición energética queda entre paréntesis.

Hay “más de 200.000 glaciares en el mundo, de los que alrededor de 18.600 están ubicados en sitios de Patrimonio Mundial”, dice al diario El País Tales Carvalho Resende, uno de los autores del informe de la Unesco. “Los glaciares del Patrimonio Mundial abarcan una superficie de unos 66.000 kilómetros cuadrados, lo que representa casi el 10% de la superficie glaciarizada de la Tierra”, añade Carvalho.

La Unesco identificó 1.154 lugares Patrimonio de la Humanidad y el estudio se centra en esos 50 de ellos, entre los que están en el Everest (los más altos) así como los más extensos, en Alaska, y los últimos de África.

A través de imágenes satelitales, los expertos de la Unesco pueden predecir la evolución de estos glaciares durante el siglo XXI: “Todos están retrocediendo”.

“Todos los sitios glaciares del Patrimonio Mundial tuvieron un balance de masa negativo de 2000 a 2020, lo que significa que perdieron más hielo del que ganaron”, consigna el informe que estará en las mesas de debate y estudio en la COP 27 desde este próximo domingo 6 de noviembre.

En estas últimas dos décadas se perdieron unos 58.000 millones de toneladas de hielo cada año. “Suponiendo que toda el agua de deshielo finalmente llegó al océano, la pérdida de hielo en los sitios del Patrimonio Mundial causó alrededor del 4,5% del aumento global observado del nivel del mar de 2000 a 2020, unos 3,22 milímetros”, dice el informe de la Unesco.

Los que más hielo pierden están en América del Norte, en Groenlandia y en Islandia. “Las tasas de pérdida de masa más rápidas” se localizan en las “áreas glaciares más pequeñas”, aquellos que tienen una superficie inferior a los 10 kilómetros cuadrados y que resultan más afectados por el calentamiento global. Esos glaciares se perderán a mediados de siglo independientemente del nivel de calentamiento que se alcance.

Los glaciares de más tamaño dependerán de cómo evolucione la emisión de gases de efecto invernadero generados por las industrias contaminantes y los combustibles fósiles.

Con un incremento de la temperatura de alrededor de 4 °C a fin del siglo, los glaciares de otros 10 lugares Patrimonio de la Humanidad —que tienen una superficie de entre 10 y 100 kilómetros cuadrados— “podrían desaparecer casi por completo para 2100″.

Pero si las emisiones se reducen drásticamente para limitar el calentamiento global a 1,5 grados, se podría reducir la pérdida de hielo y los glaciares de los 33 sitios analizados “podrían salvarse”.

La directora general de la Unesco, la politóloga francesa Audrey Azoulay, dice: “Este informe es una llamada a la acción. Solo una rápida reducción de las actuales emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, puede dar esperanzas de salvar los glaciares y la excepcional biodiversidad que depende de ellos”.

 

Temas:

cambio climático Pirineos-Monte Perdido

Seguí leyendo

Te Puede Interesar