Fútbol > EL LOCO FESTEJA 43 AÑOS

Los cumpleaños de Abreu: de la bicicleta y la copa de los 40, al día que Tabárez lo dejó afuera

El delantero recordó a Referí las historias de sus aniversarios y celebra su vigencia como el futbolista más longevo en el profesionalismo uruguayo

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2019 a las 05:03

El teléfono sonará como nunca, los mensajes se multiplicarán como cada 17 de octubre. Sus redes sociales se llenarán de saludos, y en dos semanas terminará de responder el último mensaje agradeciendo personalmente a cada uno de los que se acordaron de él.

La vida de Sebastián Abreu, mediática, llena de estadísticas y de récords, tiene esas particularidades cada octubre del año, que en este 2019 irá acompañada por un detalle especial: festeja sus 43 años como el jugador más longevo en actividad en el torneo local y por cuarta vez, desde que hace 23 años (en 1996) inició su recorrida por el mundo, lo celebrará en Montevideo. Las otras 19 lo encontró fuera del país y en culturas diferentes.

En esta ocasión, el destino que suele ponerlo en lugares especiales que marcaron su carrera, lo esquivó. De acuerdo a la fijación del calendario de la AUF, este jueves debían jugar Peñarol-Boston River en el Campeón del Siglo por la séptima fecha del Clausura. Sin embargo, la suspensión del fin de semana por lluvia trastocó todos los planes. Finalmente, este miércoles se jugó la sexta fecha, Abreu estuvo en el empate 1-1 entre Boston River y Progreso en el Campeones Olímpicos de Florida, ingresó a los 72 minutos, jugó su partido número 823 en el fútbol profesional, en el que lleva 430 goles, según su estadística.

El destino no quiso que, como en 1997 con San Lorenzo, en 2007 con la selección y en 2010 con Botafogo pudiera celebrar su aniversario jugando al fútbol, festejara los 43 en el Campeón del Siglo.

En 1997: el día que le cantaron en la cancha

Abreu festejó tres veces su cumpleaños jugando esa misma tarde-noche. La primera vez con San Lorenzo, en 1997. Así recuerda el delantero sobre lo que sucedió cuando cumplió 21 años.

“Fue en un partido Argentinos Juniors-San Lorenzo en la cancha de Español. No me olvido más de ese día, porque hice un gol, ganamos 1-0, y en el festejo mis compañeros me cantaron el que los cumpla feliz al costado del arco. Fue muy especial”, recuerda el futbolista a Referí.

Ese partido se jugó un viernes, y al otro día Abreu viajó a Minas para celebrar el sábado con sus amigos y familiares, con una fiesta.

En 2007: el día que Tabárez le dio la peor noticia

La segunda vez que el calendario futbolístico de su equipo o de Uruguay coincidió con el de su cumpleaños fue el 17 de octubre de 2007, en pleno proceso de crecimiento del ciclo de Tabárez en su regreso a la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Aquel octubre, el de sus 31 años, que lo encontraba maduro y en un buen momento futbolístico, le había permitido transitar con singular suceso en la selección, en la que jugaba desde una década antes.

El día 13, Uruguay debutó ante Bolivia en las Eliminatorias con goleada 5-0 en el Estadio Centenario y con un gol de Abreu. El minuano fue titular, y había marcado a los 38 minutos.

En aquellos tiempos los partidos de Eliminatorias se jugaban los días viernes y sábado, y a la semana siguiente, martes y miércoles. A Uruguay le correspondió jugar sábado, en el único partido de ese día, porque los otros cuatro se habían jugado el día anterior, y miércoles.

Uruguay viajó el lunes a Asunción y Abreu vivió las horas previas en la concentración. Lo que nunca imaginó, después de aquel buen debut en el camino para Sudáfrica 2010, la mala noticia que le transmitiría Tabárez.

“Me levanté de mañana, temprano como siempre, con el termo y el mate. Entré al comedor y con el primero que me cruzo es con el Maestro (Tabárez) que me dice de entrada: ‘Feliz cumpleaños, pero no sé si va a ser del todo feliz porque va a quedar afuera del banco de suplentes’. Recuerdo que quedé cortado, y solo atiné a decir: ‘¡Pah! Bueee...’. ¿Qué iba a hacer? Sabía que iba a hacer cambios, porque había parado otro equipo en los trabajos que habíamos realizado en esos días, pero como había ganado 5-0, convertí un gol, esperaba ir al banco. Finalmente quedé fuera del plantel. Ese fue un día agridulce, de sensaciones encontradas”, rememoró.

De todas formas, en el hotel en el que concentró Uruguay, se realizó al celebración de su cumpleaños. Fue en el almuerzo. Aldo Cauteruccio, el chef, hizo una torta y allí celebraron. "No se hizo después del partido porque la mayoría al otro día viajaba para Europa", comentó el delantero. Abreu regresaba a México, porque defendía a Pumas.

El cumple top, en 2016: con bicicleta y con copa

El de 2016 lo recuerda de una forma muy especial, no solo por lo que implicaba llegar a los 40, un aniversario en el que cuando se proyectaba imaginaba llegar con vigencia futbolística, sino por lo que aconteció aquel año.

Es la celebración más grande que recuerda de su cumpleaños, con más de 150 invitados en su casa en Minas, y estuvo acompañado por dos emociones, una de ellas, jamás la olvidará, dijo a Referí.

El día de su cumpleaños estaba jugando en El Salvador, en Santa Tecla. Hubo asado con todos sus compañeros, y también se planteó un desafío que se cumpliría dos meses después. “El vicepresidente del club, René Guevara, me dijo que si salíamos campeones iba a venir a festejar el cumpleaños a Uruguay e iba a traer la Copa. Y así sucedió. Armamos una fiesta en Minas, en diciembre. Llegó el día que festejaba con todos mis amigos y familiares, trajo la copa a Minas, y se fue al otro día a las 7 de la mañana”, comentó.

Este año, Guevara lo llevaría como entrenador para dirigir su primer partido en la nueva función.

Sin embargo, aquella noche, algo le generaría una de las emociones más importantes de su vida, dijo el futbolista: la bicicleta que le regalaron sus padres.

¿Qué sucedió ese día? “Mis padres me habían hecho una promesa en sexto año de escuela, que si pasaba con Sote para mi cumpleaños me regalarían una BMX, la bici que estaba de moda en ese momento. Sin embargo, como no teníamos resto económico en la familia para eso, porque no sobraba, lo que pudieron hacer mis padres, ante el asombro que pasé con Sote, fue arreglar la Graziela que tenía de los 6 años. ¡En ese momento cumplía 12 y la rodilla me pegaba en el manubrio! Era lo que había y lo disfrutaba. El hecho fue que el día que cumplí 40, mis padres me regalaron la bicicleta, aquella que no pudieron 32 años antes, y fue el regalo que más emoción me generó por la historia que había atrás de ese momento”.

¿De qué forma vive los días previos a su cumpleaños? “Con un entusiamo especial, porque no deja de ser eso, un día diferente, te saluda mucha gente, del fútbol, y de todos los lugares en los que estuve. Cumplir 43 años siendo jugador profesional genera una sensación personal muy particular, porque te permite tener vigencia. Porque me proyectaba en el tiempo, hace muchos años, y pensaba que podía llegar hasta los 40… ¡pero ahora superé esa barrera!”.

¿Cuánto cambiaron los festejos de cumpleaños de Abreu? Estuvieron atados a la moda del momento, explica. “En los últimos años siempre hice un asado con todo el equipo, en donde estuviera. En general me sucedía que como estaba en el exterior, en los últimos tiempos solo, invito a mis compañeros, al cuerpo técnico, a los masajistas, utileros, a todos, a un asado en algún lugar, en una parrilla uruguaya si se puede”.

Los dos últimos cumpleaños los celebró en Chile. En Puerto Montt, en 2017.

Y en Magallanes, en 2018.

El rito de los asados con todo el equipo nació el día que cumplió 38 años, en Rosario Central en 2014. Allí celebró el primero y desde entonces, hace seis años que mantiene la tradición de los asados con sus compañeros de equipo.

Los cumpleaños en Nacional y las particularidades de sus celebraciones

Las tres veces anteriores que celebró su cumpleaños en Uruguay fueron cuando jugaba en Nacional, en 2001, 2004 y 2015. En todos los caso celebró en Minas, el día libre que tuvieron esa semana.

¿Qué tienen de particular sus cumpleaños? “Poder juntarte con la gente que querés y darte cuenta la cantidad de personas que te aprecian y que te expresan esos sentimientos a través de mensajes. Recibo muchos mensajes de gente en general, de gente que no conocés, que me escriben por Whatsapp, Instagram, Twitter. Los clubes en los que pasé envían saludos a través de esas cuentas. Y si hay algo que soy en la vida, es agradecido, y tengo una particularidad: soy de responder en Navidad, Año Nuevo, en mi cumpleaños cada uno sus mensajes. Capaz que a alguno le contesto a las dos semanas, pero les respondo a todos. Un día a 20, al otro día a otro tanto, y cuando tengo un hueco les escribo a todos en forma personalizada, con su nombre. Nada de un mensaje genérico, porque creo que es lo mínimo que debo hacer para agradecer el gesto que tuvieron conmigo”.

¿Qué no puede faltar en los cumpleaños de Abreu?

El listado lo elabora el propio jugador:

1) Los tambores;

2) la orquesta de la familia (los Abreu tienen su propia orquesta, que toca en los cumpleaños del Loco);

3) cantantes de distinto género, amigos que hizo en el fútbol, a quienes invita en ese día especial;

4) la comida mutó por las modas, y de aquellos servicios tradicionales, pasó por parrilla a la variedad de pizzas que está de moda;

5) se toma de todo, agua, refresco y bebidas alcohólicas.

El día que celebró con Guardiola

El año 2006 llevó a Abreu a Dorados de Sinaloa, donde compartió equipo con Pep Guardiola, quien con los años se transformaría en un símbolo y referente mundial en el desarrollo del juego mundial, como entrenador.

El Loco organizó una taquiza en Culiacan. ¿Qué es una taquiza? “Un chef prepara diferentes tipo de tacos. Se trataba de algo tradicional en México”, explica.

La celebración estuvo amenizada por una banda y hasta su cumpleaños llegaron varios de sus compañeros, entre otros Guardiola, el técnico español Lillo y el argentino Matute Morales.

¡El año que casi se hunde la balsa!

En su exitoso pasaje por Botafogo celebró dos cumpleaños, en 2010 y en 2011. En el primero de ellos, fue el mismo día de un partido con Fluminense, que culminó con empate sin goles. Ya tenía todo organizado, y tras el partido fueron a celebrar a un restorán con todo el plantel y amigos.

Al año siguiente, otra vez en Río, y acompañando la cultura del país en el que vivía, llevó un grupo de samba en un lugar especial. Así lo recuerda el delantero: “Era un salón espacial, al que para ingresar debías subir a una balsa y cruzar un lago. Esa noche me acompañó un grupo de siete amigos de Minas, que viajaron especialmente en auto. El tema fue a la salida, cuando terminó el cumpleaños y había que volver para atrás en la balsa. Todos venían alegrones y empezaron a cantar y saltar en la balsa, como si fueran barras de aliento. ‘Se viene, se vieneee… está de la cabeza’, cantaban y saltaban mis amigos, se sumaron otros, y la balsa se sacudía de un lado para el otro. Y quien guiaba la embarcación pedía por altoparlante, desesperado: 'Pelo amor de Deus, pelo amor de Deus, não faça isso' ('Por amor de Dios, por amor de Dios, no hagan eso')". Desde ese día, Abreu y su grupo de amigos patentaron una frase que tiene su propia historia y que les lleva a un gran recuerdo: “Cuando pasa algo especial, decimos la frase: ‘Pelo amor de Deus, Pelo amor de Deus…”.

Este jueves el destino le hizo una moña y no festejará en el Campeón del Siglo, pero Abreu celebra su cumpleaños 43, en su club 29, en los que jugó 823 partidos y convirtió 430 goles.

“Lo más importante es mantener la vigencia y marcar un camino que con dedicación y esfuerzo se puede llegar y lograr, como también lo han conseguido Pelle (Richard Pellejero) y Diego (Scotti)”, dice el delantero, en referencia a los otros dos jugadores más longevos que se mantienen en actividad en el fútbol profesional en Uruguay.

Y, como suele hacerlo siempre, se apoya en la estadística para valorar el camino que recorrió. “La otra gran alegría es que dentro de la estadística personal soy el jugador con más tiempo en Primera porque Pelle debutó en setiembre de 1995, y yo en julio de 1995”, sentenció, mientras el plantel de Boston River, tendrá su asado de cumple con el Loco, y Minas se preparan para otro festejo de cumpleaños.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...