Nacional > Senado

Los senadores se dijeron de todo pero nada cambió: no hubo censura y Bonomi sigue firme

El oficialismo volvió a respaldar a su ministro del Interior ante los embates de la oposición

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2018 a las 14:30

En una sesión donde la seguridad y las críticas a la gestión del Ministerio del Interior volvieron a ser el centro, el Frente Amplio logró que no se votara la moción de censura al ministro Eduardo Bonomi. La moción había sido presentada por la oposición durante la interpelación del senador colorado Pedro Bordaberry al jerarca, el miércoles 18. La votación fue realizada de forma nominal, es decir que cada senador fue consultado sobre su votación uno por uno, por solicitud de Bordaberry. Esto fue reclamado por el senador colorado para que quedara constancia sobre qué votó cada uno.

Además de las acusaciones a Bonomi por parte de senadores de la oposición por políticas contra la inseguridad que, entienden, están fallando y del respaldo del oficialismo, la sesión tuvo otra polémica. Varios senadores habían expresado su rechazo a la decisión tomada por la vicepresidenta Lucía Topolansky (presidenta del Senado) de no leer las mociones presentadas en la interpelación. La medida fue tildada como "antidemocrática" y "autoritaria" por parte de la oposición lo que motivó que el oficialismo presentara una propuesta de respaldo a la vicepresidenta de la República, que fue aprobada con sus votos.

Embed

Una vez que el tema se subsanó con las manos de los frenteamplistas levantadas, la sesión continuó para tratar la censura a Bonomi. De nuevo, tal como había sucedido el miércoles en la interpelación, en las argumentaciones de sus votos oposición y oficialismo reafirmaron sus posturas sobre las políticas de seguridad. "Fracaso" por un lado, "falta de perspectiva" por el otro. "Resultados malos" desde el ala de la oposición y la invitación a mirar el pasado desde el oficialismo.

Embed

"Hablamos mucho de los derechos humanos que se violaron hace 50 años, pero el gobierno no habla ni un minuto de la violación que ocurre todos los días en Uruguay", dijo, por ejemplo, el senador nacionalista Javier García. Un par de horas después, Ruben Martínez Huelmo (Frente Amplio), leyó recortes de diarios de 22 años atrás en los que, en plena campaña electoral, el expresidente Julio María Sanguinetti afirmaba que era necesario "tomar medidas para que la delincuencia no quede impune" y señalaba que el país, en ese entonces gobernado por el nacionalista Luis Alberto Lacalle, vivía "en un clima de serial televisiva".

Lea también: Registro de abusadores sexuales está trancado en el Parlamento

Antes de él, el legislador colorado José Amorín Batlle afirmó que en el Uruguay de hoy hay "ciudadanos preocupados que tienen miedo" y se preguntó algo que durante la interpelación ya se había preguntado el senador blanco Luis Lacalle Pou "¿Cambiando el ministro va a cambiar (la situación de la seguridad pública)? Yo no sé si va a cambiar, pero mientras esté Bonomi esto no va a cambiar", dijo Amorín y agregó: "Al ministro le dimos todo. Le hemos dado todo y los resultados son totalmente negativos".

La ironía con la que Bonomi comenzó respondiendo en la interpelación del miércoles 18, -luego de haber hecho referencia a una "despedida" que se refería al retiro de Bordaberry de la política, aunque por momentos pareció su renuncia-, también estuvo presente la sesión de este martes. Una de las que la mencionó con enojo fue la nacionalista Verónica Alonso, quien acusó al ministro de tomarse la interpelación como "un torneo político". "A la población no le importan las acusaciones contra el senador Bordaberry. Lo que le interesa a la gente es que le digan que pueden vivir sin miedo. El que se hizo el gracioso fue el ministro Bonomi. Vine (el miércoles a la interpelación) creyendo que iba a escuchar por lo menos un mínimo de autocrítica. Lo que escuché fue pasar facturas personales", sostuvo.

Embed

Al comienzo de la sesión, la senadora del Frente Amplio Daniela Payssé, se burló de Bordaberry por su exposición en la interpelación y lo llamó "Chapulín Colorado" comparándolo con el personaje de la televisión mexicana, y a acúsandolo de creerse el "defensor de la Justicia". Bordaberry respondió con ironía, y sugirió que la senadora preparó su intervención durante "todo el fin de semana". Hacía pocos minutos que habían pasado las 9.30 de la mañana y quedaban unas tres horas más de críticas y reproches.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...