Cargando...

Rugby > RUGBY

Los valientes que se animaron a soñar: Los Teros consiguieron la mayor hazaña de su historia y vencieron a Fiji

Uruguay ganó 30-27 y contra todo pronóstico en su debut en el Mundial de Japón; es la victoria más importante de su historia

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2019 a las 06:10

En esta crónica estamos todos. Los que seguimos hace tiempo a Los Teros y los que no saben tanto del rugby pero que ante una camiseta celeste frente a la pantalla no lo dudan. También los que no aguantaron la madrugada, y se están despertando con la noticia del día en Uruguay y en el rugby mundial: Los Teros, el seleccionado de este pequeño país, lograron una de la victorias más impactantes de la historia del rugby y vencieron a Fiji 30-27. 

¿Para tanto es?, preguntarán con derecho y razón los que están tratando de entender de qué viene esta parafernalia. A los que siguen más o menos el rugby o a Los Teros no les parecerá ninguna exageración. Es un auténtico David versus Goliath del rugby moderno.

Algunas explicaciones: el mismo partido, en noviembre de 2018, terminó 66-7. Fiji es el 10º del mundo, y Uruguay el 19. Fiji le ganó en noviembre a Francia, y peleó de igual a igual, hace cuatro días, ante Australia.

El rugby es un deporte muy lógico. Las diferencias físicas, las diferencias de nivel de competencia profesional, son muy difíciles de disimular. La fría lógica, explicada en las casas de apuestas internacionales, decían que Los Teros debían perder por 30 puntos. Hasta World Rugby planteó una meta que implicaba derrota: perder hasta por 15 puntos estaba bien.

Pero estos teros están un poco locos. Hace tiempo ya que se han planteado objetivos más altos que lo que marcaba la lógica. Primero, cuando llegó el DT Esteban Meneses, cambiar su matriz de juego: no abandonar la clásica defensa y sacrificio, pero agregarle convencimiento de que se podía jugar al ataque y lastimar a rivales superiores. Con eso afianzado, fue clasificar directo, ganándole a Canadá de visitante por primera vez, luego vencer a EEUU de visita para ser segundo en la Americas Rugby Championship, ganarle a Rumania en su casa, ser tricampeones de la Nations Cup… Se cansaron de demostrarnos que estábamos equivocados los que pensábamos: ¿no será mucho?

Por eso, cuando antes de irse a Japón dijeron que querían “shockear al mundo” y conseguir una o dos victorias, muchos le dejamos la puerta entreabierta a la expectativa. Parecía imposible, la lógica decía que no se podía. Alguno razonó: es lo que tienen que decir, no se puede entrar a una cancha pensando que se va a perder, pero con un partido parejo hasta el final están cumplidos.

Qué van estar cumplidos… Este equipo está hecho con la base de la convicción. A trabajar y seguir trabajando, y a soñar. A no quedarse con lo logrado, y seguir poniéndose objetivos. Uno tras otro. Por eso, cuando llegó el momento de preparar el Mundial, hicieron la mejor preparación de la historia. La dirigencia les consiguió el mejor staff posible, trajeron preparadores físicos británicos para apoyar, entrenadores de line y de kicks argentinos, y se prepararon físicamente a la altura de las potencias. Hicieron todo lo que estaba al alcance. Y tenían derecho a soñar con argumentos.

Todo eso –la convicción, la superación, el trabajo, la planificación, el soñar en grande– fue lo que se vio en el estadio de Kamaishi en la madrugada de este miércoles. 

Fue la defensa emocionante, que bancó físicamente los 80 minutos, que ahogó siempre a Fiji hasta obligarlo a cometer un error de manejo tras otro, que envolvió los ataques rivales para no dejar tirar la pelota afuera. Que tackleó y doble tackleó para cortar los pases en el contacto, el arma más peligrosa del rival. No es normal: los fijianos son mucho más grandes y potentes. La fría lógica decía que debían doblegar físicamente a los uruguayos. La lógica...

Fue salir a buscar el partido a pesar de haber empezado abajo 0-5, y de que Fiji amenazaba con hacer mucho daño. Porque, a pesar de esa buena defensa, había un par de errores de manejo que generaban knock ons, y scrums en los que Fiji era muy superior, y con eso penales para defender mucho en campo propio, justo lo que no se necesitaba.

Fue ir a buscarlo con la defensa, usar el pie de forma quirúrgica para luego presionar, recuperar la pelota desde la defensa y animarse a atacar. Así vino el try de Arata, luego que Leindekar tackleara, Kessler recuperara y el Rata viera el espacio y lo atacara. La esencia del rugby: trabajar juntos por un objetivo.

La hazaña empezó a tomar forma. Porque aunque Fiji golpeaba en los puntos flojos uruguayos –otro scrum, penal, line, juego corto y try–, Los Teros ya habían encontrado el nervio vulnerable del copetudo rival: lo estaban enloqueciendo con la defensa. Otro penal, y ahora, el momento de largar la carrocería. Dotti, Leindekar, Diana ganando el 1 a 1 para pasar el segundo try. Sí, Uruguay le podía ganar la batalla física a Fiji.

Y así, confiados y haciendo que el rival cada vez se pusiera más nervioso, el juego explotó. La defensa volvió a  recuperar una pelota, los backs vieron la oportunidad y atacaron para llegar al try de Cat. Como les inculcó Meneses desde hace cuatro años. Como los convenció el DT argentino: era posible. Había que trabajar y creer.

El primer tiempo se fue 24-12 gracias a otro penal de Berchesi. Y en el segundo tiempo vino la oleada, porque Fiji quiso reaccionar y por momentos arrinconó a Uruguay. Pero Los Teros siguieron convencidos. Llevando el juego a campo rival y pasándole la responsabilidad al grandote que, desnorteado por los tackles uruguayos, no encontraba el camino.

Fiji golpeó con tres tries, pero cada conversión se fue afuera: otro signo de que los astros estaban alineados para hacer historia. A cada try fijiano le siguió un penal a los palos uruguayo, que, más cansado, siguió mostrando la misma entrega para tacklear y ponerse de pie, para patear la pelota y presionar, para atacar cuando era necesario. Con una madurez asombrosa para ser el equipo más joven del Mundial.

Los Teros estaban convencidos de que podían shockear al mundo. Lo hicieron, demostrando algo que va mucho más allá del rugby. Las limitaciones a veces están afuera, pero generalmente están más en uno mismo. Estos teros se las sacaron hace rato, y con eso han logrado una de las transformaciones más asombrosas del deporte. 

Hoy el mundo puede verlo. Mundo, estos son Los Teros. Los valientes que se animaron a soñar.

Un detalle más: si le ganan a Georgia el domingo, asegurarán el tercer lugar del grupo y clasificarán directo a Francia 2023. ¿Alguien se anima a decirles que es imposible?

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...