Espectáculos y Cultura > MÚSICA EN REDACCIÓN 2019

Luciano Supervielle con nueva gira y un disco bajo el brazo cerró el Música en Redacción

El músico se sentó al piano en la redacción de El Observador para repasar sus distintas facetas

Tiempo de lectura: -'

25 de junio de 2019 a las 05:02

Luciano Supervielle está aprovechando el momento. Tiene la agenda cargada de proyectos entonces disfruta, porque luego la intensidad baja y extraña ese ritmo. Por delante tiene el lanzamiento del nuevo disco de Bajofondo, el primero en seis años. Ese disco llegará en agosto, pero además, el músico tiene en carpeta su gira por Brasil con su proyecto orquestal en conjunto con el músico carioca Jaques Morelenbaum, que ya presentó en Montevideo, y además está trabajando en la banda sonora de dos películas, una uruguaya y otra extranjera.   

En medio de esas iniciativas, Supervielle se sentó delante de un piano en El Observador, para concluir la edición 2019 del ciclo Música en Redacción. Acompañado por teclados, una bandeja y su voz, el exintegrante de Plátano Macho demostró sus distintas facetas: compositor, arreglador, DJ, productor, pianista y cantante, para luego responder al cuestionario del ciclo.

25 preguntas sobre el día a día sonoro

¿Qué plataformas digitales usa?

La que más uso es YouTube, y Spotify también. Debo decir que me molesta un poco la calidad musical que tiene Spotify, no me gusta, estoy pensando seriamente en algún momento en usar Tidal o alguna de esas, que tienen mejor calidad de sonido. Aunque el repertorio es más reducido, te sirve para algunas cosas. 

¿Descubrimiento semanal de Spotify si o no?

No, te diría que casi siempre voy a lo que busco. Lo que sí hago a veces es, cuando tengo que armar un DJ set o algo así, en función de las cosas que me gustan, miro las sugerencias o lo que escuchan los que siguen a ese artista.

¿Es fundamentalista de escuchar el disco entero o puede picotear sin problemas?

Con los años me he ido armando una biblioteca personal de vinilos, que son mis álbumes preferidos. Deben ser 100 discos. Pero hoy en día escucho muy pocos discos de principio a fin. Salvo cuando tengo algún motivo puntual: es un artista que me gusta y me inspira mucho. Entonces sí le presto atención más allá de disfrutarlo, porque es casi como una actitud de estar informado de lo que me interesa, pero casi que no escucho discos enteros. 

 ¿Vinilo, cedé o casete?

Cedés no escucho más, solo tengo en el auto, que es donde escucho por ejemplo los que me da la gente. Y vinilo en esa colección, que no escucho tanto, pero es mi selección personal.

¿Cuáles son los sonidos de tu infancia?

Por un lado la música infantil francesa de los años 1980, de cuando estuve allá hasta los 4 años. La tengo en la retina musical, porque muchos de los artistas franceses de mi generación hacen mucha referencia a esa época. Me conecta mucho con esas épocas que me marcaron mucho. Y al mismo tiempo todo lo latinoamericano, sobre todo por el lado de mi viejo, María Elena Walsh y lo que escuchaban ellos: Viglietti, El Sabalero, Zitarrosa.

¿Qué valor le da al silencio?

Es muy importante, sobre todo en etapas en las que trabajo mucho en audio, que son unos cuantos momentos de mi vida. Por ejemplo cuando estoy de gira, o cuando estoy produciendo algo. Ahí el silencio toma un lugar muy importante en el momento "no laboral". No escucho música en esos momentos de intenso trabajo, porque hay una cosa de cansancio auditivo. No soy de esos que duermen escuchando música, sobre todo leo o escucho algún podcast.

¿Cuál es el ruido más molesto de Montevideo?

Los autos, el tránsito. Es muy fuerte comparado con otras ciudades en las que he estado, tiene más presencia. Y después cosas que son como de otra época, como las alarmas. 

¿Qué canción de casamiento no baila de ninguna manera?

Música que me moleste no hay mucha. Pero si me molesta las que sea hecha sin amor, sin cariño. Ahora que tengo dos hijos chicos, muchas veces caen en cosas en YouTube por los algoritmos, y encontrás mucha música que se hace con el fin de tener seguidores en YouTube, entonces hay cero amor atrás, y eso me molesta porque no hay ningún interés ni valor artístico.

¿Cuál es su placer culposo musical?

La verdad es que no, porque con los años fui aprendiendo que cualquier estilo, para que sea un estilo, tiene gente atrás que trajo algo nuevo y de alguna forma rompió una regla para que eso se convierta en un estilo. Entonces hasta los más bastardeados como el reguetón me parece que tienen algo de valor.

¿Cuál fue la última canción que lo emocionó?

Un tema al que últimamente estoy volviendo mucho por mi trabajo con Jaques Morelenbaum: Samba de Orly, de Chico Buarque con música de Toquinho y aportes de Vinícius de Moraes. La música en si es muy bella, pero a su vez se conecta con mi vida, con el aeropuerto de Orly en Francia, y esa saudade del lugar que dejaste. 

¿Qué canción no puede faltar durante un viaje en carretera?

La música es para mi una vía muy potente de acercamiento hacia los lugares a los que voy. Entonces por lo general me gusta escuchar música de los lugares a los que voy. Escuchar jazz o hip hop en Nueva York, flamenco en el sur de España. Son elementos para terminar de definir tu concepto del lugar al que vas. 

¿Qué canción debería sonar en su velorio?

No sé cuál, pero trataría que sea algo más divertido, no tan fúnebre. Nunca lo pensé.

¿Canción para sobrevivir al domingo?

Depende de la época. Tengo varias, según el momento de mi vida. Mateo, Charly García. Son esos artistas que redescubrís muchas veces y me han salvado más de un domingo. Es una frase hecha, pero la música tiene un poder sanador. 

¿Canción para despertarse?

También he tenido varias, pero últimamente mi despertador es Wintermezzo, de Chilly Gonzales, uno de mis artistas favoritos. He tenido otras, durante algunos años tenía una de Jamiroquai, muy para arriba, que la tenía por eso. Tiene su importancia la música para despertarse.

Banda de sonido en la que le hubiese gustado participar

Soy muy fan de las bandas sonoras. Hay una que no fue compuesta como banda sonora pero si se usó, que es de Ryuichi Sakamoto, y tiene participación de Gustavo Santaolalla y Jaques Morelenbaum, que se llama Bibo no aozora, de la película Babel. Tiene mucho que ver con mi forma de arreglar la música, me encontré con este tema y curiosamente me identifico mucho con sus arreglos porque he usado recursos, de forma distinta. 

Cinco discos infaltables

Endtroducing... de DJ Shadow; Historie de Melody Nelson, de Serge Gainsbourg, uno de mis discos favoritos, que también me ha influenciado mucho a la hora de hacer arreglos; Clics modernos, de Charly García, muy importante para mi, el Solo Piano de Chilly Gonzales, y el Homework de Daft Punk.

¿Cuál fue su primer disco?

El Thriller, de Michael Jackson, el primero que compré por voluntad propia. Es un disco muy importante en mi vida, con el que aprendí mucho de música, es uno de esos que escuché varias veces, al que volví varias veces desde distintas ópticas.

Músico uruguayo fundamental de ayer, hoy y siempre

Eduardo Mateo, es mi músico uruguayo favorito. 

¿Con que músico te gustaría colaborar?

Es muy difícil esa pregunta. Sí te diría que sería con alguien que sea muy diferente a mí desde lo musical. Es la mejor forma de enriquecerse.

¿Cuáles son sus rituales previos a la salida al escenario?

Concentración, me gusta tener un poco de silencio, respirar y ponerme en modo concierto. 

En el escenario, ¿agua, cerveza o whisky?

Siempre agua, y antes de subir una copa de vino, lo he hecho incluso en ámbitos donde no se estila tanto, como en shows con orquesta. En el rock es común. Me saca los nervios y así disfruto más, aunque puedo tocar sin tomar (risas).

¿Festival grande o sala chica?

Prefiero la sala chica, aunque con una salvedad: para el show solista. Con Bajofondo, festival grande.

¿Cuál fue su primer instrumento?

Una guitarra. Era de mi padre, creo, y si no de mi madre. 

¿Cuál es su vínculo afectivo con sus instrumentos viejos?

Tengo varios teclados y tres guitarras, más algunos instrumentos que he ido acumulando. Les doy mucho valor. Aunque me gustaría tener muchos más. En Uruguay es difícil conseguir teclados, son muy caros, sobre todo los vintage. Es una gran frustración. No hay acceso y me encantaría tener más herramientas. 

¿Qué tan metódico y obsesivo es en sus horarios de creación? ¿Desconecta todo?

Está bueno tener un cierto relax, aunque hay momentos en los que hay que avanzar, y tenés que tomar decisiones, entonces ahí si hay que ser más metódico. Siempre es muy frustrante el dilema de la hoja en blanco. Le pasa a cualquier persona que crea algo. Pero sí me parece bien que haya momentos de relax. 

Música en Redacción es un ciclo de toques en la redacción del diario El Observador

El setlist de Luciano Supervielle en Música en Redacción (mirá el toque completo en este enlace)
  • Sabelo
  • La edad del cielo
  • Sublimación
  • Miles de pasajeros
  • Un poco a lo Felisberto
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...