Nacional > CIUDAD VIEJA

Luego de gastar más de US$ 400.000, IMM evaluará si deja bancos de la plaza Zabala

Los bancos colocados en la circunvalación Durango fueron criticados por los vecinos y ahora la comuna evalúa qué hacer

Tiempo de lectura: -'

14 de mayo de 2019 a las 17:20

La Intendencia de Montevideo, luego de gastar $ 15 millones (unos US$ 430 mil) en colocar bancos en la calle (Circunvalación Durango) que rodea la plaza Zabala y tras la queja expresa de los vecinos, emitió un comunicado en la tarde de este martes donde asegura que estas "estaciones de descanso", como las llaman, "serán monitoreadas y testeadas en los próximos meses a fin de evaluar sus impactos físicos - ambientales y su intensidad de uso, así como su pertinencia, sus ajustes y su posible permanencia".

Según explica la comuna en el texto, esta acción busca disminuir el área de estacionamiento en todo el perímetro y otorgar "la necesaria continuidad al sistema de peatonales y semipeatonales de Ciudad Vieja". "La táctica de las estaciones de descanso apuesta en definitiva a despojar el perímetro de este sector de ciudad de alta particularidad, hoy repleto de vehículos", agrega el documento.

El propósito de la acción, según dicen, es que se fortalezca el uso y haya una "apropiación por parte de vecinos y vecinas de la zona y de los y las visitantes ocasionales".

Sin embargo, son los mismos vecinos de la plaza Zabala los que critican la instalación de estos bancos. Este martes emitieron una carta dirigida a la intendencia para reclamar por las reformas que están llevando a cabo. En la carta, a la que accedió El Observador, los vecinos piden la remoción del mobiliario que se instaló al costado de la plaza.

"Este nuevo equipamiento, compuesto por toscos bancos y jardineras, resulta por demás pesado para ese lugar y violenta el refinado diseño realizado a fines del siglo XIX por Édouard André –célebre técnico francés de conocida actuación en los parques parisinos–, cuya propuesta conserva hasta hoy su plena belleza y vigencia", señala el texto.

Los vecinos mencionan en la carta que "el mobiliario urbano que allí se está instalando no genera ningún diálogo con la plaza ni con los edificios que la enmarcan. Es más, estropea su imagen y entorpece su funcionamiento, creando problemas que atentan contra sus cualidades patrimoniales". "Y resulta, además, redundante: no encontramos razón alguna para que los usuarios de este espacio público prefieran sentarse en los nuevos bancos –que además son sumamente incómodos–, mirando hacia el costado de la plaza o hacia las puertas de los edificios, en lugar de ocupar los bancos de la propia plaza o su césped, bajo la sombra de sus espléndidas magnolias, como lo hacen habitualmente", agrega.

En cambio, remarcan que se priorice el mantenimiento de la plaza, como por ejemplo los canteros, los bancos, las rejas y la fuente de hierro. 

Una de las vecinas de la zona, Chichila Irazábal, que además integra uno de los grupos de vecinos que se formó a raíz de esta obra, aseguró a El Observador que la IMM actuó con "prepotencia" respecto a este tema y que los vecinos están "consternados". Irazábal recordó que hace dos o tres años hubo una serie de asambleas entre los vecinos de la zona, el municipio y el departamento de Espacios Públicos de la intendencia, que en ese entonces estaba liderado por la arquitecta Patricia Roland. 

En esas reuniones se plantearon dos proyectos para la plaza Zabala. Uno de ellos consistía en emparejar toda la calzada a nivel de la vereda, pero fue descartado. El otro, igual al proyecto que se está desarrollando ahora, consistía en delimitar espacios con pintura y poner bancos en la circunvalación Durango, aunque el modelo de estos no era igual a los que se están colocando ahora. 

Los bancos, describió Irazábal, son "muy voluminosos" y ocupan un "espacio impresionante". Además, consideró que serían apropiados para otro punto de la ciudad pero no para un rincón de Montevideo tan característico como ese. En las reuniones que mantuvieron los vecinos con autoridades municipales plantearon sus reparos respecto a estas reformas. Uno de ellos, un ciudadano suizo que tiene varias propiedades en la zona, planteó la incongruencia de poner bancos fuera de la plaza para "mirar los bancos de la plaza", narró Irazábal. "Es un sinsentido poner un espacio público donde ya hay uno", manifestó la mujer que desde hace 20 años vive sobre la plaza Zabala.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...