22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
4 de marzo 2023 - 5:01hs

Bolsa Familia surgió en 2003 durante el primer mandato de Lula y el Congreso de Brasil lo convirtió en ley en 2004. Es el programa más ambicioso que jamás haya conocido ese país con 215 millones de habitantes.

El mandatario brasileño, tras ganar las elecciones y antes de la renovación parlamentaria logró que el Congreso estableciera partidas extras para el Presupuesto 2023 para relanzar el Bolsa Familia. El jueves, desde el Planalto, sede del gobierno en Brasilia, Lula anunció el relanzamiento del plan que su predecesor Jair Bolsonaro había cambiado de nombre y modificado parcialmente.

El programa, que sacó a millones de brasileños la pobreza durante los mandatos del Partido Trabalhista, ahora coloca una serie de requisitos que los beneficiarios no necesitaron cumplir mientras gobernó la extrema derecha.

Más noticias

En un tuit, Lula anuncia que cada familia que se inscriba en el plan y esté por debajo de la línea de la pobreza, recibirá $R (reales) 600 –equivalentes a unos U$S 115– por mes, a lo que se añade un monto de $R 150, por cada niño hasta seis años. Para los que tienen entre 7 y 18 años, el programa contempla $R 50 por cada uno y se les pagará al jefe o jefa de familia.

El éxito del Bolsa Familia, a 10 años de su funcionamiento, fue considerado por el Banco Mundial como el más exitoso entre los países con altos niveles de pobreza. En ese momento, el organismo resaltó que el número de brasileños que vivía con menos de U$S 2,5 diarios había caído del 10% al 4% entre 2001 y 2013.

Sin embargo, la combinación del gobierno de ultraderecha de Bolsonaro y los efectos de la pandemia hicieron que Lula se encontrara con un panorama de retroceso en esta materia. La cantidad de personas en extrema pobreza había crecido casi un 50%, llegando a un total de 17,9 millones de brasileños, el 8,4% de la población según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El porcentaje de personas en situación de pobreza (incluyendo a los de extrema pobreza) representó el 29,4% del total de la población. El máximo en diez años y un desafío monumental para un presidente que llegó al Planalto con una coalición diversa, que incluye partidos de centro y también de centro derecha.

Lula presentó este jueves los detalles sobre la paga mensual que reciben unos 22 millones de familias pobres. El Bolsa Familia reformulado vuelve a exigir que los niños asistan a la escuela, estén vacunados y que las embarazadas se sometan a revisiones periódicas.

El presidente dijo que Bolsa Familia “no es un programa de un Gobierno ni de un presidente de la república, es de la sociedad brasileña. Y sólo funcionará si la sociedad lo fiscaliza”. En la presentación, Lula sumó a Isamara Mendes, una joven que llegó a ser doctorada en la universidad y que creció con el Bolsa Familia.

El Bolsa Familia estará bajo la órbita de una destacada figura del PT con amplio apoyo en el Brasil más pobre: Wellington Dias, antiguo gobernador de Piauí, uno de los estados más pobres y proporcionalmente con mayor tasa de usuarios del programa. Dias es el actual ministro de Desarrollo Social.

Lula aseguró que el dinero para los beneficiarios del Bolsa Familia sería mayor en caso de que, por ejemplo, la petrolera estatal Petrobras hubiera aumentado su inversión en la industria de hidrocarburos y en la cadena de producción y no enviando los lucros a los accionistas privados minoritarios.

"Petrobras entregó dividendos récord cuando debería haber invertido la mitad del crecimiento de este país en la industria. En lugar de invertir, resolvió agradar a los accionistas minoritarios. No invirtió casi nada. Ahora exporta petróleo sin refinar en lugar de ser una empresa para el desarrollo. No fue para eso que descubrimos los yacimientos submarinos", se quejó.

El mandatario se encuentra en una puja en el gabinete por el rumbo del Consejo de Administración de Petrobras, que cotiza en bolsa en Nueva York, Madrid y San Pablo y que la derecha intenta reducir privatizando sus subsidiarias, como comenzó a hacer el gobierno de Bolsonaro.

“Entonces, vuelvo a decir que si, cuando termine mi mandato el 31 de diciembre de 2026, todos los brasileños están tomando desayuno, almuerzo y cena, habré cumplido de nuevo la misión de mi vida”, aseveró en la presentación del Bolsa Familia.

Lula da Silva aclaró que “el programa es sólo para las personas que están en condiciones de pobreza”, por lo que pidió se realice una supervisión contra el fraude en el registro único, ya que en los tiempos de Bolsonaro hubo beneficiarios que no estaban contemplados en las condiciones socioeconómicas que exigía.

Temas:

Lula da Silva Brasil pobreza en Brasil

Seguí leyendo

Te Puede Interesar