25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
18 de marzo 2023 - 8:55hs

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se reunirá en China a finales de este mes con su homólogo, Xi Jinping, para "marcar el comienzo de una nueva era" en las relaciones entre los dos países. El viaje oficial a China, primer socio comercial de Brasil, está previsto del 26 al 31 de marzo, y ocurre además en un momento de tensión internacional por la guerra en Ucrania.

Lula impulsa una propuesta para que Brasil participe en un eventual proceso multinacional de diálogo para acabar con el conflicto entre Moscú y Kiev. La visita del líder brasileño ocurrirá pocos días después de que Xi se reúna en Moscú con el líder ruso Vladimir Putin, contra quien la Corte Penal Internacional (CPI) emitió este viernes una orden de detención por la deportación de niños en zonas de Ucrania ocupadas por Rusia.

En una rueda de prensa tras el anuncio oficial de la visita de Estado, el vocero de la diplomacia china Wang Wenbin dijo que el encuentro va a "marcar el comienzo de una nueva era y un nuevo futuro para las relaciones entre China y Brasil, a nivel de jefes de Estado".

Más noticias

Las conversaciones van a "impulsar la asociación estratégica integral entre China y Brasil a un nuevo nivel y van a haber nuevas contribuciones para la promoción de la estabilidad y la prosperidad regional y global", agregó el funcionario.

China es el primer socio comercial de Brasil, con más de US$ 150.000 millones de comercio bilateral el año pasado, muy por delante de Estados Unidos, que fue de US$ 88.800 millones. Será el primer viaje de Lula a China desde que asumió su tercer mandato, en enero.

Xi Jinping, que esta semana obtuvo un histórico tercer mandato de cinco años como presidente de China, recibirá a Lula el 28 de marzo, el mismo día en que el presidente de Brasil tiene previsto ver al primer ministro Li Qiang y al presidente de la Asamblea Popular, Zhao Leji.

"La relación entre los dos países es buena, rica y densa", remarcó a periodistas en Brasilia el secretario para la región Asia y Pacífico de la cancillería brasileña, Eduardo Paes Saboia. También "es un momento en que Brasil y China le hablan al mundo", añadió Paes.

La agenda bilateral abarca temas como desarrollo ecológico, transición energética, educación y producción agrícola. Tienen previsto firmar al menos 20 acuerdos. El mandatario brasileño viajará acompañado de varios de sus ministros, una treintena de parlamentarios y 240 empresarios, especialmente del sector agroganadero.

Brasil es el principal destino de inversiones chinas en América Latina, y a la vez es el mayor proveedor de productos agropecuarios al país asiático. Lula, que ya dirigió la primera economía de Latinoamérica entre 2003 y 2010, busca romper el aislamiento internacional que marcó el mandato de su predecesor, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

En su discurso de investidura ante el Congreso, prometió reanudar la "integración sudamericana" y un diálogo "elevado y activo" con Estados Unidos, Europa y China. A finales de enero recibió al canciller alemán, Olaf Scholz, y se reunió con el presidente estadounidense, Joe Biden, en la Casa Blanca en Washington en febrero.

China y Brasil forman parte del grupo de economías emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Lula irá el 30 a Shanghai para visitar el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB), fundado por los BRICS en 2015.

El viaje debe servir para concretar el deseo expresado por el líder brasileño de reanudar los lazos cordiales con China, en contraste con su predecesor. China había anunciado en enero una invitación al presidente brasileño, aunque sin precisar la fecha de su visita. "China concede gran importancia a la asociación estratégica global con Brasil", declaró entonces la portavoz Mao Ning.

 

Temas:

Brasil china

Seguí leyendo

Te Puede Interesar