Cargando...

Espectáculos y Cultura > ARTES VISUALES

Abre sus puertas MACA, el museo que quiere ser un puente entre el arte y los ojos de Uruguay y el mundo

La Fundación Pablo Atchugarry inaugura el próximo 8 de enero el MACA, un museo que pretende ser un puente para el arte local e internacional

Tiempo de lectura: -'

02 de enero de 2022 a las 05:05

Todo alrededor es blanco. Las superficies, el mármol en todas sus formas y tamaños, el polvo que permanece en el aire en un vuelo etéreo antes de caer y cubrirlo todo. La luz del mediodía entra caudalosa en el taller de Pablo Atchugarry y se siente como una experiencia divina. Eso que llamamos arte.

Para encontrarlo hay que pasar entre algunas piezas en construcción, grandes trozos de mármol con cortes y marcas acá y allá que van encontrando su forma en las manos del escultor. Atrás está el artista, sentado en una silla de madera tallando un trozo de mármol con una amoladora. Trabaja en una pieza, en dos, en tres, en varias al mismo tiempo. En el taller y afuera, donde por esos días terminan de dar forma a un nuevo museo que se proyecta como un "puente" entre el arte local y los ojos del mundo. O el arte del mundo y los ojos locales. 

El Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA) se inaugura el próximo 8 de enero. Unos días antes de su apertura el artista recibió a El Observador en su fundación en Manantiales. “Es un barco que hizo una gran travesía oceánica y está llegando al puerto, todavía le falta para llegar pero ya lo vemos”, dice mientras sale del taller, se sienta en una barra de mármol y frota rápidamente las palmas de sus manos contra un pantalón que alguna vez fue gris, pero que el polvo del mármol dejó blanco.

Cuenta que, si bien la Fundación Pablo Atchugarry lleva casi 15 años de trabajo en torno al arte en los que el predio donde se ubica fue cambiando y agregando edificios con diferentes funcionalidades, tuvo dos conversaciones que fueron clave para que se lanzaran a construir un museo. Los escultores Wifredo Díaz Valdés y Robert Van Zuidam hablaron con él sobre la preocupación de qué podría pasar con su obra el día de mañana. Una preocupación frecuente de los artistas que dedicaron sus vidas a la pasión del arte y quieren que su obra los sobreviva con la dignidad que merecen. Atchugarry tuvo entonces la respuesta justa: “No te preocupes. Yo voy a hacer un museo”. 

Un museo abierto a todo público, gratuito, donde la experiencia artística pueda ser inclusiva y esté disponible todo el año. Ubicado sobre la ruta 104, recientemente nombrada en honor al exministro de Economía y hermano del artista, Alejandro Atchugarry. "Hay mucha energía puesta en esta zona, donde también de alguna manera yo he dedicado mucha energía, mucho amor. El amor se expande, se recibe y es eterno", dice.

Hace dos años, en enero de 2020, antes de que una emergencia sanitaria detuviera al mundo, Atchugarry puso su firma en la piedra fundamental de una obra que albergaría su colección y se convertiría en parte de su legado. Ahora el sueño es cada vez más real y se eleva a sus espaldas. En el conjunto del parque de esculturas parece una más, parece que siempre estuvo allí, parece que ese era su destino. El edificio, proyectado por el arquitecto uruguayo Carlos Ott, es también una obra de arte. 

“Lo que fue realmente un momento único y muy especial fue el encuentro con Ott. Le conté la idea de hacer un museo y enseguida agarró papel y lápiz y se puso a dibujar directamente ahí donde hoy se encuentra el museo", dice Atchugarry, quien se refiere al arquitecto como un escultor: "Él esculpe formas en el espacio, como hace un escultor. En el fondo se ocupan de la obra en el espacio". Cuenta que con el tiempo se fue forjando una amistad, una relación creativa y de diálogo abierto, de esas que solo pueden tener resultados extraordinarios.

El edificio se extiende en 5.000 metros cuadrados, en los que hay cuatro salas de exposiciones, una cafetería con una vista privilegiada del parque, una sala multifuncional con un cine que puede recibir a 75 espectadores y una tienda. El escultor se da vuelta y lo observa. "Están dialogando", dice. "Se están prácticamente tocando y a mi me da la sensación de la Capilla Sixtina, cuando Miguel Ángel hace el fresco extraordinario en el que el dedo de Cristo casi llega al dedo de Adán, pero no se tocan. Están ahí indicando. Acá los dos edificios están dispuestos de tal manera que me da la misma sensación".

Recorrerlo todavía es un ejercicio para la imaginación. Faltan varios días para la apertura y los trabajadores terminan los últimos detalles del espacio que visitarán más de cinco mil personas el día que abra sus puertas. Una construcción de líneas curvas con madera de eucaliptus uruguaya que fue enviada a Francia y volvió transformada en imponentes estructuras curvadas, que desde el exterior acompañan el entorno natural en una reminiscencia a esta "penillanura levemente ondulada" y desde adentro le dan un ritmo particular al espacio. Un museo que nada le puede envidiar a los reconocidos espacios expositivos de la región y tiene al mismo tiempo una identidad muy nuestra.

La primera sala, al ingreso del nuevo museo, albergará la exposición Heliografías del artista plástico argentino León Ferrari compuesta por una serie de 27 grabados heliográficos de imágenes compuestas con figuras de Letraset que creó durante un periodo de experimentación cuando se encontraba exiliado en São Paulo.

En la sala principal se expondrá Christo y Jeanne-Claude en Uruguay, un conjunto de más de 50 obras en diferentes formatos que incluyen fotografías, dibujos, collages y planos, que recorren la obra del matrimonio bajo la curaduría de Lorenza Giovanelli. Todas las piezas provienen de la familia de los reconocidos artistas así como de coleccionistas privados y será la primera vez que la retrospectiva sea expuesta en Sudamérica.

"Frágil", dicen las etiquetas en las grandes cajas de madera que se reúnen en el piso inferior. Adentro esperan su momento las piezas de la colección del MACA y todo empieza a tomar sentido. Las paredes negras, que generan un contraste ante la luminosidad que reina arriba, tienen asignados los lugares de cada obra. La sala fue especialmente diseñada para albergar esta colección que está compuesta por más de 60 obras que el artista fue adquiriendo a lo largo de los años.  

El MACA se anticipa como museo de primer nivel, en forma y contenido, que contendrá el arte uruguayo y latinoamericano para ponerlo en diálogo con el mundo. Una obra cargada de sueños, uno de los tantos sueños de un escultor uruguayo que se destacó fuera de fronteras y regresa para dejar un legado en donde gravita su corazón. "Creo que ya se empieza a sentir como algo patrimonio nacional. Eso es muy lindo. De alguna manera es patrimonio de la humanidad pero está en Uruguay", sostiene el artista.

¿El MACA es de alguna forma un sueño concretado?

Me cuesta quedarme en un solo sueño. Todo lo ha sido, desde la Fundación, volver a Uruguay algunos meses por año. Es un sueño que continúa. Dentro de ese sueño pienso que la parte que completa –incluso como contenido– es este museo que a su vez va a albergar una colección de la que he ido procurando piezas a través de encuentros y la vida. Pienso en esta última obra que vino de Gonzalo Fonseca, que ahora estoy deseando verla en vivo y armarla porque es en 8 bloques, una pieza que está esculpida en travertino y que viene desde Miami. Todo eso va formando una historia que va a permitir ver las obras más importantes de este destacado artista uruguayo. 

¿Hace cuantos años que venís formando esta colección?

Empecé en el 2003, prácticamente son 20 años de colección en todas partes del mundo. Muchas obras las he adquirido en Italia, donde vivo, pero no solo ahí; he ido siguiendo artistas como María Freire y (José Pedro) Costigliolo, que son dos artistas muy importantes de la abstracción geométrica. He ido coleccionando en estos 20 años en los que aparecieron otros artistas como Louise Nevelson, Peter Halley, Frank Stella; tantos artistas internacionales. Y también muchos jóvenes, porque mi idea es coleccionar obra de artistas jóvenes. Pienso en Lara Campiglia, en Martín Pelenur, en Verónica Vázquez, artistas nacionales y muchos más. El camino por transitar todavía es largo.

El MACA se va a inaugurar con una exposición de Christo y Jeanne-Claude inédita en Sudamérica.

Hemos elegido una exposición de Christo y Jeanne-Claude y una de León Ferrari para abrir las puertas. La muestra de Cristo es muy completa, hay más de 50 obras que vienen desde Basilea (Suiza), Trouville (Francia) y Nueva York (Estados Unidos). Van a venir los sobrinos de Christo, Jonathan que es el sobrino de Jeanne-Claude y la curadora de la exposición que es una italiana que se llama Lorenza Giovanelli, que viene especialmente desde Nueva York. Eso va a crear una especie de cabeza de un puente internacional, donde van a poder transitar artistas de un lado y del otro. Esa es la idea de la fundación toda, y del museo específicamente. 

La fundación se ha convertido a lo largo de estos años en un enclave internacional, y el MACA se proyecta con mucho peso en la escena artística de Uruguay y Latinoamérica. ¿Lo ves así?

Pienso que va a tener peso. Acabamos de hacer un acuerdo con la fundación Iberê Carmargo, un artista muy importante de Porto Alegre que tuve la suerte de conocer en los años 70 en Río de Janeiro. Para el año que viene ya traeremos una exposición de Iberé junto al MACA. Da esa posibilidad: ya hay otras instituciones de San Pablo con las que también se habla de traer obras muy importantes. Todo esto es un ida y vuelta. Después van a poder ir artistas nuestros a esos lugares. La idea es generar lugares de construcción de ideas y tratar de poner luz sobre muchos artistas. 

El MACA, al igual que la fundación, va a tener entrada libre y gratuita. ¿Por qué te parece que es tan importante que el arte esté a disposición del público? 

Porque el arte une. El arte es una expresión del ser humano muy elevada, y por lo tanto tiene que estar al servicio de la colectividad. No puede haber barreras. Me gusta cuando veo las familias que de repente vienen caminando con los niños, las abuelas, y hacen un picnic en el parque. Que se sienta realmente que el lugar es de todos. Aquí, antes de la pandemia, el lugar era muy visitado por escuelas y liceos de todo el país. Cuando vienen esas escuelas y liceos tener la posibilidad de visitar exposiciones, como en este caso de la de Christo, para las que habría que tomar un avión e ir al Centro Pompidou de París, a Nueva York, u otra plaza cultural muy importante para poder verla… que tengan la posibilidad de verlo acá con entrada gratuita me parece que es una oportunidad muy importante, muy inclusiva. La idea es incluir. ¿Quién sabe qué caminos tomarán estos chicos en el futuro? Si algunos serán artistas, o aunque no sean artistas, es también un camino de valorización de lo creativo. 

Hace poco en una entrevista con El Legado decías que tenés un poquito del corazón en muchos países, pero que de alguna manera gravita siempre acá. 

Sí, el corazón siempre está acá en Uruguay. Por eso este gran proyecto aterriza en Uruguay, se desarrolla en Uruguay, ha dado mucha mano de obra en Uruguay y también la idea es poner a Uruguay en un circuito internacional en donde todos podamos colaborar con nuestro granito de arena. Que de repente en determinado momento digan "me voy a tomar un avión porque voy a ver tal muestra en el MACA de Uruguay". Hay que soñar en grande y después ver lo que es la realidad.

De alguna manera es un proyecto familiar. ¿Cómo trabajaron desde este punto de vista?

Sí, es muy familiero. Está la empresa constructora que era de mi padre y de Alejandro, y que ahora siguen Gastón y Mariana, y el ingeniero que está a cargo de esta gran y compleja obra es Federico Atchugarry, que también es otro sobrino y mi ahijado. Transmitirle esa responsabilidad pero también ese desafío y esa alegría de poder hacer una obra tan compleja de un arquitecto extraordinario como Ott es también un proceso de crecimiento para ellos. 

¿Qué es para vos el arte? ¿Por qué decidiste ser artista?

Tengo una frase por ahí que dice "todos podemos ser artistas si conservamos el niño que vive dentro de nosotros". Esto significa que todos los niños pintan, todos los niños juegan con plasticina y hacen esculturas. Quiere decir que el arte es muy próximo al ser humano, aunque después por distintas razones nos vamos alejando mucho y otros quedamos en ese camino. Pero es un camino muy creativo, que va a descubrir potencialidades que no sabemos que tenemos. No solo el hacerlo, sino también el verlo, significa abrir la mente a cosas que de repente nos han legado otros artistas de otros momentos históricos. Acá va a haber obras de artistas de todas partes del mundo que de repente fueron hechas en los años 50 o 60, otras generaciones que sin embargo tienen ese pensamiento concretizado en obra de arte que viaja a través del tiempo, y esa relación tiempo es también parte de lo que es el arte. 

La inauguración:
La inauguración del MACA será el sábado 8 de enero desde las 17:00. 

En 1975 Atchugarry estaba haciendo una de sus primeras exposiciones en el Hotel San Rafael. Tocaban Vinicius De Moraes, María Creuza y Toquinho. El artista tenía 21 años. “Todo eso de alguna manera queda en el mundo de las experiencias que uno ha vivido”, explica y de alguna manera suena a algo de ciclo, porque Toquinho va a ser uno de los artistas que se presente en el inauguración. También habrá un espectáculo del Ballet Nacional del Sodre y un toque de Mathías Atchugarry. 

17:30 – Concierto de Mathías Atchugarry
18:30 – Corte de cinta y apertura del Museo
19:30 – Show de Toquinho
21:00 – Ballet Nacional del SODRE
La entrada es gratuita y abierta al público. Pero, para el día de la apertura, se pidió al público que se registre en la web de Passline y se otorgaron 5.000 lugares.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...