Cargando...

Agro > TRIBUNA / PABLO CARRASCO

Malo para todos

"La malhadada ley de limitación de la forestación (...) es la mayor muestra de lo que está mal en un político”

Tiempo de lectura: -'

26 de diciembre de 2020 a las 05:00

Por Pablo Carrasco, especial para El Observador

La malhadada ley de limitación de la forestación, como cierre de una temporada legislativa, es la mayor muestra de lo que está mal en un político. La demagogia electoral de Cabildo Abierto y el oportunismo rastrero del Frente Amplio se encontraron para coincidir en lo que es común en ambos: dictaminar lo que le conviene a las personas desde el Olimpo del Palacio Legislativo sin otro fin que no sea juntar votos en un caso y buscar el fracaso del gobierno en el otro.

No es posible contestar las innumerables falsedades que funcionan en los considerando de la ley. Por tal razón quisiera poner foco en las emisiones ideológicas y estratégicas que se perciben entrelineas.

En estos días en que celebramos los 40 años del plebiscito del ‘80, todos escuchamos con admiración el debate que precedió al acto eleccionario. En un momento de su magistral y arrasadora argumentación, el Dr. Enrique Tarigo espetó al Gral. Néstor Bolentini que aquel proyecto calzaba a la medida de la visión del Partido Comunista como lo calza en esta ocasión. La tan usada frase sobre que los extremos se tocan no constituye un postulado teórico, acuerdos como los de Stalin y Hitler en la segunda guerra mundial son el mejor ejemplo de ello.

Desde el punto de vista formal se trata de una jugarreta llevada a cabo entre gallos y medias noches, con un proyecto cambiado y diferente de aquel que se había discutido anteriormente, hecho por sí y ante si y sin consultar a nadie.

Además de descortés, en su contenido se patentiza la demostración de la ignorancia técnica, la inclusión de noticias falsas y la desinformación como herramienta, todo lo cual completa la ignominia.

Coinciden los extremos ideológicos de nuestro país, en lo inconveniente de la libertad en las decisiones empresariales, del comercio como motor, de las inversiones como fuente de crecimiento, de la consistencia jurídica necesaria para ser un país serio, de la necesidad de atenuar el derecho a la propiedad privada y del resentimiento como motivación.

El Uruguay tiene escasos ejemplos de políticas de Estado que superen los vaivenes que plantean los cambios de gobierno. Este desconocimiento a una estrategia de 33 años está claramente desafiado con esta ley demencial. Pero no es cierto que haya superado todos los colores partidarios como lo sugieren la continuidad de la política forestal en gobiernos del Partido Colorado, Partido Nacional y Frente Amplio, porque recién estamos estrenando la actitud de un Frente Amplio en la oposición después de haber perdido el gobierno.

En la dirigencia frenteamplista solamente la Ing. Carolina Cosse ha detectado que “cuanto peor mejor” constituye una estrategia suicida.

Completando una patética paradoja, el diputado Rafael Menéndez ocupa la banca correspondiente al departamento de Tacuarembó. Salvo que regrese a su casa por vía aérea, sus viajes le obligan a cruzar Paso de los Toros y su milagro.

Vive en una ciudad bendecida por los efectos de la forestación, al punto que no equivoco si afirmo que la mitad de sus votantes viven de algún eslabón de esta cadena.

En este difícil resumen, tenemos con media sanción a una ley mala para todos y buena solamente para el ego de estos políticos. Mala para el país por abandonar una tradición de seguridad jurídica sin cambios de reglas y provocando en los inversores la reconsideración de sus planes para nuestro país; mala para el sector forestal que ve limitada su capacidad de crecimiento habiendo demostrado de todas las maneras posibles que puede ser el rubro N° 1 del país; mala para el productor que teniendo prohibido un rubro en particular, no podrá decidir su mejor negocio, perderá dinero y no tendrá reparación alguna por parte de esta ley.

Quizás lo único rescatable de este episodio sea demostrar de una buena vez que las alternativas ideológicas del mundo actual no son la izquierda y la derecha sino el dirigismo y la libertad.

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...