Cargando...
A los 64 años, Silva volvió a integrar un gobierno del líder del Partido de los Trabajadores (PT).

Mundo > Entrevista

Marina Silva: “La realidad ambiental de Brasil es mucho peor de lo esperado”

En diálogo con la agencia de noticias AFP, la ministra de Medio Ambiente de Brasil destacó la reactivación del Fondo Amazonia, reafirmó que la agenda ambiental está al tope de las prioridades de Lula da Silva, pidió más ayuda internacional y anticipó la demarcación de nuevas zonas de conservación y tierras indígenas

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2023 a las 05:04

La ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático de Brasil, Marina Silva, reconoce que la realidad ambiental de del país es "mucho peor" que lo esperado y que para recuperar el terreno perdido y proteger la Amazonia necesitará más apoyo internacional. Pese al desafío, la ambientalista, con cuatro décadas de trayectoria, se siente "agradecida" de haber regresado el gobierno junto con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

A los 64 años, Silva volvió a integrar un gobierno del líder del Partido de los Trabajadores (PT). Y lo hizo en el mismo cargo que ocupó entre 2003 y 2008, durante el primer y segundo mandato de Lula da Silva (2003-2010), hasta que rompió acusándolo de no apoyarla lo suficiente en la defensa de la mayor selva tropical del planeta. Tres veces candidata presidencial (2010, 2014 y 2018), Silva se reconcilió recientemente con Lula da Silva para vencer a Jair Bolsonaro.

"La realidad es mucho peor de lo que esperábamos porque aquí teníamos un apagón informativo. El esfuerzo no será pequeño, porque el desmantelamiento que tuvimos en estos últimos cuatro años fue muy grande", dice Silva en referencia a la cartera a su cargo, rebautizada en sintonía con los tiempos que corren como de Medio Ambiente y Cambio Climático.

Silva, que nació en el estado de Acre, en el corazón de la Amazonia brasileña, sufrió en carne propia el desamparo y la miseria. Tres de sus 11 hermanos murieron durante su infancia y perdió a su madre a los 15 años. A los 11 caminaba 14 kilómetros todos los días para ayudar a su padre a explotar árboles de caucho y recoger látex. “La nueva gestión de Lula coloca la agenda ambiental en el nivel más alto de prioridad del gobierno. Eso es un cambio compatible con lo que está ocurriendo en el mundo", asegura.

Su lectura señala que la meta de deforestación cero para 2030 es un símbolo de ese compromiso. "No será fácil, pero vamos a intentar recuperar el tiempo perdido", agrega en referencia a los cuatro años de gobierno de Bolsonaro, período en el que casi se paralizó el plan contra la deforestación. “Lula nos ha pedido que las políticas ambientales sean tratadas por 17 ministerios. Necesitamos instrumentar una visión transversal para encarar el problema”, señala Silva.

A los 26 años, luego de haber trabajado como empleada doméstica para pagar sus estudios, Silva obtuvo su primer título universitario en Historia. Poco después ingresó al mundo de la política de la mano del sindicalista y militante ambiental Francisco Alvez Chico Mendes, quien dedicó su vida a luchar en forma pacífica en defensa de la Amazonia y de los pueblos indígenas, para finalmente morir asesinado en 1989 por sicarios pagados por latifundistas de la extinta Unión Democrática Ruralista.

Silva prefiere no adelantar metas numéricas. No obstante, enfatiza que el gobierno de Lula da Silva no dará tregua a la deforestación ilegal. "Queremos llevar al convencimiento de que no es un buen negocio destruir la selva.  Vamos a invertir en biotecnología, turismo, agricultura de bajo carbono y otras fuentes de generación de ingresos", agrega.

"Nuestra meta es que esas medidas contribuyan a retomar el control de las acciones de prevención y el combate contra la deforestación, además de trabajar fuertemente en el ordenamiento territorial", subraya Silva. En este sentido, explica que la mayor parte de la deforestación ocurre en tierras públicas y en espacios demarcados como unidades de conservación ambiental y tierras indígenas, razón por la que anticipa que en los primeros 100 días de gobierno serán anunciadas nuevas unidades de conservación y tierras indígenas.

Silva aclara que no promete un Brasil sustentable en cuatro años de gestión. "Vamos a hacer lo que es posible en un corto espacio de tiempo. Solo los gobiernos populistas pueden decir que resuelven problemas de esa magnitud en cuatro años. Esperamos llegar a la COP30 en 2025 como un país que está haciendo sus deberes", afirma en alusión a la conferencia de Naciones Unidas (ONU) sobre el clima.

Silva participó del Foro de Davos, en el cual dice haber recibido una cálida recepción. "La gente siente que Brasil está de regreso. Fue como una extensión de la recepción de la elección del presidente Lula. Esa extensión se da por lo que hemos hecho. Conseguimos reducir la deforestación en un 83 por ciento en casi una década”, dice en referencia a los dos primeros mandatos presidenciales del líder del PT.

Estas marcas, según observa, le permiten iniciar su gestión con un voto de confianza internacional. "Sabemos que de aquí en adelante necesitaremos ganarnos la confianza para lo que vamos a hacer", añade Silva, quien abandonó el catolicismo para entrar en las filas del protestantismo evangélico y que, siendo madres de cuatro hijos, declaró que "nunca" abortaría, pero defiende que el tema sea debatido por la sociedad bajo la óptica de la salud pública.

En materia económica, Silvia saluda la activación y la ampliación del Fondo Amazonia, cuyos principales donantes son Alemania y Noruega, fondo que estuvo congelado durante parte del gobierno de Bolsonaro por las divergencias que mantenía Brasilia con las autoridades de Berlín y Oslo sobre el destino de los recursos. "Estamos conversando con Reino Unido, Francia, España y con todos los países para que aporten recursos. No queremos que sean solo Alemania y Noruega", aclara Silva.

Además de gobiernos, la ministra sostuvo que las conversaciones avanzan con empresas y filántropos. "Queremos que la colaboración con los países desarrollados sea acompañada por una apertura de sus mercados para nuestros productos sustentables. Que lo que se produce de forma legal pueda ser una fuente de generación de ingresos porque en la Amazonia viven 25 millones de personas", destaca Silva.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...