Fútbol > FÉNIX

Maxi Cantera, el peón de Fénix que pelea el día a día por su hijo

Lo llevaron de Los Cerrillos a probarse en Italia, lo alojaron un mes en un hotel pero como extrañaba regresó para empezar en Cerro Largo y explotar en el club de Capurro

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2019 a las 05:01

El anuncio de su representante lo sorprendió. “Maxi, hay una chance para ir a probarse a Bologna”. El joven abrió los ojos grandotes. No lo podía creer. En ese momento era el 9 de la Cuarta de Peñarol.

Armó la valija y partió. De Los Cerrillos a Italia. Lo alojaron en un hotel. Allí estuvo un mes. Un chofer lo pasaba a buscar para ir a los entrenamientos. No tenía forma de comunicarse con su familia. Extrañaba a morir. “Imagínate, canario salido de Los Cerrillos”, comentó el jugador a Referí.

Para el segundo mes se fue a vivir con Gastón Ramírez. Pero llegó un momento que no aguantó más y se volvió a Uruguay. A arrancar de cero.

Se formó en un familia obrera de 9 hermanos. Formalizó una relación y como no tenía techo vivía en la casa de sus suegros. Hace un año pudo construir su casita en El Tropezón, en la ruta 36.

A Maximiliano Cantera nadie le regaló nada. La pelea desde siempre. Ahora con un objetivo fijo: “Desde que nació mi hijo Román, que tiene 3 años, me hizo un clic la cabeza. Llegó alguien a mi vida que depende de mí”, dijo.

Su cambio va de la mano con su maduración futbolística. Cantera es otro. Distinto a aquel que llegó con una mano atrás y otra adelante a probarse como 9 en Cerro Largo, después de su experiencia en Italia.

“Recuerdo que llegó a través del presidente que se lo había recomendado un contratista. Dijo que jugaba de 9. Llegó medio a prueba y terminó quedando. Vino como delantero y acá lo ponía de volante por afuera”, dijo el técnico de Cerro Largo, Danielo Núñez, a Referí.

El entrenador que lo hizo debutar en Primera división, recordó a Maxi como “un botija que siempre fue muy esforzado muy derecho, que quería ir a más siempre. Siempre tuvo condiciones técnicas pero no sé qué era lo que le jugaba en contra y no mantenía un rendimiento. Un equilibrio. Tenía altibajos”.

Se bancó el banco

El conductor de Cerro Largo destacó de Cantera su humildad. Reveló que durante mucho tiempo le tocó esperar en el banco y jamás fue a entrenar de mala cara, ni realizó gestos o comentarios fuera de lugar.

“Es muy respetuoso. Comió mucho banco porque teníamos muy buenos jugadores y siempre lo veías igual, nunca faltó el respeto, siempre te saludaba antes de los entrenamientos, se merece que le vaya bien”, acotó Núñez.

El hermano Alejandro

De aquellos primeros pasos en el fútbol grande en Cerro Largo, Danielo Núñez dice no olvidar al hermano mayor de Cantera.

“Él tenía un hermano mayor que siempre lo acompañaba, venía a Melo muy seguido y siempre le daba para adelante. Siempre le decía que tenía que jugar y mantenerse en el equipo titular. Ese hermano fue fundamental en el apoyo”.

“¡Alejandro!”, dice Cantera en charla con Referí. Y acota: “Hasta ahora me sigue. Tengo 9 hermanos. Varios me siguen, tengo 6 varones y soy el único que llegué a jugar profesional”.

Núñez agregó: “Al hermano de Cantera le encantaba gritar de afuera de la cancha”.

“Mi familia es de origen humilde. Trabajadora. Todos de pelearla”, dice mientras acota que su padre falleció y su madre sigue viviendo en Los Cerrillos.

Ir y volver

El peregrinar de Cantera lo llevó a Liverpool y posteriormente a Fénix. Curiosamente fue y volvió en los dos equipos antes de un pasaje por el fútbol de Venezuela donde defendió a Táchira.

En el viaje de la vida su cabeza hizo un clic cuando nació su hijo Román.

“Hace cuatro años que vengo jugando con la misma continuidad, haciendo algún gol que otro. Jugando bien contra los grandes, pero era normal. A mí, lo que me más cambió fue el nacimiento de mi hijo. Eso me cambió el chip. Fue un clic. Vi que alguien depende de mí”, expresó el jugador.

En el camino se encontró con Juan Ramón Carrasco. Los primeros tiempos no fueron sencillos porque el equipo vivió meses de sufrimiento. Y recién en la última fecha del campeonato se salvó del descenso.

La nueva temporada llegó con variantes. Fénix cambió llantos de amargura y tensión por lágrimas de emoción y felicidad.

El elenco de Capurro es el líder del Apertura y Cantera traslada al colectivo su madurez.

“Es un jugador que siempre me gustó. Es encarador, guapo. No rehúsa la pelota dividida. Y le agregó gol que era lo que le faltaba. Ahora veo un jugador maduro, sabe lo que quiere y mantiene el rendimiento. Maduró muchísimo”, acotó Danielo Núñez.

El modelo Carrasco

“Al principio le costó”, dijo Carrasco, técnico de Fénix a Referí a la hora de hablar de Cantera.

Lo primero que hizo JR cuando desembarcó en Capurro fue analizar las características de sus jugadores. En Cantera visualizó un jugador de ida y vuelta por derecha.

“Yo le veo las características. Y según las características que tiene después le comento lo que me gusta decir a mí, el GPS. Y con ese GPS se tiene que manejar desde cuando empieza asociarse o solidarizarse con el puesto, sea cual sea el rival y sea cual sea la cancha, de local o visitante”, dijo el DT del líder del campeonato.

Consultado sobre qué sucedería si el jugador le dice que no quiere jugar en la posición donde lo quiere poner, JR respondió: “Hay otro. Es simple. Está en lo que es el mundo de hoy que no existe aquel que dice juego de tal cosa. Vos tenés que adaptarte al sistema. El sistema acá es cuando tenés la pelota hay que jugar al fútbol y cuando no la tenés es necesario recuperarla para disfrutarla luego”.

Cantera puntualizó: “Con Carrasco jugando como 8 tengo 12 jugadas”.

Su técnico expresa: “Algún comentario y alguna observación me han hecho de su revalorización porque es un jugador que físicamente es muy bueno y con la pelota sabe un montón. ¿Qué le falta? Más gol. Llegar, llega, pero yo le he dicho a él que tiene que convertir más. Y lo va a lograr”.

Terminar la casa

“Me alegra su crecimiento porque es de una familia humilde. Es una persona que necesita del fútbol para consolidarse económicamente. Tiene que pelear por algo más”, reveló su exentrenador Danielo Núñez a Referí.

Sus palabras son corroboradas por el propio Cantera.

“Ahora me hice mi casita en El Tropezón, que es una calle en la ruta 36. No es un lugar que tenga una plaza pero vivo feliz. Me costó levantar mi techo. Terminé de construir una parte y ahora voy a ver si puedo arrancar la segunda. La peleo día a día”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...