Fútbol > FÚTBOL

Miguel Romero, el periodista presidente

El experiodista de Radio Oriental se transformó en titular de Villa Española donde todos ganan $ 21.733, no cobran premios monetarios y le firmó un particular contrato al Bigote López al que se le permite ir a recitales de cuatro bandas de rock

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2020 a las 05:01

El 6 de agosto de 2007 dijo basta. Se sentía desgastado. La muerte de Raúl Barizzoni le había pegado duro. La vorágine del día a día le impedía visualizar otras cosas. Pero con el fallecimiento del comentarista de Radio Oriental le cayó la ficha. La vida no tiene marcha atrás. Y rememorando todas las cosas que se había perdido a nivel familiar decidió apagar el micrófono. Se quedó trabajando en la UTU.

Nacido en las entrañas de Villa Española, un buen día lo invitaron a integrar la directiva. Dos años después el presidente se alejó aduciendo problemas personales y lo que en primera instancia fue un pedido de quedarse para dar una mano, se terminó transformando en la presidencia.

La vida de Miguel Romero cambió para siempre. Y aunque dice que el periodista no murió, Romero pasó de periodista a presidente. Pero con una diferencia con respecto a otros colegas que cumplieron la función como Gerardo Sotelo en Central Español o Nicolás Núñez en Racing: Romero ejerció el periodismo deportivo hecho que lo puso en la situación de tener que convivir con aquellos a los que, tal vez en el ejercicio de su profesión, tuvo que criticar.

Con 46 años, Miguel Romero jamás imaginó ocupar el rol de presidente del club al que iba a ver de la mano de su abuelo.

“Soy del barrio. Vivo a una cuadra de lo que era el viejo Parque Sáenz y mis primeros recuerdos de fútbol son concurriendo al terraplén que daba atrás de uno de los arcos con mi abuelo. Era muy chiquito pero claramente me acuerdo de Miguel Zárate, que tengo la fortuna de seguir viéndolo y soy compañero de directiva de unos de sus hijos”, comenzó diciendo Romero en diálogo con Referí.

Es dirigente, es estafador

Romero reveló a Referí que una de las primeras cosas que hizo al asumir la presidencia fue cambiar el paradigma de lo que piensan los jugadores sobre los dirigentes, y a la inversa, lo que dicen los directivos de los futbolistas.

Dice que ocupar su nuevo puesto le permitió pararse en la otra vereda y ver cosas que habitualmente se generalizan y que no son tan así.

“Se intentó tratar de sacar eso de que el jugador deje de pensar que el dirigente es un estafador y se la lleva toda y que el dirigente deje de pensar que el jugador es un bobo que patea la pelota para adelante. Y también eso de que el jugador piensa que el técnico no las sabe todas y a la inversa, el técnico que piensa que el jugador no las sabe todas. Hay generalidades que hay que ir matándolas”, expresó Romero.

El presidente de Villa Española afirmó que se paró delante de los jugadores de la misma forma que en la charla con Referí: “con sinceridad”.

“En esto siempre se habla de que hay que ser creíble pero hay que demostrarlo y lo mismo le dije a ellos. Hay que sacarse la idea de la cabeza de que el dirigente es un cagador, hablando mal y pronto, y se la lleva toda, y que el jugador es un idiota, porque ese es el pensamiento general y no es así. Somos todos compañeros y tiramos para el mismo lado”, expresó el titular del club.

Y afirmó que con el correr del tiempo se fue demostrando que lo que se decía era como se había expresado en las pocas reuniones que tuvieron.

Romero contó que no pisa los entrenamientos. “Considero que la práctica y el vestuario es del jugador. Ojo soy consciente de que alguien tiene que estar pero el acompañamiento no va en la presencia sino en la defensa del jugador y su salario, y cuando tengan un problema procurar solucionarlo. Lo hemos hecho dentro de la precariedad que tiene el club”.

Todos ganan $ 21.773

Otro aspecto en el que se fue claro con los jugadores de Villa Española fue el referido a los salarios. El presidente Romero reveló a Referí que todos ganan lo mismo.

“Acá se partió con la premisa de que nuestro tope (salarial) es el mínimo que se paga en la divisional. Entonces todos cobran $ 21.773 nominales. Jugadores, cuerpo técnico, coordinador y gerente deportivo, todos cobran lo mismo”, dijo el presidente del Villa.

Romero agregó que bajo ningún concepto se pagan salarios complementarios. Es decir, más dinero por encima de los $ 21.773 que se reciben de parte de la AUF: “Esa promesa de austeridad es la única manera de paliar los escasos ingresos que tiene el club”.

En la misma situación que el resto se encuentran jugadores de la categoría de Emiliano Albín que defendió a la selección en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, fue vicecampeón de la Libertadores con Peñarol y se dio el lujo de jugar en Boca Juniors con Juan Román Riquelme.

“El planteo es ese. Esto es lo que puede ofrecer el club y esto es lo que va a pagar el club durante todo el año. Pero lo va a pagar. Porque prometer algo que el club no tiene no va”, comentó Romero.

El periodista presidente aclaró: “Pudimos pagar gracias al fondo de garantía implementado por la Mutual y la AUF. Eso nos garantizó el pago de todo el año. Nos quedó uno (un mes) colgado que se terminó pagando ahora en marzo y un pico de marzo de algunos jugadores. Y algo que va a aparecer en los reclamos de los clubes a la Mutual que son 100 mil pesos de premios de 2008.¿ Por qué cuento esto? Porque estamos acostumbrados a ver que los reclamos a los clubes son cifras exorbitantes pero en este caso es muy poco el dinero y tal vez cuando llegue el momento de jugar ya está pago. Deudas con técnicos no tenemos”.

Consultado sobre si le tocó responder a situaciones particulares de jugadores como atrasos en el pago del alquiler o la luz, Romero expresó: “Eso es bastante recurrente. Se han hecho esos planteos pero vos tenés un sueldo asignado y ese es el sueldo que se brinda. Generalmente no sucedió, pero hubo situaciones recurrentes que se salvaron dentro mismo del plantel”.

El presidente de Villa Española agregó: “Tenemos a Bigote López que es un referente muy importante con sus compañeros y busca la forma de ayudar a los que les toca vivir alguna situación particular. Sin ir más lejos el año pasado a Fabricio Santos le robaron la casa. Le llevaron elementos de trabajo y todos colaboramos pero desde el plantel surgió una movida para recuperar los elementos de serigrafía que le robaron”.

El particular contrato de Bigote

Al poco tiempo de estar ejerciendo la presidencia, Romero se encontró ante situación sumamente particular. El extraño contrato de Bigote López. El jugador más identificado con el club y el barrio, que realiza movidas sociales y culturales en el Villa, tenía un acuerdo a través del cual se le permitía ausentarse de entrenamientos para asistir a recitales de Patricio Rey o Los Redonditos de Ricota.

Bigote, que había firmado el particular contrato con Sergio Romero el secretario que falleció, le contó al actual presidente que tenía ganas de que se respetara la cláusula del acuerdo anterior.

“Dale, vamos arriba”, le respondió Romero, pero con un agregado: “Vamos a darle un poco de forma al acuerdo”. Por lo que se puso a redactar el acuerdo que decía que si tocaba Carlos Alberto Solari, el Indio en el ambiente musical, López se podía asentar de la práctica previo aviso a los entrenadores.

El día que el presidente presentó la memoria y balance a los socios, reveló el curioso contrato firmado con el referente del plantel. “Los socios se reían pero lo votaron afirmativamente”, expresó a Referí.

Este año, Bigote se volvió a apersonar y le dijo: “Estoy para jugar, pero tiene que haber cláusula”, en clara alusión a que se le volviera a permitir asistir a los recitales de la banda de la cual es fanático.

“Le mandé la nueva cláusula y le pregunté qué pasaba si tocaban Los Fundamentalistas, banda del riñón del Indio Solari. Entonces pusimos en el contrato que si tocaban el Indio Solari, Skay, los Redondos y Los Fundamentalistas, se podía ausentar de los entrenamientos. Y justo ocurrió que el 7 de marzo tocaron y Bigote aplicó la cláusula”, contó Romero.

El periodista no puede con su condición y agregó: “antes de que me lo preguntes te lo voy a decir. ¿Qué pasa si estamos por definir el ascenso y tocan Los Redondos? Se responde con una frase ricotera: “el que abandona no tiene premio”.

La charla termina justamente con otra particularidad acordada entre los jugadores y los dirigentes: el premio para el caso de ascender a Primera división.

No hay. Los jugadores no tienen incentivo monetario por logro deportivo. Los motivos los explicó el presidente Romero. “No hay premio porque no podemos gastar lo que no tenemos. Lo que se les dijo a los jugadores fue: vamos a hacer lo que no se hace, jugamos 20 en la B, vamos con los 20 para la A. El premio va a ser jugar los 20 jugadores en la A”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...