Personajes > TELEVISIÓN

Murió Omar Gutiérrez a los 70 años

El conductor radial y televisivo tenía una enfermedad pulmonar

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2018 a las 11:05

El conductor Omar Gutiérrez murió este miércoles a los 70 años en San José a causa de una enfermedad pulmonar. Se encontraba internado desde hace dos semanas por esa razón, y estaba en el CTI desde el martes 5 de setiembre.

El comunicador, de larga trayectoria radial y televisiva, padecía la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), provocada por el tabaquismo. Gutiérrez, fumador hasta hace 12 años, cuando esta enfermedad le produjo una descompensación y lo obligó a dejar el cigarrillo, ya había ingresado en agosto al hospital por el mismo cuadro, que se agravó por una fractura de cadera sufrida mientras estaba internado.

Lea también: De Omar Gutierrez con espadas láser a Hollywood

Adicto al trabajo, siempre de vestimenta informal y amante de la música, Gutiérrez trabajó hasta su internación como conductor del programa Pipí cucú, en radio Nacional. Pero antes de ese programa hubo más de 40 años de trabajo en los medios, primero en su San José natal, donde se inició a los 20 años y luego en Montevideo, a partir de 1978, cuando ingresó a radio Monte Carlo, en el programa El tren de la noche. "Trataba de entretener, de informar, y también era operador de mesa", relató en 2007 sobre sus orígenes. "Cuando empecé en televisión, no pensaba si me iba a ver mucha o poca gente; hacía lo que creía que había que hacer, porque era lo que sentía".

Su ciclo más popular fue De igual a igual, que permaneció 20 años al aire, en la pantalla de canal 4. El programa de entrevistas, que se emitía de lunes a viernes al mediodía, inmortalizó su saludo de "vecino, vecina", su estampa con termo y mate bajo el brazo y concretó la intención de armar un programa realmente nacional, al llevar sus emisiones en vivo a distintas ciudades del interior. "Arrancaría un día en la plaza de los Bomberos, otro en la casa de una vecina, otro en un pueblo del interior o como ya hicimos desde el Comcar, que salió muy bueno. Viviría andando por ahí", dijo el conductor a El Observador en 2009, cuando fue consultado sobre cómo sería su programa ideal.

Lea también: Recordá en videos a Omar Gutiérrez, el vecino más famoso de la república de San José

Y entre todo eso hacía iniciativas de apoyo y beneficencia, como un calendario "hot" con futbolistas de clubes uruguayos, dos años antes de que existiera el Calendario Celeste de la selección nacional. Y tuvo episodios llamativos, como cuando Jorge Zabalza quemó una bandera de Estados Unidos al aire. Gutiérrez no llegó a decirle nada al político, exintegrante de los tupamaros. Pero al otro día salió al aire con un casco de bombero. 

Los fines de semana, De igual a igual se convertía definitivamente en un programa musical, con una maratón de bandas (la mayoría de música tropical) presentándose en vivo –o en formato playback– ante un público que cumplía cada vez que Gutiérrez pedía "un grito de desesperación", y en el que nunca estaba ausente Luis Alberto Muhlethaler, "el colorado". 

En radio condujo De par en par (el germen de De Igual a igual, que se inició como De par en par en televisión), Bigote p'arriba y El búho, siempre manteniendo el tono de cercanía con el público, las entrevistas y el estilo sencillo.

Gutiérrez viajaba todos los días desde San José para trabajar. Nunca abandonó su ciudad natal, e incluso fue tercer suplente de la candidatura frenteamplista a la intendencia departamental en las elecciones de 2009. 

Ese mismo año abandonó canal 4 para pasar a TNU, donde condujo el ciclo Igualito (no es lo mismo), aunque en Monte Carlo mantenía su ciclo de fin de semana, que pasó a llamarse Agitando una más. Al año siguiente dejó definitivamente su primer hogar televisivo, para instalarse en canal 10, donde permaneció hasta 2013, como conductor de Hola, vecinos junto a Ana Nahum, fallecida en 2015.

A lo largo de su carrera, Gutiérrez aseguró que su éxito popular se debía a que era "como el uruguayo medio", algo que implicaba defectos y virtudes: "Somos bastantes sencillos. Vivimos en un país chiquito, provinciano, con todo lo bueno y lo malo. Lo bueno es que nos conocemos casi todos. Que cuando podemos damos una mano, sin ser exageradamente solidarios. Pero también tenemos esa mentalidad de preocuparnos por lo del vecino en cosas que no deberíamos. Estar en la chiquita. A veces pienso, si somos tan pocos, ¿por qué nos cuesta tanto ponernos de acuerdo en temas fundamentales? Deberíamos poder".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...