Cargando...
Repetto sufre por las carencias de su equipo

Fútbol > EL ANÁLISIS

Nacional, Peñarol, la complicidad para sobrevivir y el sufrimiento de la tribuna

Nacional se alejó a nueve puntos del líder del Apertura, tiene malos registros de efectividad (48%) y una irregularidad que crispa los nervios del hincha, pero cuenta con la complicidad de Peñarol para poner paños fríos a la crisis en la tabla

Tiempo de lectura: -'

17 de abril de 2022 a las 22:42

El polarizado fútbol uruguayo tiene la particularidad que lo que ocurre en Nacional y en Peñarol suele generar un efecto tan removedor como ningún otro escenario contrapuesto en el terreno deportivo en la AUF. En otros tiempos fueron catalizadores de los grandes éxitos deportivos a nivel continental. Potenciaron la capacidad de superarse hasta conquistar el mundo. Controlaron los éxitos. Repartieron las copas y se transformaron en las potencias del torneo local. Así hicieron grandes sus centenarias historias.

Por estos días, siguen escribiendo esas mismas páginas con títulos, porque en los últimos 14 años ganaron 13 Campeonatos Uruguayos, pero también se acostumbraron a andar por lugares que no eran habituales para ambos.

Cuando uno estaba arriba en la tabla, el otro podía caer circunstancialmente a pelar abajo, pero en general andaba peleando a la par por los primeros lugares en las tablas de posiciones, pero nunca los dos anduvieron en mitad de tabla, a nueve puntos del puntero (en 27 disputados), con menos de 50% de efectividad después de nueve fechas y siendo cómplices en una gestión deportiva deficitaria, que en ese contexto les permite sostener los dos modelos deportivos en sus horas más difíciles.

Este domingo, Nacional empató 1-1 con River Plate en un intenso partido, en el que los tricolores enfrentaron a uno de los rivales más difíciles del torneo, porque Gustavo “Chavo” Díaz le transmitió a este equipo darsenero una identidad que le permite transitar por el torneo con personalidad y fútbol.

El valor del equipo del Prado, que se plantó de igual a igual en el Gran Parque Central, que jugó a fondo y fue por el triunfo hasta el final, cuando Rochet le sacó un gol a Borbas en la hora, es un elemento que cuenta en el análisis.

También quedó en la tabla del haber que lo pudo ganar Nacional, si Franco Fagúndez no fallaba ese gol abajo del arco en el segundo tiempo, o Ichazo no le sacaba el cabezazo en los descuentos.

Sin embargo, lo que finalmente impacta en la superficie es la forma en que los tricolores regalaron minutos hasta que el tiempo ya no concedía más margen.

El Nacional que empezó nada tuvo que ver con el que terminó. Una situación de gol en todo el primer tiempo, la que Trezza falló ante Ichazo a los 27 minutos, es demasiado poco para un equipo que aspira a ser protagonista.

Luego, en el segundo tiempo, con los cambios y con los riesgos que adoptó el entrenador para buscar con menos defensas y más atacantes equilibrar el resultado, consiguió lo que Nacional debe encontrar naturalmente en cualquier circunstancia y no en el extremo de la desventaja en el marcador.

El empate que rescata Nacional ensalza la gestión del final, porque se sobrepuso a la adversidad, pero desvaloriza el producto que los tricolores quieren imponer bajo la dirección técnica de Pablo Repetto.

Este plantel de Nacional, y aquí la responsabilidad es de los jugadores, tiene que andar a otro nivel. Debe encontrar otros funcionamientos y conseguir mayor regularidad en las producciones.

Felipe Carballo tiene que asumir el rol protagónico que es capaz de alcanzar. Ya lo supo hacer en 2019. Ocampo tiene que ganar regularidad en su juego. Juan Ignacio Ramírez tiene que mostrar por qué fue goleador en Liverpool. Por las bandas (Puma Rodríguez o Lozano por derecha o Cándido por izquierda) tiene que profundizar más el equipo tricolor, incluso cuando es lo mejor que está haciendo este conjunto. Y en algún momento se darán cuenta que el recurso de los remates desde afuera del área es el puente para el éxito, como ocurrió este domingo con Ocampo.

Los futbolistas están en deuda con los hinchas y allí es en donde Nacional debe mejorar para construir un futuro mejor.

También entra a tallar Repetto, quien en 11 partidos oficiales (son 17 con amistosos y los porcentajes de efectividad bajan) solo sumó tres triunfos y empieza a generar una presión que solo los malos resultados de Peñarol hacen posible sostener.

La irregularidad en el funcionamiento. Pasar de un 6-0 ante Boston River, a un empate 1-1 ante River Plate es un golpe grande. Tanta inestabilidad futbolística genera preocupación e inquietud, y eso, indefectiblemente se instala en la tribuna y lanza presión a la cancha.

La ventaja que tienen por estas horas es que los grandes se transformaron en cómplices de las flaquezas futbolísticas, de los malos resultados y minimizan los efectos que campañas opuestas harían saltar al entrenador del equipo perdedor.

Finalmente, aunque el título del Apertura se tiña en rojo y verde, en la carrera de largo aliento que plantea el Campeonato Uruguayo, por su sistema de disputa con dos reenganches para las finales (Apertura y Clausura) y una tabla general que acumula los puntos del año, quedó demostrado en la historia (en la antigua y en la moderna de la AUF) que es un torneo hecho a la medida de los grandes, incluso cuando en los equipos chicos ganaron tres de los últimos cuatro Apertura/Clausura.

Nacional y Peñarol suelen crecer, consolidarse futbolísticamente y potenciarse todas sus capacidades en el segundo semestre, y levantar la copa (que este año tendrá un jugoso premio de US$ 700.000), hasta que un día se verán sorprendidos porque los clubes chicos (respaldados por Sociedades Anónimas Deportivas) se hicieron grandes y los desplazaron del control de los títulos.

El torneo lcoal les está planteando a los grandes un llamado de atención y la complicidad en la derrota de estos días es un arma de doble filo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...