20 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
2 de octubre 2022 - 5:00hs

Diego Arrospide, presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG), consultado sobre la incertidumbre que hay en el mercado de haciendas dada una caída en los valores, que ha sucedido recientemente, comentó: "Apelamos a una pronta estabilidad en los valores", a la vez que admitió que "aún hoy, con estos nuevos valores del novillo en el entorno de US$ 3,90 a US$ 4, sigue siendo un precio históricamente bueno”.

El consignatario brindó sus conceptos con relación a los mercados del ganado gordo y de la reposición, contó cómo ve al empresario ganadero y al industrial, se refirió al inicio de la zafra de toros y definió el valor del consignatario: "Sin duda la intervención del consignatario es una inversión que genera valor, y eso el mercado lo valora".

 

Más noticias

En un escenario distinto al de hace pocas semanas, ¿qué se puede proyectar para el precio del ganado gordo?

Como país que exporta más del 70% de lo que produce, el precio del ganado gordo tiene una estrecha relación con el mercado internacional. En tal sentido, resulta difícil proyectar un precio en un mundo cambiante y con mercados volátiles. No obstante, seguimos con una demanda constante y estructural que ha permitido prácticamente, en el último año, generar indicadores favorables que marcan un proceso de transformación que ha tenido la ganadería, gracias al principal estimulo que es el precio.

En las últimas semanas, la demanda ha mostrado señales de debilidad con bajas en el valor de la hacienda próximas al 25%. Esto también hace difícil proyectar un valor para las próximas semanas. 

Apelamos a una pronta estabilidad en los valores, de forma tal que el mercado encuentre equilibrio, para que la actividad de faena traccione en una época importante del año y con un clima desafiante. Aún hoy, con estos nuevos valores del novillo en el entorno de US$ 3,90 a US$ 4, sigue siendo un precio históricamente bueno.

 

¿Y con relación al mercado de la reposición qué avizora?

La reposición normalmente tiende a acompañar la tendencia del ganado gordo, pero con un cierto desfasaje en tiempo, máxime entrando en la primavera, cuando el productor aprovecha para producir kilos baratos y los ganados están con la mínima expresión de kilos a la salida del invierno.

Transcurrimos más de un año de una relación flaco-gordo favorable al invernador, del entorno 1. En este nuevo escenario que comienza a asomar de baja del gordo y también ajuste de la reposición esa relación tiende a ir más al promedio histórico de 1,2, equilibrando más la balanza teniendo en cuenta que el piso de los valores es sensiblemente superior. Con un ganado gordo que aún no tiene buena dinámica en el mercado, la preferencia se marca para los ganados más livianos, donde existe mayor capacidad de amortización de las inversiones.

Los negocios cortos en un escenario de mayor incertidumbre en el mediano plazo encuentran más dificultades o mayor cautela por parte de la demanda.

También es importante señalar que seguramente con estos nuevos valores de la reposición retome protagonismo la exportación en pie, que hasta ahora se encontraba debilitada por un mercado interno muy fortalecido.

 

¿Cómo están viendo a cada una de las partes con las que ustedes interactúan, es decir al ganadero y al industrial?

El ganadero viene de cerrar un buen ejercicio gracias a la buena realidad de demanda y valores, lo cual le permitió invertir, desarrollar e intensificar.

Ha existido un crecimiento en la tasa de extracción, un 25%, rejuvenecimiento en la edad de faena, se ha potenciado el feedlot, hay avances importantes en la cría con crecimiento en los índices de preñez próximo al 70% y todo esto con un stock prácticamente incambiado en cuanto a su número de cabezas, aunque sí más joven y, por ende, más eficiente.

A nivel industrial, cerramos un año histórico en cuanto a su faena, de más de 2,5 millones de cabezas, y con un primer semestre excelente en actividad y valores. Lamentablemente el segundo semestre no continuó de la misma forma. Necesitamos una industria fuerte, porque ese es el principal traccionador de la cadena.

 

Al inicio de la zafra de venta de toros, ¿qué ha observado?

Somos optimistas de una buena zafra, el ternero ha tenido una valorización necesaria para desarrollar el primer eslabón de la cadena, el criador. Hoy se necesitan menos terneros para comprar un toro, y el productor es consciente de lo importante que es la inversión genética. Además, existe una amplia oferta con todas las garantías y facilidades. La oferta de toros, de acuerdo al stock de vacas de cría, no debiera alcanzar. El productor, cuando tiene señales, invierte, y hoy la ganadería las tiene.

Diego Battiste Diego Arrospide, presidente de la ACG.

¿De qué modo está aggiornándose el empresario consignatario en un escenario tan cambiante y desafiante?

Nuestro objetivo sigue siendo, como hace más de 100 años, dar un servicio que genere valor. Paradójicamente, tenemos que cambiar para poder seguir cumpliendo con la misma misión. En ese sentido, “profesionalización” es la palabra.

Hemos modernizado nuestras formas de comunicación y establecimos un sistema que ha tenido una gran aceptación por parte de los colegas. Era imprescindible un manejo de la información acorde a estos tiempos.

A esto debemos sumar el conocimiento propio de quienes interactúan en el mercado y están dispuestos a brindar asesoramiento, por ejemplo, sobre los diferentes canales de comercialización.

 

¿Qué balance están realizando de la novedad presentada este año, la formación de auxiliares de consignatarios?

Excelente, realmente estamos muy felices con este paso que da nuestro rubro. A fin de año se va a esta recibiendo la primera generación de Auxiliar de Consignatario. A partir de allí proyectaremos más avances, porque se están generando recursos humanos calificados para empresas que brindan estabilidad y muy buenas condiciones laborales.

 

¿De qué modo puede definir el valor del consignatario y el peso que tiene en el volumen de negocios de haciendas que hay en el mercado?

Sin duda la intervención del consignatario es una inversión que genera valor, y eso el mercado lo valora.

Es fácil de imaginar si lo comparamos con un GPS de los que tenemos en el celular. Igual que el GPS, los consignatarios mostramos dónde está ubicado el mercado y cuál ha sido su evolución.

Según el SNIG, en el último año más de la mitad de los animales que van a la industria frigorífica se envían a través de empresas de consignatarios. Esto es sin contar los mataderos no habilitados para la exportación.

Esto es el mayor aval y la consolidación de nuestra participación en el mercado. En negocios particulares esta participación es ampliamente mayor, donde las referencias del mercado salen lunes tras lunes luego de la reunión de precios de nuestra centenaria institución.

Hacemos más simple la medición y medir es la forma de saber dónde estamos parados como mercado para seguir siendo la referencia. 

Temas:

Consignatarios de ganado ganadería

Seguí leyendo

Te Puede Interesar