24 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
16 de agosto 2023 - 13:42hs

Las agencias de las Naciones Unidas (ONU) que trabajan en Sudán advirtieron que el número de refugiados sudaneses en los países vecinos por el éxodo forzado ha superado el millón y que la falta de alimentos y servicios vitales dentro del país está matando a la gente.

Las agencias, además, destacaron con especial énfasis la ausencia de suministros médicos y las futuras repercusiones que tendrá la imposibilidad que enfrentan los agricultores para sembrar sus campos, lo que hace temer una crisis con pocos procedentes.

“La situación se está saliendo de control”, insistió la ONU casi al mismo tiempo en que recrudecían los combates entre el ejército sudanés y las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés) que están devastando Jartum, la capital del país, y desencadenando ataques étnicos en Darfur.

Más noticias

En un escenario que amenaza con una guerra civil prolongada y sumar más inestabilidad en la región, las agencias de la ONU señalaron que más de 14 millones de niños necesitan ayuda humanitaria y más de cuatro millones de personas han huido de los combates, ya sea buscando refugio dentro del país o como refugiados en los estados vecinos.

Según las cifras que maneja la Organización Internacional para la Migraciones, la guerra ha provocado que 1.017.449 sudaneses crucen a países vecinos, muchos de los cuales ya atravesaban conflictos o crisis económicas, mientras que los desplazados internos se estiman en 3.433.025, situación de la que la ONU y los grupos de derechos humanos hacen responsables a ambos bandos.

Jartum, según los testimonios recogidos por la agencias de noticias internacionales se ha reducido a un campo de batalla urbano. En toda la ciudad, las fuerzas de RSF se han apoderado de casas y las han convertido en bases de operaciones, según grupos de residentes y médicos. El ejército, a su vez, ha atacado zonas residenciales desde el aire y desde tierra con fuego de artillería.

Los millones que permanecen en Jartum y las ciudades de las regiones de Darfur y Kordofan se han enfrentado a saqueos desenfrenados y largos cortes en los servicios de energía, comunicaciones y agua.

“Los restos de muchos de los muertos no han sido recogidos, identificados o enterrados”, dijo Elizabeth Throssell, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, durante una sesión informativa en Ginebra, ocasión en la que agregó que la ONU estima que como mínimo 4.000 personas han muerto como consecuencia directa de los enfrentamientos, y que las agresiones sexuales han aumentado en un 50 por ciento.

La caótica situación determinó que grandes franjas del país sufran un apagón eléctrico desde el domingo, apagón que también desconectó las redes móviles de telefonía. Además, las lluvias estacionales aumentan el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, en momentos en que los enfrentamientos han destruido o dañado los hogares de hasta 13.500 personas, según la ONU.

En un discurso el lunes, el jefe del Ejército, Abdel Fattah al-Burhan, acusó a las RSF de intentar "llevar al país a una era anterior al Estado moderno" y de "cometer todos los crímenes que se puedan imaginar". Las RSF, por su parte, acusan al ejército de tratar de tomar el poder bajo la dirección de Omar al-Bashir, presidente y hombre fuerte del país durante mucho tiempo, hasta que fue derrocado en un levantamiento popular en 2019.

Hasta el momento, los esfuerzos liderados por Arabia Saudita y Estados Unidos para negociar un alto el fuego siguen estancados y las agencias humanitarias han tenido problemas para brindar ayuda debido a la inseguridad, los saqueos y los obstáculos burocráticos.

Como si fuera poco, la ONU también denunció la escasez de fondos luego de concretar dos llamados a la comunidad internacional para ayudar a 19 millones de sudaneses, exhortos que apenas se tradujeron en US$ 566 millones, menos de la cuarta parte de los US$ 2.570 millones necesarios para atender la emergencia.

Las agencias de la ONU aseguraron al pueblo de Sudán que “continuarían presionando para que todas las personas y en todas las áreas de Sudán tengan acceso a suministros humanitarios y servicios esenciales”. Además, volvieron a pedir un “cese inmediato de las hostilidades” y exigieron a las partes en conflicto que “concedan un acceso seguro y sin restricciones” a las oenegés para que puedan brindar ayuda.

(Con información de la agencia de noticias AFP)

Temas:

muertes Sudán

Seguí leyendo

Te Puede Interesar