Nacional > ESTUDIO

Padres uruguayos son violentos con sus hijos pero no lo saben

Un trabajo de Cifra y Unicef advierte sobre rezongos, gritos y sopapos

Tiempo de lectura: -'

01 de marzo de 2018 a las 05:00

"Una vez le pegué con el cinto y bueno, después tendré que pagarle un pisicólogo, pero eso no es violencia". Esa frase, que pertenece a uno de los cerca de 100 padres interrogados en una investigación cualitativa de la consultora Cifra y Unicef, resume una percepción muy arraigada en los uruguayos que naturaliza ciertas prácticas violentas que aplican a sus hijos.

La preocupación de Unicef por este problema, que motivó que este miércoles lanzara su campaña "Trato Bien", responde al hecho de que los métodos de educación doméstica que incluyen la violencia física o el trato degradante deja secuelas importantes en los niños. Y lo peor es que una gran mayoría no es capaz de percibir ese daño.

Mariana Pomiés, directora ejecutiva de Cifra y encargada de presentar esta investigación en la sala Delmira Agustini del Teatro Solís, citó varias frases como la del comienzo, que sintetizan un sentir común. Muchos encuestados, contó, reaccionaban incrédulos cuando intuían que lo que contaban sobre lo que sucedía en sus casas no era saludable para sus hijos. "A mí me van a hablar de violencia cuando doy una palmada con todo lo que ellos ven y viven, ¡cuando juegan a matar a señoras de 80 años! Eso es violencia, y no un sopapo que les doy cuando no estudian", dijo uno de ellos.


Pomiés aseguró que, entre otras conclusiones, el estudio refleja que aquellos padres con mejor formación y una trayectoria educativa más extensa "tienen más herramientas y más argumentos" para convencer a sus hijos a través de la palabra sobre el comportamiento correcto que quieren que asuman. "Lamentablemente, para muchos padres el hablar se acaba muy rápido porque por su propia formación no tienen herramientas para sostener un diálogo con los niños", dijo Pomiés.


No en todos los casos se recurre a la violencia física, y a veces tampoco a la verbal, y sin embargo se lastima igual. Pomiés contó que una de las madres que participó del estudio se "jactó" que cuando su hijo se porta mal se limita a "no hablarle durante una hora", sin importar cuánta atención le exija el niño. "Cuesta que se vea el impacto que también tienen estas cosas", aseguró.

Según el trabajo, casi todos los adultos tienen el sobreentendido de que la violencia –también en su forma psicológica, como los gritos o rezongos humillantes– no es el mejor método, pero se alega que no se conoce otro cuando los niños no responden. "Los padres quieren ayudar a sus hijos a crecer sanamente, pero no tienen las herramientas pedagógicas para hacerlo", según Pomies.


En función de eso, Unicef creó un sitio web –tratobien.org– en donde, además de concientizar sobre las consecuencias imborrables que puede tener en los niños tratarlos mal, un enlace conduce a un archivo de 12 páginas en el que se proponen otros modos de poner límites. Por ejemplo, entre otros consejos, se sugiere realizar esfuerzos por desarrollar una buena comunicación ,"predicar con el ejemplo", "festejar" cuando se respetan las normas, evitar rezongos innecesarios, e ignorarlos cuando asumen "comportamientos irritantes y repetitivos".

Comentarios