Economía y Empresas > COMPETIDOR REGIONAL

Paraguay a la caza de industrias uruguayas con el señuelo de costos menores

Ofrece ventajas en impuestos, energía y conflictividad laboral; ministra dijo que hay espacio para que empresas locales exporten más a su país

Tiempo de lectura: -'

15 de noviembre de 2018 a las 05:04

Desde hace algo más de una década Paraguay se transformó en una de las vedette de la región para la inversión extranjera directa, atraída por un régimen impositivo bondadoso frente a sus pares de la región, incluido Uruguay, que ahora tiene un competidor no menor para canalizar uno de los motores que contribuye a sostener la expansión de una economía en el mediano y largo plazo.

Prueba de ello es que hoy hay más de 100 empresas uruguayas que decidieron echar raíces en ese país para maximizar el retorno de su capital. Quizás los ejemplos más conocidos se den en la ganadería y agricultura, pero poco a poco se van sumando otros rubros y empresas de servicios.

Uruguay es uno de los principales orígenes de la inversión extranjera directa en Paraguay con una monto que superó los US$ 200 millones en 2017. A las ventajas tributarias, ahora se suman otros atributos que son valorados por los inversores como la estabilidad y previsibilidad de la macroeconómica con un déficit fiscal controlado, una deuda inferior a los 20 puntos del PIB y una inflación por debajo del 5%. Estos fueron algunos de los atributos que la ministra de Industria y Comercio de Paraguay, Liz Cramer, resaltó este miércoles durante el ciclo de desayunos organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing del Uruguay (ADM) en el Club de Golf, alentando a que más empresas uruguayas puedan trasladar sus negocios a su país.

Además, el gobierno estima que para 2020 puede dar el salto y alcanzar el grado inversor, privilegio que hoy solo ostenta Uruguay en la región, pero que una calificadora (Fitch) acaba de ponerlo en revisión por el desequilibro de las cuentas públicas.

“Brasil está cada vez más mirando Paraguay no como un vecino quizás menos favorecido que lo tenía de lado, sino como una oportunidad. Ya hay muchísimas empresas que están haciendo parte de su producción a nuestros costos para poder volver al mercado brasileño o reexportar a mercados internacionales para poder competir con países asiáticos. Para muchas empresas brasileñas de manufactura, Paraguay es la oportunidad de sostenerse y para poder competir internacionalmente. Nos preguntamos si quizás en Uruguay puedan existir algún tipo de industria que pueda estar desafiada en sus costos y que pueda considerar (llevar) parte de su producción a Paraguay para seguir siendo competitivos con productos uruguayos para venderle a la Unión Europea u otros países”, disparó Cramer ante la mirada atenta de un auditorio dominado por empresarios.

La industria uruguaya es uno de los sectores que más dinamismo ha perdido en los últimos años como consecuencia de la desaceleración de la economía. Según los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el núcleo duro de la industria local tuvo una caída de 4,2% en su actividad durante el promedio de los tres meses que van de julio a setiembre respecto a igual período del año pasado. De las 19 ramas industriales relevadas mensualmente por el INE, 11 tuvieron una contracción de la actividad en el promedio del tercer trimestre del año.

La ministra de Comercio e Industria dijo además que si esos potenciales industriales uruguayos optaran por radicarse en su país y producir “made in Paraguay” pueden obtener beneficios extra de acceso por acuerdos bilaterales de acceso con terceros países.  

Precisamente, otras de las ventajas que Paraguay tiene bajo el paraguas del Mercosur es que producto de su ubicación geográfica y ser el país del bloque menos favorecido con su conexión al resto del mundo, cuenta con un regla especial que le permite producir un 40% con origen en su país y el restante 60% extrazona, para luego comerciar con un arancel del 0% dentro del bloque. Esa condición se mantendrá hasta 2023.

La maquila se ha transformado en uno de los grandes dinamizadores de la inversión en el último tiempo. La ministra de Industria informó que actualmente ese sector productivo abarca a 172 empresas y emplea a 17 mil trabajadores directos, y se está constantemente consultando y propiciando que las empresas que ya están instaladas desarrollen otras líneas de producción, aunque siempre bajo la sostenibilidad ambiental y social.

Por otra parte, la jerarca dijo que también había espacio para incrementar el flujo comercial de empresas uruguayas porque los productos que llegan hoy son bien recibidos por los consumidores de su país y que la tendencia es a que la demanda sigue creciendo a futuro.

Los sindicatos y la energía

Quizás donde hay menores distancias con Uruguay sea en el salario mínimo nacional que llega a 2.100 guaraníes (unos US$ 355). En Uruguay el salario mínimo se ubica hoy en $ 13.430 (unos $ 413). Asimismo, Gramer anunció que el Parlamento acaba de aprobar una nueva ley para el empleo parcial que va dar “mucha flexibilidad” a las empresas para que puedan registrar trabajadores para contratar por día, por hora, y otras modalidades. Además, la conflictividad laboral parece estar por fuera de la agenda. “Nos importa tener ralaciones laborales sanas. Creo que en el grado de conflictividad tenemos una ventaja competitiva con la región”, consideró Cramer.

La energía es otro de los puntos altos de Paraguay. El costo de producir un MegaWatt/hora (MWh) se ubica hoy en US$ 0,71 y el gobierno quiere que las industrias incrementen la demanda para aprovechar mejor ese recurso abundante porque es más negocio que volcar los excedentes a Brasil.

De acuerdo al comparativo que realiza la consultora SEG Ingeniería, el MWh para uso industrial de media tensión tiene un costo para una empresa uruguaya de US$ 121, mientras que en Paraguay se ubica en US$ 48.  “Nos interesa que las empresas puedan utilizar más la energía para nuestro propio desarrollo, con estándares de desarrollo ambiental y social”, afirmó Cramer. Para 2022, Paraguay espera renegociar el contrato de venta de excedentes con Brasil de la represa binacional de Itaipú.

El mensaje para volver al puerto

Casi el cierre de su disertación la ministra de Comercio e Industria dejó un mensaje para las autoridades portuarias uruguayas. “Nosotros éramos buenos clientes del puerto de Uruguay. Ojalá podamos volver a serlos; nos gustaría. Es un desafío importante para Paraguay para cubrir las necesidades logísticas”, afirmó. El puerto de Montevideo perdió pie frente a su competidor de Buenos desde fines del año pasado y varias convoyes de carcasas optaron por cambiar de terminal ante las demoras excesivas para su desembarco en la capital uruguaya. 

Fortalezas y deberes
Paraguay ha sido uno de los destacados de América Latina con una mayor expansión promedio anual superior al 4% en la última década. Cuenta con una política macroeconómica ordenada, un déficit fiscal bajo control con una ley que impide un rojo mayor al 1,5% del PIB, una inflación por debajo del 5%, una moneda estable, y una deuda pública del 18,5% del PIB. Para los empresarios ofrece un abanico de incentivos como un combo triple de 10% que abarca el impuesto a la renta, la misma tasa para el IVA, al igual igual que para los impuestos para las personas físicas y la empresas. La presión tributaria general está en torno al 9%.
Como muestra de la previsibilidad que ha logrado su país en los últimos 14 años, Cramer recordó que durante la pasada elección “no había incertidumbre” sobre la marcha futura de la economía porque la conducción macroeconómica trata de mezclarse lo menos posible con la conducción política de turno. En ese sentido, comentó que gracias a una ley de responsabilidad fiscal, su país cuenta con la tasa de deuda pública más baja de la región.
Consultada sobre rumores sobre la imposición de retenciones a las exportaciones de granos, la ministra de Industria y Comercio respondió que la “presión hacia más impuestos ha existido y va a seguir existiendo”. Aclaró que esa potestad soberana del Poder Legislativo, pero consideró que si el tema dejó de considerarse este año es porque “no es un buen momento de dar esa discusión”. Gramer señaló que para que su país pueda sostener su modelo de impuestos bajos se requiere del dinamismo de la inversión extranjera.
En tanto, sobre algunos episodios por ocupaciones ilegales de tierras en la zona de Alto Paraná reconoció que todavía persisten algunas dificultades. “Lo importante es cerciorarse antes con las cámaras empresariales, consultores jurídicos de la zona y el gobierno. Y tener las garantías de lo que se compre esté libre de problemas. Esto es fácil saberlo”, segurió.
Otras de las prioridades del gobierno que encabeza el presidente Mario Abdo Benítez es la de reducir los niveles de informalismo en la economía. Para ello se están ofreciendo estímulos adicionales para las mipyes como créditos fiscales, preferencias de hasta 20% en las licitaciones en las compras públicas, además de energía y aranceles más baratos que el resto de las empresas.
Asimismo, se espera que para 2019 se pueda llegar a un acuerdo con Brasil para mejorar la conectividad y competitividad de internet por medio de una fibra óptica que ingresará desde Brasil. “Eso va a dar un salto de calidad y costo”, aseguró Cramer.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...