Cargando...
Carlos Perera

Economía y Empresas > maniobras bursátiles

Perera sobre estafas en corredora de bolsa: "No hay ninguna prueba en mi contra"

Uno de los socios de De Baeremaecker y Perera negó conocer las maniobras hechas por una empleada. “A los 69 años no me voy a complicar la vida”, dijo 

Tiempo de lectura: -'

12 de noviembre de 2022 a las 05:02

Las denuncias contra la empleada de la corredora de bolsa De Baeremaecker y Perera comenzaron en octubre de 2021. Luego que se comenzaron a conocer las maniobras de la estafa, el fiscal de Delitos Económicos y Complejos Gilberto Rodríguez busca esclarecer quién fue el responsable de quedarse con entre US$ 3 millones y US$ 5 millones.

La empresa acusa a la empleada y sostiene que todas las operaciones fueron efectuadas por fuera, de manera paralela. En cambio, la mujer declaró que todas las maniobras eran de conocimiento de la empresa. 

Carlos Perera es enfático al momento de establecer su defensa. Gesticula, habla fuerte y señala con firmeza una gran cantidad de papeles que tiene sobre su escritorio. 

El corredor dijo que conoció a la mujer en el año 2000. Ella había trabajado en el banco American Express y se había jubilado por enfermedad. “Un día me trajo una cartera de clientes que había manejado en el banco. Entonces firmamos un contrato. Ella traía clientes y yo le pagaba la mitad de las comisiones. Pero eran clientes de ella”, recordó. 

En el mundo bursátil esa figura se conoce como introducing broker. De esa manera se mencionaba a la mujer en las tarjetas de presentación de la empresa (otra  corredora de Perera, en tiempos previos a asociarse con Carlos Baeremaecker).  

La empleada comenzó a trabajar más específicamente en la corredora de bolsa a partir de 2013, aunque acercaba clientes a la compañía desde años atrás. Perera se asoció con Baeremaecker en 2019. Para eso se realizaron diferentes auditorías y no apareció ninguna irregularidad en los registros de la empresa

El operador bursátil contó que el 21 de octubre del año pasado un cliente se presentó en su oficina y le transmitió que desconfiaba de la manera en que actuaba la introducing broker. El tema no quedó solamente en la duda: pidió que todos sus valores se enviaran a otra corredora de bolsa. 

Carlos Perera

“Mandamos todo y el otro corredor nos llamó y nos dijo que faltaban muchas cosas. La prueba era un documento falso hecho por la estafadora. Ese documento decía que este hombre tenía más que lo que en realidad tenía”, dijo Perera.  

Allí se intentó efectuar una reunión entre los responsables de la firma, la mujer y el cliente perjudicado. Pero la empleada ya no apareció más. Entonces, en la empresa comenzaron a descubrirse las maniobras y se logró identificar que la primera estafa se había efectuado en 2007. 

“Ella trabajaba con un cambio en la Ciudad Vieja que le hacía de banco, algo que un cambio no puede hacer. Ese cambio dice que nosotros teníamos una cuenta en él. En un cambio no se tienen cuentas bancarias”, aseguró.  La mujer utilizaba esa casa cambiaria para recibir y retirar dinero de los clientes que manejaba. “Estafaba de esa manera, sin que nosotros nos enteráramos y sin que esa plata pasara por la oficina”, sostuvo. 

En De Baeremaecker y Perera tienen un listado de los retiros que la mujer realizó. Solamente en una página consta que el importe fue de US$ 533.788 y $ 211.010. Muchos retiros fueron hechos en el cambio. Y una buena parte de ellos tienen como comentario: “enviado en efectivo al domicilio”.  

Le mandaban la plata a la casa en un remise, en un taxi. ¿Si yo era cliente del cambio por qué no lo mandaron para acá que estamos a dos cuadras? ¿Por qué a la casa de ella?”, cuestionó. 

Cuando las maniobras quedaron al descubierto muchos clientes se presentaron a reclamar a la corredora de bolsa. “Hay gente que viene acá y yo ni siquiera la conozco”, afirmó.
Perera comentó que la mujer en su declaración ante Fiscalía dijo que nunca hacía movimientos contables en la empresa.

Carlos Perera

 

Sin embargo, en el sistema informático de la corredora figuran movimientos contables de traspaso de fondos con el usuario que la empleada tenía asignado. Específicamente, figura el traspaso de US$ 31 mil de la cuenta de un familiar para la de su hija. 

Ese movimiento fue efectuado el 20 de abril de 2015, en un horario en que la empresa no estaba abierta. Ese mismo día, la hija de la mujer se presentó en la corredora de bolsa para retirar el dinero en efectivo, algo que hizo a través de un banco luego de haber firmado un comprobante de la operación en la oficina. 

Perera relató otro caso. “Un señor me reclama dinero cuando en realidad ya había cerrado su cuenta en la corredora hace años. Me reclama US$ 140 mil. Dice que mandó plata en 2021 y hay un depósito hecho en un banco para una cuenta de Durán y Perera (la corredora de bolsa anterior) en el Banco República”, contó. 

“Nosotros (por la actual empresa) ya no nos llamábamos así y nunca, jamás, tuvimos una cuenta en el Banco República. Se recibió en una cuenta que está a mi nombre y que yo nunca tuve”, expuso. 

El Observador pudo constatar que el número de la cuenta bancaria que figura como de Durán y Perera en el banco, pertenece, en realidad, a la razón social de la casa de cambio. 

Ese no fue el único ejemplo. También se refirió a otra mujer llegada desde Brasil que afirma haber enviado US$ 1 millón a esa casa cambiaria. “Nunca vino un peso acá a la empresa. No tiene ningún documento emitido por nosotros”, indicó. 

El corredor de bolsa también reconoce errores. “Hay clientes con los que yo los cometí. Eran míos y querían intervenir en una plataforma que yo no conozco y ella sí. Ella los atendió y los estafó. Pero el cliente era mío. Entonces tengo algo de responsabilidad. No toda, porque yo no me le quedé con la plata. Pero acepto la responsabilidad porque era cliente mío”, admitió. Con esos clientes se están realizando acuerdos económicos.

Este viernes, Perera declaró ante el fiscal Rodríguez. “No hay una sola prueba en mi contra. No me voy a venir a complicar la vida a los 69 años”, resumió.

“A esta mujer le tuve confianza porque la conocía. Ahora parece que tenía estafas anteriores. ¿Si yo lo hubiera sabido eso la iba a contratar? No”, sostuvo.

El embargo

Días atrás, De Baeremaecker y Perera, en un hecho relevante informado ante el Banco Central (BCU) indicó que el lunes 31 de octubre fue notificada de una “traba de embargo genérico llevado a cabo como medida preventiva contra la institución”. 

La corredora dejó constancia que “los fondos y valores pertenecientes a los clientes de la institución (en cuya cuenta y orden se actúa en nuestra calidad de corredores de bolsa) no se encuentran comprendidos en el referido embargo, en virtud de lo cual no sufrirán afectación alguna, manteniéndose plenamente disponibles frente a los mismos a todos los efectos”. 

En diálogo con El Observador, Perera consideró que ese embargo genérico es injusto, no cuenta con las pruebas suficientes y tiene documentación apócrifa. “El embargo ya fue recurrido y va a tener que caer. Pero además es genérico y no afecta a cuentas específicas”, concluyó el corredor de bolsa.  
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...