Economía y Empresas > Perspectiva

Pese a dificultades, las monedas virtuales llegaron para quedarse

Si algunas desaparecen otras nacerán para sustituirlas, dicen expertos

Tiempo de lectura: -'

03 de febrero de 2018 a las 05:00

Pese a la burbuja que llevó el valor del bitcoin a niveles inéditos, a los robos en las plataformas de intercambio o a la amenaza de regulación de los gobiernos, las monedas virtuales han venido para quedarse, coinciden los expertos.

Recientemente volvieron a saltar a las portadas, cuando la plataforma de intercambio japonesa Coincheck anunció el robo por parte de un grupo de hackers de criptomonedas por valor de US$ 530 millones.

Las criptodivisas "han caído muchas veces, pero siempre logran levantarse de nuevo", asegura Stephen Innes, responsable para Asia-Pacífico de la firma Oanda, especialista en el análisis de monedas virtuales.

Pero el robo del 26 de enero pasado hundió los precios y subrayó una vez más la vulnerabilidad y la volatilidad de las criptodivisas.

La cifra de US$ 530 millones supera la del robo en 2014 de otros US$ 480 millones en la plataforma MtGox, también japonesa, que llevó entonces al gobierno de Tokio a obligar a este tipo de compañías a obtener una licencia previa.

Tras el robo en Coincheck, el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, admitió que su gobierno "necesita reforzar la supervisión". También dijo que a la plataforma "le faltaron conocimientos de base y sentido común". En países como Corea del Sur o China, donde las monedas virtuales también son muy populares, las autoridades ya han anunciado su intención de regular su creación y su intercambio.

En la misma línea, el primer ministro indio, Arun Jaitley, anunció el jueves que las criptodivisas no tienen curso legal en el país y que tomará "todas las medidas para eliminar" su uso como sistema de pago, en particular en actividades ilegales.

Según Stephen Innes, la ola de regulación era previsible teniendo en cuenta que hasta ahora "el marco regulatorio en Asia era espantoso y atraía a los criminales con objetivos muy apetecibles".

Un entusiasmo que no decae

Todo ello está teniendo consecuencias para el bitcoin, la más conocida de todas las criptomonedas, que llegó a valer US$ 20.000 en diciembre pasado antes de caer a menos de la mitad. Sin embargo, y a pesar de su mala fama, el entusiasmo no decae. BitFlyer, la principal plataforma japonesa de intercambio de bitcoins, asegura tener más clientes desde el robo de Coincheck. "Mucha gente está interesada en las criptomonedas. En nuestra plataforma el número de nuevas demandas para abrir una cuenta ha aumentado", aseguró el director financiero de la plataforma, Midori Kanemitsu.

Los actores de la industria tecnológica están convencidos de que no hay vuelta atrás y que, incluso si desaparecen algunas criptomonedas, otras nacerán para sustituirlas. "Los pirateos ocurren. La gente que elige usar esta tecnología tendrá que tener en cuenta el riesgo asociado", explicó Ken Kawai, un abogado experto en regulación financiera y en la tecnología del 'blockchain', que está detrás de creación de las criptomonedas.

A la espera de más regulación, el bitcoin, el litecoin o el ethereum podrían caer también en el punto de mira de las autoridades fiscales y frenar el atractivo para los inversores, apuntan los analistas.Según Hikaru Kusaka, cofundador de Blockhive, una compañía de innovación, los consumidores terminarán descartando las criptomonedas débiles y solo sobrevivirán las mejores.

"Quizá no todas las criptodivisas desaparecerán, pero llegarán otras nuevas y habrá un proceso de selección", apuntó.

La peor semana desde 2013

Las criptomonedas caían el viernes, con pérdidas superiores al 20% en varias de las principales unidades, mientras que el bitcoin se desplomaba bajo los US$ 8.000 y se encaminaba a su peor semana desde 2013, dado que mayores regulaciones a nivel global preocupaban a los inversores.

Como ejemplo, Ethereum y Ripple, la segunda y tercera moneda virtual más importantes, se hundieron 23% y 31%, respectivamente, en las últimas horas del viernes.

El desplome de esta semana implica que el valor total de mercado de las criptomonedas cayó a US$ 385.000 millones, menos de la mitad del máximo que tocó en enero. El valor de mercado de las unidades digitales se calcula multiplicando el número de monedas en existencia por su precio. Sin embargo, muchos dudan que esa sea la forma más adecuada de valorizarlas. (AFP y Reuters)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...