Cargando...
 la relación entre Gustavo Petro y Nicolás Maduro juega un papel importante

Mundo > Venezuela 2024

Petro juega un rol clave en la firma de un acuerdo entre el chavismo y la oposición venezolana en México

Mientras Caracas es la sede del diálogo entre el gobierno colombiano y la guerrilla del ELN, Petro participa en el entendimiento con Maduro  para que Venezuela pueda tener elecciones libres en 2024. El sábado se firmaría en México un nuevo acuerdo entre el oficialismo y la oposición venezolana

Tiempo de lectura: -'

25 de noviembre de 2022 a las 05:00

El Gobierno de Venezuela anunció que firmará con la oposición de ese país un segundo acuerdo parcial durante la reinstalación de la mesa de diálogo prevista para este sábado en México.

"Bajo la metodología establecida en el memorando de entendimiento firmado el año pasado, hemos acordado firmar en México el segundo acuerdo parcial para la protección del pueblo venezolano, que ha sido discutido de manera exhaustiva en la ciudad de Caracas, con la facilitación del reino de Noruega", según el comunicado publicado por el jefe de la delegación de Gobierno, Jorge Rodríguez.

Noruega, Cuba y también Colombia sostienen este nuevo encuentro. En particular, la relación entre Gustavo Petro y Nicolás Maduro juega un papel importante y se estrechó desde que comenzaron las relaciones diplomáticas entre ambos países vecinos, comenzara a normalizarse el cruce de fronteras y, sobre todo, desde que este lunes comenzara en Caracas el diálogo de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla del ELN, que tiene bases en plena selva del oeste de Venezuela.

Cuando Gustavo Petro viajó por primera vez a Caracas ya asumido como presidente se reunió con dos figuras claves del gobierno de Nicolás Maduro. En efecto, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, ocupan lugares claves en el chavismo. Delcy es la vicepresidenta de Venezuela, en tanto que Jorge es presidente de la Asamblea Nacional, el órgano legislativo del país.

Del encuentro participó Luis Salas, un empresario venezolano que tiene amistad tanto con Maduro como con Petro. Cuando el colombiano estaba aún en campaña, Salas fue el contacto con el mandatario venezolano. Ninguno sabía que el mapa americano iba a cambiar tanto. Venezuela, por la crisis energética, mejoró su relación con la Casa Blanca y su economía empezó a mejorar, a la par que las sanciones económicas acrecentadas en la era de Donald Trump bajaban de modo notable. En Colombia, la asunción de Petro tuvo también fuerte respaldo de Washington.

Si algo faltaba para mejorar el clima geopolítico era el triunfo de Lula, de buen vínculo con los gobiernos de Petro y Maduro.

Venezuela debería llamar a elecciones presidenciales en 2024. Y para ello tiene abierta una puerta para retomar el diálogo con la oposición. Así como el chavismo se presenta como un bloque único pese a tener en su seno posiciones y corrientes distintas, la Plataforma Unitaria opositora es un conglomerado de partidos cuya meta es que se fije el cronograma electoral para dentro de un año y medio.

Esto viene forjándose desde hace tiempo. Tanto oficialismo como oposición venezolana participaron del Foro de París por la Paz, del 11 de noviembre pasado. Fue el propio mandatario francés Emmanuel Macron quien propició el encuentro. Las empresas petroleras de Francia, al igual que las de Italia y España ya comienzan a invertir en Venezuela. Y quieren un futuro previsible. La primera puntada de este cambio geopolítico, vinculado a la falta de energía en Europa, lo dio Estados Unidos, cuando le dijo a la empresa Chevron permisos para retomar inversiones y exportar petróleo desde Venezuela, flexibilizando las sanciones de Trump.

Ahora viene el capítulo del diálogo en México suspendido desde octubre de 2021. La novedad en la oposición que también tuvo cambio de figuras es que Juan Guaidó perdió peso en ese espacio y quien resultó elegido por el conjunto de fuerzas antichavistas es Gerardo Glyde, quien presidió el grupo que estuvo en los diálogos de París.

Glyde es el representante principal de la Plataforma Unitaria de la Oposición de Venezuela, la cual ratificó su voluntad de avanzar con el diálogo. “Ratificamos, en nombre de la Plataforma Unitaria, la disposición de trabajar en conjunto, con el fin de lograr acuerdos para materializar los mecanismos que aseguren el bienestar de todos los venezolanos, entendiendo que no habrá una salida real de la crisis sin que se medie un acuerdo político integral que dé soluciones a nuestro pueblo", publicó en Twitter esta plataforma.

El presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez ya había confirmado en París que estaban preparados para retomar la mesa en México y buscar una fecha concreta para las elecciones presidenciales de 2024. Además, planteó que el gobierno de Maduro aceptará la presencia de observadores internacionales en las elecciones.

Entre las condiciones que pide el gobierno de Maduro para avanzar es que deben levantarse varias de las sanciones que pesan sobre el país. Sus palabras fueron: “Insistimos en que no puede haber un diálogo con un revólver en la cabeza y Venezuela tiene 762 revólveres, que son las sanciones ilegales, que son ni más ni menos que una tortura contra el cuerpo social y económico de la República Bolivariana de Venezuela”.

Maduro incorpora a las negociaciones con la oposición de Venezuela a Camila Fabri, esposa de Alex Saab, empresario próximo al gobierno extraditado a Estados Unidos por acusaciones de lavado de dinero.

La importancia de sumar a Fabri es que en octubre de 2021 las conversaciones fueron suspendidas por Maduro para que liberen a Saab. "Reiteramos nuevamente nuestro firme rechazo a la ilegal detención" de Saab, indica un documento divulgado en Twitter por Jorge Rodríguez el jueves. Cabe recordar que Saab fue extraditado a Estados Unidos tras ser detenido en Cabo Verde el 12 de junio de 2020. El gobierno de Maduro califica de "ilegal" el juicio contra este empresario, alegando que tenía estatus de "diplomático". La oposición, en contraste, lo acusa de "testaferro" de Maduro.

Cuando gobierno y oposición se vuelvan a sentar este sábado en la mesa de negociación de México también estará el pedido de Maduro para reingresar en el sistema interamericano de derechos humanos. Y Colombia juega un papel importante en esto. Por eso fue Petro quien anunció que se sentarán ambas partes en México. El empresario Salas, amigo de Petro y Maduro es una pieza silenciosa en ese rumbo que va cobrando vigor.

Petro se había ofrecido para sumarse a destrabar la situación política en Venezuela. En París, junto al mandatario Emmanuel Macron y al argentino Alberto Fernández, el presidente colombiano recibió el visto bueno de los otros participantes. Si lo hablado en París se cumple, los primeros pasos en México deberían verse a fines de noviembre.

Washington sigue de cerca este escenario. Y Luis Salas, el empresario que ayuda a que los temas económicos estén en la agenda, tiene un rol importante. Venezuela, que vivió en un laberinto durante muchos años, parece lograr oxígeno. Por el petróleo que muchos necesitan y por los buenos oficios de líderes políticos del continente. Parecía difícil pensar un eje de diálogo que sintonizara Washington, Ciudad de México, Bogotá y Caracas. Algo de eso va germinando.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...