Mundo > TRAS LOS INCIDENTES

Por qué los demócratas inician juicio político a Trump a nueve días de irse

La oposición presentó formalmente la acusación luego de que el vicepresidente Pence rechazara destituirlo; buscan que no pueda volver a presentarse en 2024

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2021 a las 13:59

El Partido Demócrata decidió, este lunes, iniciar el proceso de juicio político (impeachment) contra el presidente de EEUU, Donald Trump, nueve días antes de que deje el cargo, luego de la asonada de sus partidarios contra el Congreso el 6 de enero, día en que el Poder Legislativo debía certificar la victoria de Joe Biden.

Luego de varios días anunciándolo, los demócratas en el Congreso de Estados Unidos comenzaron el lunes el proceso de destitución por segunda vez, ya que el vicepresidente, Mike Pence, y el gabinete no lo destituyen de su cargo.

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le había dado un ultimátum a Pence para iniciar el proceso de destitución de Trump previsto en la 25ª enmienda de la Constitución de EEUU, para casos en los que el presidente no está en plenas capacidades para ejercer el cargo.

Los republicanos bloquearon una votación inmediata sobre esa resolución y los demócratas prosiguieron entonces presentando un artículo de acusación contra Trump, primer acto hacia el inicio de un nuevo juicio político al mandatario republicano por su papel en la incitación al asalto del Capitolio el miércoles.

Se trata del primer presidente de EEUU en la historia en ser sometido a dos impeachments, luego del realizado a fines de 2019 por abuso de poder y obstrucción del Congreso, del cual fue declarado inocente.

Además, los demócratas citaron el artículo 14 de la Constitución, que prohíbe presentarse a la presidencia a cualquier persona que se involucre en actos de insurrección o rebelión contra Estados Unidos, informó el New York Times. De esa manera, el partido ganador de las elecciones busca bloquear la posibilidad de que Trump vuelva a presentarse en 2024.

Hasta ahora los demócratas tenían dos caminos: la aplicación de la enmienda 25, que automáticamente elimina la posibilidad de que el afectado vuelva a presentarse, y el impeachment, que no lo impide per se, aunque puede ser incluido en su eventual condena.

¿Cómo funciona?

El proceso es largo y complejo, como repasa esta nota del New York Times, lo cual tiene una justificación: que la eventual decisión tenga un amplio consenso. El Partido Demócrata ya dio el primer paso, el de presentar los cargos. Para aprobarlos, y así imputar al presidente, se necesita mayoría simple de votos, que los demócratas tienen en la cámara baja.

Si eso se da, se inicia el juicio y la cámara baja, actuando como fiscal, presenta los cargos al Senado, que actúa como juez. Para que la destitución se concrete se necesitan dos tercios de los votos del Senado, una cifra que parece difícil de lograr.

Un procedimiento normal, como el que se dio en 2019, requiere que el caso pase por la comisión correspondiente del Senado y, con ello, que se escuche a decenas de testigos. Otra opción sería que el 100% de los senadores decidiera un juicio rápido, algo que hoy parece imposible ya que la cámara alta sigue en poder de los republicanos, hasta que asuman los dos legisladores demócratas de Georgia elegidos la semana pasada en sendos balotajes, que torcerán el control hacia el partido del presidente electo, Joe Biden.

Pero también es posible que el juicio se desarrolle con posterioridad al 20 de enero, ya con Trump fuera del poder. Los demócratas entienden que es una forma de que la responsabilidad de Trump al frente de la asonada no pase inadvertida, además de cerrarle el paso a otra futura candidatura. Algunos legisladores republicanos se mostraron contestes en votar un eventual impeachment, aún luego del 20 de enero, aunque la gran pregunta es si alcanzarán los dos tercios de votos necesarios.


El congresista demócrata Steny Hoyer de Maryland presentó la resolución pidiendo a Pence que apele a la 25ª Enmienda y declare a Trump "incapaz de ejercer las funciones de su cargo". 

Pero el republicano Alex Mooney de Virginia Occidental se opuso a aprobar la resolución por "consentimiento unánime", por lo que ésta se someterá a votación el martes.

"Trastornados, perturbados e inestables actos de sedición del presidente"

Pelosi, acusó este lunes a los republicanos de poner en peligro a Estados Unidos al bloquear acciones para sacar a Donald Trump de la presidencia de forma inmediata.

"Los republicanos de la Cámara (de Representantes) rechazaron esta legislación para proteger a Estados Unidos, permitiendo que continúen los trastornados, perturbados e inestables actos de sedición del presidente", dijo Pelosi en un comunicado. "Su complicidad pone en peligro a Estados Unidos, erosiona nuestra democracia y debe terminar", siguió.

Aunque dos senadores republicanos, Pat Toomey y Lisa Murkowski, ya instaron a Trump a renunciar de inmediato, es poco probable que los demócratas obtengan la mayoría de dos tercios necesaria para condenar a Trump en el Senado de 100 miembros y destituirlo de su cargo.

Pero los demócratas, que después del 20 de enero pasarán a tener mayoría también en el Senado, podrían buscar la condena de Trump incluso después de que deje la Casa Blanca, para evitar que pueda volver a postularse para un cargo federal.

Trump en Texas el martes

Trump, quien insiste en que le robaron la reelección, es acusado de animar a sus seguidores a marchar el miércoles hacia hacia el Capitolio para revertir su derrota electoral, cuando el Congreso se aprestaba a certificar formalmente el triunfo de Biden en los comicios del 3 de noviembre.

La turba enardecida irrumpió en el Capitolio saqueando oficinas y enfrentándose con la policía, forzando la evacuación de los legisladores y generando un caos sin precedentes.

"Este fue un intento de golpe, para derrocar al gobierno, y tenemos la responsabilidad como Congreso de responder a eso", dijo el congresista demócrata David Cicilline, que presentó el artículo de acusación. 

Pence, muy leal al mandatario republicano durante cuatro años, hasta ahora no ha mostrado voluntad de activar el dispositivo para una eventual destitución de Trump.

Trump, aislado en la Casa Blanca, expulsado de Twitter y otras redes sociales que buscaron evitar nuevas incitaciones a la violencia, podría hablar el lunes, según la cadena de televisión CBS.

El mandatario republicano prevé viajar a Texas el martes para celebrar su política migratoria y la construcción del muro fronterizo con México.

En silencio desde la asonada al Capitolio, la primera dama Melania Trump finalmente se pronunció el lunes sobre lo ocurrido, condenando la violencia pero también denunciando haber sido objeto de "ataques" que no precisó.

"Me parece vergonzoso que en torno a estos trágicos eventos haya habido chismes lascivos, ataques personales injustificados y acusaciones falsas y engañosas contra mí, de personas que buscan ser relevantes y tienen temas en los que quieren avanzar", escribió en una declaración en el sitio web de la Casa Blanca.

El Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, estaba bajo medidas reforzadas de seguridad el lunes, con una cerca de metal de unos dos metros de altura erigida alrededor del edificio. 

Extremistas han amenazado con nuevas acciones en los próximos días tanto en Washington como en las capitales estatales.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...